jueves, 25 de enero de 2007

Prison break


Hoy termina en la Sexta la primera temporada de “Prison Break”, una de las mejores series extranjeras de los últimos tiempos. El planteamiento es aparentemente sencillo: un grupo de presos dispuestos a fugarse de la cárcel de Fox River, lo cual promete momentos de intriga y tensión. Sin embargo, "Prison Break" encierra otros muchos atractivos, como un guión bien engranado y una galería de interesantes personajes: los mezquinos, los solitarios, los matones, los empecinados, los vulnerables, los que acabaron en la cárcel por hacer lo correcto, los que cometieron un error estúpido, los que merecerían no salir nunca,… La cárcel es un microcosmos en el que conviven prisioneros y carceleros y donde se observan las mismas motivaciones que mueven a las personas en la vida real: lucha por la supervivencia, interés, egoísmo, compasión, solidaridad, materialismo, deseo de venganza, deudas pendientes,… La historia tiene una trama paralela fuera de la cárcel mucho más tenebrosa que, como dice el crítico de televisión Sergi Pàmies, hace que la cárcel parezca un lugar mucho más seguro que el mundo exterior. "Prison Break" es una serie que cumple el objetivo de entretener, pero al mismo tiempo plantea algunos dilemas interesantes: ¿Hasta dónde hay que llegar para corregir una injusticia? ¿Cuándo hay que dejar de luchar y aceptar la realidad? Para conseguir un objetivo ¿es lícito aliarse con cualquiera? Una de las frases que más me han hecho pensar últimamente la pronunció uno de los presos de Fox River: “Aquí dentro Darwin gana a Einstein, novato”. ¿Sólo dentro? Creo que más bien en todas partes.

Comentario de Sergi Pàmies sobre "Prison Break":

No hay comentarios: