domingo, 7 de enero de 2007

Banderas de nuestros padres


La última película de Clint Eastwood es mucho más que una película de guerra. Aborda la historia de los soldados inmortalizados en una foto en la que aparecían colocando una bandera estadounidense en la cima del Monte Suribachi, durante la batalla de Iwojima, una de las más sangrientas del final de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico. En la película se tratan temas como el poder de las imágenes, las mentiras de guerra, la propaganda, el patriotismo, los ejércitos como máquinas trituradoras de carne joven, la necesidad de tener héroes a quienes admirar, el miedo, el compañerismo, ... Buen cine bélico para reflexionar.


Más información en:


No hay comentarios: