martes, 23 de enero de 2007

Un hombre bueno


Ayer falleció en París el abate Pierre, luchador incansable por la dignidad de los más pobres. La historia de su vida es un ejemplo de pelea por causas justas y denuncia de las injusticias. Una de sus últimas batallas ganadas fue conseguir que el gobierno francés haya decidido incluir el derecho a una vivienda digna entre los derechos constitucionales que comprometen al Estado con los ciudadanos. Como otros religiosos que se pusieron del lado de los más desfavorecidos, tuvo problemas con el Vaticano, pero esto no le impidió dejar de hacer lo que creía más justo y ser una de las voces más críticas de los problemas sociales en Francia. Eso sí es predicar con el ejemplo.



Un resumen de la vida del Abate Pierre en:




No hay comentarios: