jueves, 31 de enero de 2008

Buenas novelas históricas


Últimamente he leído varias novelas bien documentadas sobre el pasado de este país que hoy se llama España. La catedral del mar relata una historia que transcurre en el principado de Cataluña durante el siglo XIV. En este libro de Ildefonso Falcones se documentan muy bien los malos usos señoriales en el campo catalán, el sometimiento de los campesinos, el funcionamiento de los gremios de la ciudad de Barcelona, el poder de la Iglesia, los estragos de la peste, las labores del Consulado de Mar, el trabajo de los cambistas de la Taula de Canvis, las intrigas políticas de la ciudad, la composición del gobierno municipal, el confinamiento de los judíos, la forma de actuación de la Inquisición,... El hilo conductor de la novela es la historia de un siervo huido de un señorío rural catalán que se refugia en Barcelona e intenta prosperar en el barrio donde se construye la iglesia de Santa María del Mar, construida con las donaciones del pueblo. Aunque la novela tiene una estructura típica del héroe que se enfrenta a mil peligros que acaba superando, es recomendable desde el punto de vista histórico por su fiel relato de muchas de las características de la sociedad medieval.

Los libros de Arturo Pérez-Reverte también tienen siempre el aliciente añadido de la veracidad histórica. Sus novelas narran siempre historias de personas anónimas abocadas a dar la cara en nombre de gobernantes ineptos. Sus personajes protagonistas son hombres con un sentido del honor muy marcado, que se baten por ideas que a veces no comprenden del todo porque consideran que es su deber hacerlo de ese modo. Así ocurre en la serie del Capitán Alatriste y también en Cabo Trafalgar. Esta novela de ambiente marinero relata el desastre de la armada franco- española en su enfrentamiento con la flota británica capitaneada por el almirante Nelson en 1805 frente a las costas de Cádiz. Pérez- Reverte relata los errores políticos que llevaron a la destrucción de dos tercios de la armada española y realiza un alarde de dominio del lenguaje del mar en su narración del combate naval. En Un día de cólera Pérez- Reverte realiza una crónica periodística del 2 de mayo de 1808, cuando el pueblo madrileño se sublevó contra los franceses. El autor va narrando los salvajes hechos que tuvieron lugar en aquel infausto día con la precisión de un buen reportero de guerra que va desplazándose por los escenarios del horror y narrando lo que contempla. Además aporta las opiniones de distintos personajes del momento que vivieron los hechos en primera persona, como el literato Moratín o el pintor Francisco de Goya. Un día de cólera es un retrato coral de un día en el que el pueblo madrileño se levantó en defensa de un rey indigno contra el ocupante francés, que paradójicamente traía consigo los aires de la revolución y la modernización que precisaba el país. Es una buena lectura para este año en el que, como es costumbre cuando se conmemora un aniversario, nos aburrirán con fastos y heroicidades inventadas para reforzar el "espíritu nacional".


FALCONES, Ildefonso, La catedral del mar, Editorial Grijalbo, Barcelona, 2006

PÉREZ- REVERTE, Arturo, Cabo Trafalgar, Editorial Alfaguara, Madrid, 2004

PÉREZ- REVERTE, Arturo, Un día de cólera, Editorial Alfaguara, Madrid, 2007

Página web de Un día de cólera:

No hay comentarios: