viernes, 29 de febrero de 2008

A la papelera


Bush: "! Socorro! !Alguien está intentando hacer conmigo lo que nosotros hicimos con nuestros correos electrónicos!" (tirarlo a la papelera de reciclaje)

Tom Toles: "Licencia del dibujante"

El último desaguisado de la administración Bush se refiere a la eliminación de los servidores de la Casa Blanca de más de cinco millones de correos electrónicos. Tras el incidente vuelve a aparecer Karlo Rove, asesor de Bush. El dibujante de The Washington Post Tom Toles aprovecha este asunto para hacer en su viñeta lo que mucha gente desearía hacer con George W. Bush.

"Pérdida" de información en la Casa Blanca:


¿Quién no cabe?


Según Rajoy, hay que aplicar una política de mano dura respecto a la inmigración porque "no cabemos". Las estupideces hay que desenmascararlas con datos, como los que hoy se publican en el diario El País: las contribuciones de los inmigrantes a la Seguridad Social pagan las pensiones de 900.000 personas, son los inmigrantes quienes recogen mayoritariamente las cosechas de los campos del país y su trabajo es muy importante en sectores como la construcción, el turismo y el cuidado de personas (niños, ancianos y discapacitados). Éstos son los datos que debería haber utilizado el candidato Zapatero para rebatir los argumentos incendiarios de Rajoy en el monólogo a dos del lunes pasado. Sin embargo, entre todas las tablas que le prepararon sus asesores no hubo ninguna que incluyese estos argumentos. En este hasta hace muy poco país de emigrantes no deberían tener cabida las políticas insolidarias de blindaje de fronteras ni de mantenimiento de situaciones de ilegalidad que sólo contribuyen a la explotación de las personas ni los discursos xenófobos para conseguir votos de la gente poco informada.

Informe sobre la contribución de los inmigrantes a la economía en España:




jueves, 28 de febrero de 2008

Manifiesto contra el voto xenófobo

Un grupo de profesores de distintas universidades españolas, expertos en movimientos migratorios, ha hecho público un manifiesto contra aquellos grupos políticos que están utilizando la xenofobia en la campaña electoral para captar votos. El manifiesto se dirige especialmente al discurso del PP, que ha acusado a los inmigrantes de buena parte de los males del país: colapsar los servicios sanitarios, estar poco cualificados, invadir el país, venir a cometer delitos,... Los catedráticos y profesores que han redactado el manifiesto niegan estas afirmaciones y destacan el importante papel desempeñado por los inmigrantes en el crecimiento económico del país. También denuncian que las políticas restrictivas vigentes en toda la Unión Europea respecto a inmigración han privado de sus derechos a muchos inmigrantes y les han condenado a situaciones de indefensión. Además, reivindican que se diseñen políticas de integración y también que se invierta en la mejora de los servicios públicos, que debe adaptarse al incremento de la población y que debe ofrecer los mismos derechos a todos los que trabajan en el país, vengan de donde vengan. El discurso lleno de tópicos contra la inmigración debe rebatirse con datos y cifras. Algunas podrían ser las del incremento de la natalidad, que ha corregido el crecimiento negativo de la población española y el aumento del número de afiliados a la Seguridad Social de origen extranjero. Esos datos siempre se olvidan y se tiende a creer a quien hace más ruido. Frente al ruido, la razón. Que hablen de inmigración aquellos que se dedican a estudiarla. Si la población estuviese informada, el discurso xenófobo sólo tendría cabida en los programas electorales de los herederos de los nazis.

La noticia en la prensa:


http://www.elpais.com/articulo/espana/Catedraticos/expertos/inmigracion/piden/voto/castigo/PP/elpepiesp/20080228elpepinac_13/Tes

Manifiesto completo:

http://blogs.20minutos.es/myfiles/latino/MANIFIESTO-DE-ACADEMICOS-DE-LA-UNIVERSIDAD-DE-BARCELONA.pdf

Para adherirse al manifiesto:

contraxenofobia@gmail.com

miércoles, 27 de febrero de 2008

Hacienda no somos todos


Hace unos días el sindicato de Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) hizo públicos unos datos que causarían escándalo de no ser porque el ruido mediático de otros asuntos acaba relegando este tipo de noticias a un plano muy secundario. Según los técnicos de Hacienda, nueve de cada diez propietarios de un patrimonio superior a los 10 millones de € en España defraudan a Hacienda al no pagar lo que les correspondería del impuesto de Patrimonio. Los inspectores calculan que si pudiesen investigar a fondo estos casos, se podrían recaudar 21.000 millones de € más al año. Los millonarios cuentan con recursos a su alcance para escapar al control del fisco, como los paraísos fiscales, además de la "desinteresada" colaboración de las entidades bancarias. Hacen falta acciones ejemplarizantes, pero parece ser que los distintos gobiernos que han gestionado el país se han preocupado muy poco por perseguir el fraude a gran escala y se han concentrado mucho más en recaudar impuestos de los asalariados. Al final, lo de "Hacienda somos todos" queda para los pringados de siempre. Los "listos", con sus asesores fiscales, siempre encuentran alguna triquiñuela para no pagar lo que les corresponde.

Más información sobre el fraude de los ricos:


martes, 26 de febrero de 2008

¿Debate?


El espectáculo de ayer, uno de los programas más vistos de la televisión desde que se miden las audiencias con el actual sistema, no puede ser calificado como debate. En un debate electoral se supone que cada uno de los participantes presenta sus propuestas, escucha los argumentos del adversario y los rebate con sus propias ideas. Lo que ayer se vio fueron monólogos de tres minutos con muy pocas novedades respecto a lo que Zapatero y Rajoy suelen decir habitualmente. Los dos se habían estudiado lo que tenían que decir y apenas se salieron del esquema que les habían preparado sus asesores y la discusión se limitó a echarse en cara mutuamente lo que habían hecho o dejado de hacer gobiernos anteriores. La expectación generada por el debate tuvo más que ver con toda la parafernalia montada por los medios de comunicación que por el contenido que ofrecieron los candidatos. Ante lo visto ayer, poco cabe esperar de la segunda parte prevista para el próximo lunes. Probablemente sea mucho más interesante el debate a siete del jueves en TVE1. Al menos será más representativo de la pluralidad del país.


Llamazares se rebela de forma ingeniosa contra el bipartidismo alentado por los medios:

lunes, 25 de febrero de 2008

Salvados por la campaña


Ayer en La Sexta, Jordi Èvole, más conocido como El Follonero, se independizó por unos días del show de Andreu Buenafuente y presentó un programa sobre la campaña electoral titulado Salvados por la campaña. El Follonero se propuso conocer qué se cuece en los mítines de los partidos políticos y se planteó algunos retos en la línea de provocación inteligente que suele seguir habitualmente. Por ejemplo, consiguió colocar a una misma persona en los asientos justo detrás de los candidatos y que siempre salen retratados en los medios de comunicación. Un limpiacristales callejero reclutado por el Follonero consiguió sentarse detrás de Rajoy y Zapatero en dos ciudades distintas. El Follonero se planteó también si era posible conseguir los aplausos del público de un mítin del PSOE y otro del PP exactamente con el mismo discurso y lo consiguió. Otro de sus retos fue presentarse con un micrófono de la COPE en un mítin del PSOE y con uno de la SER en un mítin del PP. Las reacciones de los asistentes demuestran hasta que punto los medios de comunicación contribuyen a polarizar las opiniones de la gente en determinados asuntos. Otra sección, titulada "Atrilízate", daba a la gente la oportunidad de pedir el voto para su partido y argumentar a su favor. Y venía a demostrarse lo mismo: la enorme cantidad de tópicos que, repetidos una y otra vez por los políticos, acaban siendo asumidos por los votantes. También resultó muy llamativa la gran cantidad de jubilados que acuden a los mítines de los principales partidos. Además hubo espacio para otras propuestas, como un candidato anarquista naturista o una "entrevista en profundidad" a Gaspar Llamazares que duró menos de un minuto. El Follonero también se acercó a Rajoy y Zapatero y les prometió que votaría al primero de los dos que en el debate de hoy pronunciase el nombre de Javier Bardem. Salvados por la campaña volverá el próximo domingo para seguir dando una visión fresca y divertida de la campaña electoral y conocer un poco más de ese particular mundo de los mítines y de las personas que acuden a ellos.


Blog del Follonero:

En un mundo libre


Ken Loach es un director británico conocido por sus crónicas de las cloacas del sistema capitalista. Muchas de sus películas han retratado la precariedad laboral y la falta de escrúpulos de los empresarios. En En un mundo libre Loach se acerca al colectivo de los inmigrantes, los nuevos esclavos en las sociedades opulentas de la Unión Europea. En la película tienen un papel destacado los inmigrantes de los países del Este a los que la UE concedió el derecho de libre circulación cuando ingresaron en el club, pero no el permiso de trabajo, lo que les condena a la explotación laboral. Por debajo de ellos se encuentran los inmigrantes sin papeles, desesperados y dispuestos a aceptar cualquier trabajo. En un mundo libre cuenta la historia de una mujer británica que decide montar una empresa de trabajo temporal para suministrar a las empresas mano de obra barata de origen extranjero. Su objetivo es triunfar en la vida, es decir, enriquecerse, tener todo lo que pueda desear y, para ello, no dudará en aprovecharse de las necesidades de los inmigrantes. Loach retrata con toda su crudeza situaciones con las que muchos inmigrantes se sentirán identificados: la selección de la mano de obra a primera hora del día, el hacinamiento en las furgonetas que los llevan al trabajo, los alojamientos insalubres, los engaños en los contratos, los accidentes laborales, la impotencia de no cobrar lo acordado tras semanas de trabajo, ... En el mundo libre cada uno busca su propio beneficio, el más listo es quien se lleva el gato al agua y quienes triunfan son los que se sacuden los escrúpulos de encima y no les importa pisotear a los demás para conseguir sus objetivos. Los trabajadores inmigrantes tienen un protagonismo innegable en las economías de los países ricos. Gracias a ellos, el sistema sigue funcionamdo. Las cifras de crecimiento del PIB de las sociedades desarrolladas se mantienen en positivo gracias al esfuerzo de miles de trabajadores sin derechos. Al mismo tiempo, los trabajadores autóctonos ven cómo los derechos que adquirieron tras décadas de lucha son puestos en cuestión, se vuelven hacia los inmigrantes y les señalan como culpables del empeoramiento de sus condiciones de trabajo. Es la trampa perfecta. Así han llegado a ser las cosas en el mundo libre.

Sinopsis:


Críticas:


domingo, 24 de febrero de 2008

La guerra de Charlie Wilson


La última película de Mike Nichols narra un hecho real. Charles (Charlie) Wilson era un confresista del Partido Republicano por el Estado de Texas que en los años 80 consiguió que el comité de Defensa del Congreso de EEUU diese 500 millones de dólares a los muyahidines que luchaban para expulsar a los soviéticos de Afganistán. Wilson pertenecía a un subcomité encargado de aprobar los fondos destinados a operaciones encubiertas de la CIA. Junto a una multimillonaria texana y un oscuro agente de la CIA logró tejer todo un entramado de relaciones para ocultar la procedencia del armamento suministrado a los afganos y a otros combatientes llegados desde otros países musulmanes ( la llamada "Internacional" de la Yihad). La guerra de Charlie Wilson relata en tono de comedia uno de los últimos episodios del enfrentamiento en escenarios secundarios de las dos grandes superpotencias de la Guerra Fría. Afganistán acabó convirtiéndose en el Vietnam de los soviéticos, con la inestimable ayuda de los fondos reservados de EEUU. El sistema ideado por el grupo encabezado por Wilson involucró a países aparentemente enenistados, como Pakistán, Israel, Arabia Saudí y Egipto. Todos colaboraron en el entrenamiento de combatientes y el envío de armas con licencia soviética o nuevos prototipos estadounidenses, como los lanzamisiles Stinger, que resultaron decisivos en el derrino de helicópteros y la destrucción de carros de combate soviéticos. El guión de La guerra de Charlie Wilson es de Aaron Sorkin, creador de El ala Oeste de la Casa Blanca, una serie que relató con gran fiabilidad el funcionamiento de la alta política en EEUU. En La guerra de Charlie Wilson se ve cómo los congresistas utilizan a los votantes en su propio beneficio, venden su apoyo en cada votación al mejor postor, dependen de una cohorte de asesores hasta para las cuestiones más nimias y convierten el mandato otorgado por los ciudadanos en un mercadeo de compraventa de favores cuya única finalidad es mantenerse en el cargo. Entre los protagoonistas de la película destaca especialmente el agente de la CIA Gust Avrakotos, interpretado por Philip Seymour Hoffman. Él tiene la visión más lúcida de la situación y sabe que los actos siempre tienen consecuencias, lque los triunfalismos no tienen cabida cuando se trata de la guerra y que solucionar un problema puede contribuir a crear otro de mayor envergadura si no se hacen bien las cosas. Y así fue: EEUU armó a los muyahidines afganos, financió a grupos fundamentalistas como Al Qaeda para expulsar a los soviéticos de Afganistán y sus armas contribuyeron a la llegada de los talibanes al poder y a que en suelo afgano y también en el Norte de Pakistán creciese y se desarrollase un monstruo integrista que constituye en la actualidad una de las mayores amenazas para la seguridad mundial. La guerra en Afganistán no terminó con la retirada de los soviéticos. Afganistán no ha conocido un momento de paz desde hace más de treinta años. De los campos de entrenamiento afganos salieron los terroristas suicidas que se inmolaron en las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 y algunos de los que participaron en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Hoy en día Afganistán sigue siendo un agujero negro que devora millones de dólares y euros y que sigue llevándose vidas por delante. Es un Estado fallido que la intervención internacional no ha podido enderezar. La guerra de Charlie Wilson se ha convertido años después en la guerra de todos.

Sinopsis:


Crítica en El País:

viernes, 22 de febrero de 2008

Política, políticas


Antonio Muñoz Molina escribe hoy en El País sobre lo que le gustaría encontrar durante la campaña electoral: ofertas de políticas concretas que convirtiesen este país en un lugar mejor. Pero seguramente estos quince pesados días nos depararán otro tipo de mensajes y actitudes.


Política, políticas
ANTONIO MUÑOZ MOLINA

Con ánimo aprensivo se dispone uno a sobrevivir a otra campaña electoral, en la que sabe que no va ahorrársele nada, desde la vulgaridad de la "tradicional pegada de carteles" hasta los chistosos insultos mitineros que degradan por igual al orador que los repite y a la masa partidista que los aclama. Si la política es una cosa tan seria y la democracia es tan valiosa y tan frágil, ¿por qué el espectáculo de los políticos y de los fervores de sus hooligans nos parece tan bajo? Decía Borges que al asistir en Buenos Aires a la manifestación de alegría que llenó las calles cuando se supo en mayo de 1945 la rendición de Alemania descubrió que algunas emociones colectivas podían no ser innobles. La democracia, para quienes nacimos sin ella, sigue siendo al cabo de los años un sueño personal y una noble emoción colectiva, pero el ruido y las bajas pasiones de la política la convierten con demasiada frecuencia en un espectáculo nauseabundo, protagonizado por personas que hablan y actúan con una irresponsabilidad y un grado de incompetencia que nadie puede permitirse en su propia vida.

Una campaña electoral sirve para exagerar diferencias, poner en ridículo al contrario y alentar los hervideros irracionales de la sangre, pero mientras tanto los problemas reales perduran obstinadamente, y uno se pregunta con escepticismo y desasosiego si su voto mínimo servirá para algo: para que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos civiles a lo largo de todo el territorio, y todos los votos valgan lo mismo; para que haya por fin una división clara entre la Iglesia y el Estado y sean los creyentes quienes se paguen sus cultos y no tengamos que ver nunca más a un cargo público presidiendo una procesión; para que cualquiera pueda ser concejal sin jugarse la vida, y a ser posible sin hacerse multimillonario arrasando la costa con una urbanización; para que la escuela ofrezca a todos por igual la oportunidad de desarrollar sus mejores capacidades, sin embotar los cerebros con la indulgencia y la desgana o envenenarlos con un odio alimentado de ignorancia; para que la vida pública se base en la ciudadanía voluntaria y racional y no en la pertenencia étnica o religiosa o lingüística; para que no siga avanzando aterradoramente el desierto y el tesoro tan escaso del agua se administre con arreglo a la racionalidad y al bien común; para que las conquistas sagradas del derecho universal a la educación y a la salud no estén sometidas al lucro privado, aunque sí a la excelencia en su gestión pública y a la responsabilidad adulta de quienes nos beneficiamos de ellas.

Todo lo demás es política.

jueves, 21 de febrero de 2008

Un blog para la paz


Dos ciudadanos, uno de Gaza y otro de Sderot, ciudad israelí situada a pocos kilómetros de la frontera de Gaza, han creado un blog conjunto en el que relatan el día a día de dos pueblos separados por el odio, pero unidos por el sufrimiento. Los dos amigos quieren llevar a cabo un campamento de verano para niños de Gaza y Sderot, porque están convencidos de que la convivencia es el único camino para terminar con la violencia. Una buena iniciativa, que si se extendiese sería mucho más efectiva que las interminables rondas de negociación que una y otra vez acaban convertidas en papel mojado.


Blog "Life must go on in Gaza and Sderot":


Más información:

Ellos siempre se libran



Esto es justicia. El Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia que anula la condena a los "empresarios" Alberto Cortina y Alberto Alcocer de la condena a tres años y medio de cárcel que se les había impuesto por estafa. Los "Albertos" se embolsaron 25 millones de € (4.000 millones de pesetas) estafando a sus socios en la venta de los terrenos donde se construyeron las Torres KIO. Quedarse con 25 millones de € de otros debe de ser una hazaña para los del Tribunal Contitucional y los que nos escandalizamos con este tipo de noticias no somos más que unos ingenuos si creemos que esa gentuza alguna vez recibirá el castigo que merece. Pero ya se sabe: aquí sólo van a la cárcel los que no tienen dinero suficiente para pagarse un abogado caro. Exactamente igual que en EEUU, el país al que siempre se critica. No tenemos nada que envidiar. La justicia no es ciega: siempre se levanta la venda cuando hay ricos de por medio.

Más información:



http://www.elpais.com/articulo/economia/Conde-Pumpido/critica/Albertos/quedaran/dinero/absolucion/elpepueco/20080221elpepueco_12/Tes

miércoles, 20 de febrero de 2008

No cambia nada

Castro: "Pero todavía estoy vivo"
Política de los EEUU sobre Cuba: "Yo también"
Tom Toles: "Viejos camaradas"



Ningún atisbo de cambio en la política de EEUU sobre Cuba. Seguirá el embargo, que no hay que olvidar que ha sido un elemento decisivo en la redicalización del régimen cubano. Así lo ve el dibujante Tom Toles. Los viejos enemigos mantienen sus posiciones.

martes, 19 de febrero de 2008

Esperar y ver


Fidel Castro ha acaparado los titulares de hoy al conocerse su mensaje al pueblo cubano publicado en Granma, en el que comunica su intención de no aspirar a la renovación de sus cargos como Presidente del Consejo de Estado y comandante en jefe del Ejército. Las reacciones a la noticia han sido múltiples, aunque probablemente lo más sensato sería la prudencia. La renuncia de Fidel Castro a seguir ocupando esos cargos no parece ser más que la constatación de su imposibilidad física de seguir en primera línea y la confirmación de que la cara visible del régimen será en adelante la de su hermano Raúl. Esto no supone un cambio sustancial respecto a la situación de los últimos meses. Fidel seguirá siendo diputado e influyendo en el gobierno desde una posición más discreta, pero no por ello menos importante. Además, seguirá disponiendo de la tribuna que le proporciona el diario Granma, desde donde aprovecha cada cierto tiempo para orientar la acción de gobierno. Por ello, antes de lanzar las campanas al vuelo, habrá que esperar y ver.

Mensaje de Fidel Castro:


lunes, 18 de febrero de 2008

El pisito



Escandaliza conocer la cantidad de dinero público que tanto el gobierno del PP como el del PSOE han derrochado en reformar un piso perteneciente al patrimonio del Estado en el que han vivido varios ministros. Durante el último gobierno del PP se gastaron 110.511 € y el ministro de Justicia ha realizado recientemente reformas por valor de 250.000 €. En total en cuatro años se han gastado en la reforma del pisito de marras la friolera de 360.000 €, es decir, 59.898.960 ptas a cuenta de todos. Pero bien es sabido que los ministros no pueden vivir en cualquier sitio y que necesitan todo tipo de lujos, sobre todo si se los pagamos los demás. Pero aquí nunca pasa nada.

Más detalles sobre esta escandalosa noticia:

Declaración de dependencia


El analista Andrés Ortega escribe hoy en El País sobre la independencia de Kosovo, donde señala los múltiples retos que supone para el futuro esta proclamación unilateral. Seguimos sin aprender del pasado.

Declaración de dependencia
ANDRÉS ORTEGA 18/02/2008

Algunos países necesitan, para caminar hacia su independencia, de muletas que les proporcionan sus protectores, como ha ocurrido, por ejemplo, con Timor Leste, y aún así, renquean. Es el caso de Kosovo. Más que de una declaración de independencia, hay que partir en Kosovo de una constatación de dependencia. Éste no parece un país preparado ni viable. Pese a la independencia declarada de forma unilateral, necesitará de ayuda internacional en todos los sentidos - económico, militar, policial y administrativo- para subsistir y transformarse en Estado digno de esta definición.

Pristina no ha elegido la fecha más constructiva, cuando tomaba posesión el nuevo presidente, se supone que moderado y europeísta, de Serbia, Boris Tadic. Pero ya es tarde para lamentarse. De hecho, Kosovo era ya prácticamente independiente de Serbia desde la guerra de 1999. Y desde ayer la independencia de Kosovo, aunque sea "supervisada internacionalmente", según el Plan Ahtisaari, que sobre el papel resulta aceptable, pero sobre el terreno probablemente inaplicable, ha dado un paso definitivo. Esta independencia es un fracaso europeo; el penúltimo, pues aún quedan algunas cuestiones sin resolver en esta larga y cruenta desmembración de Yugoslavia, cuyos trozos, paradójicamente, quieren, en un futuro de interdependencia, rejuntarse en una Unión Europea que se va llenando de Estados pequeños étnicamente homogéneos.

Militarmente, los 16.000 soldados de la OTAN (iban para un año; se han quedado ocho), incluidos los españoles, no están nada deseosos de verse implicados en labores de gendarmería. La UE va a mandar una Misión de Seguridad y Defensa, formada por policías, pero también jueces, abogados y otros funcionarios para poner en pie un Estado. Hay que sumar los fondos que llegarán del exterior para impulsar la economía, un sostén que se puede alargar mucho en el tiempo si Serbia decide interrumpir sus suministros de electricidad y alimentos -aunque el Gobierno serbio ha afirmado que no lo hará-, o cortar la navegación por el Danubio o por carretera. Serbia, sin embargo, no tiene la capacidad para instaurar un bloqueo. Pero está por ver si los albanokosovares pueden luchar para preservar la unidad de Kosovo si los 120.000 serbiokosovares en Mitrovica y al norte deciden separarse y seguir unidos a Serbia. Sin duda, la OTAN no querrá meterse en otro lío.

La base legal de este despliegue militar de la OTAN seguirá siendo la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU. No es probable que pueda lograrse una nueva, dada la oposición de Rusia. El reconocimiento de Kosovo por otros Estados será paulatino y dividirá a la UE, aunque no cabe esperar que España se alinee con los más opuestos a esta independencia, como Chipre, Grecia o Rumania. Pero tampoco seguirá a Washington, Londres, Berlín o París en su prisa controlada por reconocer a Kosovo (la Administración de Bush quería despejar esta cuestión antes de su última cumbre de la OTAN en abril). España intentará capear el temporal y es previsible que sus soldados permanezcan en Kosovo un tiempo, pero que se vayan retirando, aunque no con la precipitación con la que lo hicieron de Irak.
Es una independencia por etapas. El Plan Ahtisaari contempla no sólo que se elabore una constitución, sino que Kosovo pueda ingresar en las organizaciones internacionales. No lo tendrá nada fácil. Rusia, con su derecho de veto, tiene la llave para el ingreso de Kosovo en la ONU. Y tampoco es fácil que entre rápidamente en el Consejo de Europa o en la OSCE. Previsiblemente, durante tiempo va a mantener un dudoso status internacional.

Sin duda, Kosovo plantea un precedente. Para empezar, esta independencia sin acuerdo de las partes (cosa que ha ocurrido en otros casos en Yugoslavia) va en contra del espíritu y la letra del Acta de Helsinki que considera "inviolables" (pero no inmutables) las fronteras existentes. Tampoco cabe excluir que Kosovo acabe uniéndose con la vecina Albania, y de ahí salga un Estado más viable. Pero no cabe ignorar que Kosovo, donde imperan las mafias, puede degenerar en un agujero negro en el corazón de Europa, con el ingrediente añadido de movimientos islamistas radicales.

En cuanto a precedentes, lo más peligroso es que los serbios de la Republika Sprska rompan Bosnia-Herzegovina, otro Estado independiente que en realidad es otro protectorado internacional, que subsiste en equilibrio inestable. Y luego están los fundados temores rusos o georgianos, ante Chechenia, Abjazia, Osetia del Sur u otros territorios, aunque no esté claro a qué se refería el viceprimer ministro ruso, Serguéi Ivanov, cuando habló en la Conferencia de Múnich de un "efecto dominó".

Sea como sea, en Europa ha nacido un nuevo Estado dependiente. No es para felicitarnos.

domingo, 17 de febrero de 2008

Otro más

Hoy se ha producido la proclamación unilateral de independencia de Kosovo, con el apoyo de EEUU y la Unión Europea. Es el séptimo Estado que surge de la desintegración de Yugoslavia (los anteriores fueron Eslovenia, Croacia, Bosnia- Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Serbia). El nacionalismo de base étnica, que sólo considera dignos de pertenecer a la nación a aquellos que reúnen ciertos requisitos y que basa la existencia de la nación propia en destacar lo que la diferencia de las demás, ha llevado a la aparición en los Balcanes de varios Estados minúsculos, en los que sin embargo perviven minorías que no se pueden hacer desaparecer y que también tienen derechos. El afán por resaltar las diferencias entre gente que convivió durante siglos en el mismo territorio ha llevado a esta situación. Los pueblos tienen derecho a la autodeterminación, a decidir por sí mismos su destino, pero después de la euforia de la independencia, de los cánticos y los fuegos artificiales ¿qué futuro le espera a Kosovo? Existen muchas dudas de que pueda ser un Estado viable: en Kosovo no se desarrollan actividades productivas y hay un 60% de desempleo, buena parte de las empresas de servicios del país son de propiedad serbia y no se puede vivir eternamente de la ayuda internacional. ¿Es tan importante pertenecer a un país con una bandera distinta? ¿O es más importante que la población pueda vivir bien y en paz?

Independencia de Kosovo:


http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080217/53437040861.html

Análisis de alcance de Jean - Arnault Dérens (historiador y periodista especializado en los Balcanes) en Le Monde Diplomatique:

sábado, 16 de febrero de 2008

Hasta los Polos

Intermón Oxfam ha lanzado la campaña "Hasta los Polos" para llamar la atención sobre las promesas incumplidas de los políticos en relación con los problemas del planeta. La campaña consta de varios aparatados: unos vídeos publicitarios muy interesantes y llenos de verdades, encuestas de calle donde se pide opinión a los ciudadanos sobre los temas que consideran importantes y un espacio web donde expresar todo aquello que nos tiene "hasta los Polos". Éste es el vídeo de presentación de la campaña:



Se pueden ver el resto de los vídeos en:

http://www.youtube.com/hastalospolos

Para enviar un mensaje sobre "De qué estás hasta los Polos":

http://www.intermonoxfam.org/hastalospolos/

El maquiavélico sistema electoral español


En la sección "Tribuna" del diario El País de hoy el profesor Jorge Urdánoz Lanuza trata el tema del injusto sistema electoral español, que califica de maquiavélico. Basa sus argumentos en que el sistema privilegia a los dos grandes partidos, otorga distinto valor a los votos según la provincia en la que se emitan y condena a que el voto de muchos ciudadanos vaya directamente a la "basura", porque nunca servirá para que sus opiniones obtengan portavoces que los representen. Urdánoz reclama una reforma que no quede en manos de los políticos de los grandes partidos, principales beneficiarios del sistema tal como está. Cabría preguntarse si vale la pena ir a votar en estas circunstancias. Y la respuesta parece bastante clara.


El maquiavélico sistema electoral español
JORGE URDÁNOZ GANUZA 16/02/2008

El sistema electoral español es infinitamente más original de lo que parece a primera vista, y es bastante maquiavélico". Quien así habla no es ni un desinformado ni un antisistema resentido, es Óscar Alzaga, uno de los padres del propio sistema. Los dos adjetivos que utiliza describen a la perfección la criatura que él y otros miembros de la UCD alumbraron durante la Transición y que todavía perdura.

Su originalidad es tal que los especialistas no acaban de catalogarlo. Aunque la Constitución habla de "representación proporcional", lo cierto es que las desproporciones en los resultados son de las mayores de la escena internacional. No sólo no se garantiza una proporción más o menos ajustada entre votos y escaños, es que ni siquiera se salvaguarda el mero orden en el que los votantes colocan a los partidos: una formación con menos votos que otra puede conseguir más escaños. Por eso muchos estudiosos del sistema no lo consideran proporcional sino mayoritario atenuado.

Pero un sistema mayoritario se caracteriza por sobrerrepresentar al partido ganador facilitando así que forme gobierno. Y nuestro sistema no siempre beneficia al primer partido: en 2004 las elecciones las ganó el PSOE, pero el más beneficiado fue el PP. Mientras los votantes socialistas recibieron un 3.3% de escaños por encima de lo que hubiera sido proporcional, los populares se vieron agraciados con un 3.7%. De hecho, con el actual empate técnico puede suceder que el PP quede segundo en votos pero primero en escaños, perdiendo y ganando a la vez las elecciones (¡!). Las más elementales leyes de la semántica impiden denominar "mayoritario" a un sistema que posibilita semejante resultado.

Entonces, ¿qué es? Bien, ya se ha dicho: es original. De hecho, lo es tanto que puede afirmarse que su esencia consiste en su inexistencia. El "sistema electoral español" es una construcción meramente verbal que carece de una realidad empírica a la que aplicarse con sentido. Lo que hay son 52 sistemas electorales (50 por provincia más Ceuta y Melilla). Los sistemas en los que se eligen muchos escaños son proporcionales. Los sistemas en los que se eligen 3, 4 o 5 escaños no. La ciencia política suele estimar que estos últimos tienen efectos "mayoritarios", algo que a mi juicio no merece el noble principio de mayoría. Por eso, si me permiten la licencia, yo les voy a denominar "distorsionantes". Porque lo que hacen esos sistemas es distorsionar, y por partida doble y superpuesta.

Pensemos en Teruel, con 3 escaños. Un sistema así distorsiona en primer lugar el propio voto de muchos ciudadanos. Un voto útil no es otra cosa que una emisión de preferencias distorsionada: "Yo prefiero A, pero he de votar por B". Y distorsiona, en segundo lugar, los resultados. Porque el reparto de escaños va a ser prácticamente siempre de 2 a 1 -aunque el partido vencedor lo sea sólo por un voto- y porque todos los votos a terceros partidos se quedan sin representación.

Conviene entonces no claudicar ante la magia de las palabras: no hay "un sistema electoral español", y es preferible hablar, como empiezan a hacer los especialistas, de "los sistemas electorales para el Congreso". La imagen mental adecuada no es la de una entidad más o menos unívoca, sino más bien la de una escala. Una escala en la que se sitúan 52 posibilidades y cuyos límites son por un lado la distorsión y por otro la proporcionalidad.

Soria, con 2 diputados, es un extremo de esa escala; Madrid, con 35, es el otro. Y cada provincia se sitúa de acuerdo a su número de escaños. El 62% de los españoles votan en circunscripciones de 10 escaños o menos, por lo que saben que si su primera preferencia no supera aproximadamente el 10% de los votos, su voto será electoralmente inútil. En ellas se impone a fuego el bipartidismo, ya que sólo el PP y el PSOE pueden en la práctica verse representados (o, en su caso, los nacionalistas). En las cinco provincias en las que habita el 38% de españoles restante serían a priori posibles nuevos partidos e iniciativas, pues la proporcionalidad es elevada. Pero recordemos a Alzaga: no sólo original, también maquiavélico.

Como en un taller de alquimia, la escala que acabamos de describir se encuentra salpicada con unas cuantas gotas de sufragio desigual. Las provincias más pequeñas eligen más escaños de los debidos, disfrutando así de un poder de voto mayor. En las últimas generales el precio del escaño basculó desde las 20.000 papeletas de Soria hasta las 100.000 de Madrid. Tenemos así dos escalas que corren paralelas pero en sentido contrario. La primera nos divide en 52 grupos de acuerdo a nuestra mayor o menor proporcionalidad (sistemas electorales diferentes). La segunda nos divide en otros tantos grupos de acuerdo a nuestro mayor o menor poder de voto (sufragio desigual).

Maquiavelo habría tomado apuntes: los electores cuyos votos son fuertes se hallan en los sistemas "distorsionantes" y por tanto presionados para votar útil o, lo que es lo mismo, a los dos grandes; los votantes eximidos de esa losa psicológica son libres, pero sus votos son débiles. En cifras: en Teruel bastan 25.000 votos para alcanzar un escaño, pero es que eso es un 33% de los votantes turolenses y por tanto sólo el PP y el PSOE pueden permitirse tales escaños de saldo. En Madrid un 3% de los votos suponen 3 escaños, pero es que eso equivale nada menos que a 300.000 votantes.

Aunque centrarse sólo en ellos es ya a mi juicio parte del problema, los efectos del entramado son obvios. Por un lado se impone el bipartidismo y se fomenta la polarización, siendo casi imposible que surja un partido de centro que pueda ejercer un factor moderador. Por otro, la única alternativa para pactar la ofrecen los nacionalistas.

¿Qué hacer? La decisión sobre el sistema electoral configura una situación en buena medida excepcional desde el punto de vista de la filosofía política. Nadie defiende, por ejemplo, que sean las empresas las que redacten las leyes antimonopolio: esa labor ha de corresponder a instituciones que, situadas por encima de ellas, vayan más allá de sus intereses. Pero el sistema electoral lo deciden los partidos y, ¿qué hay por encima de ellos? "La ley y el Estado de Derecho", se dirá, pero es que la ley y por tanto el derecho son, empezando por la propia Constitución, creaciones suyas.

Si hay otro cuerpo en el Estado que comparte esa situación soberana de los partidos es el militar. El ejército no tiene por encima nada que pueda controlarlo, lo que explica el destacado papel que el honor y la obediencia han desempañado siempre en su código moral: son nuestra única garantía. De ahí que, de la misma manera que la democracia sólo germinó cuando las cúpulas militares interiorizaron de verdad su acatamiento al poder civil, compartieran o no sus designios, la regeneración de la democracia sólo será posible cuando las cúpulas partidistas asuman ciertos principios, convengan o no a sus intereses.

Por eso, a pesar de que de ellos no se escuche ya últimamente ni el más leve susurro, resulta fundamental volver a hablar de principios. Cuando uno lee a los viejos defensores del ideal de la proporcionalidad descubre los valores que la nutren: a los electores les garantiza libertad; a los resultados, justicia. Y cuando uno vuelve a los clásicos de la democracia, recuerda que hay un valor que bajo ningún concepto puede claudicarse: la igualdad del voto. Son las élites de los grandes partidos las que han impedido que esos tres valores sean hoy y ahora una realidad entre nosotros. Llevar los principios al centro del debate y recordar lo que significa "inalienable" es el primer paso para evitar que puedan seguir haciéndolo.

Jorge Urdánoz Ganuza es doctor en Filosofía y Visiting Scholar en la Universidad de Columbia, Nueva York.

viernes, 15 de febrero de 2008

Se va, pero se queda



Dimitri Medvédev, futuro presidente
En su rueda de prensa de despedida como presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin mantuvo ayer la línea ultranacionalista que ha seguido a lo largo de su mandato y dejó claro que seguirá manejando los hilos del gobierno desde el cargo de primer ministro de su sucesor Dimitri Medvédev. Así lo ve Plantu hoy en Le Monde. El ratoncito que representa al propio Plantu y a la prensa en general aparece atado y amordazado.

Despedida de Putin:


http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080215/53436646641.html

No quieras para los demás lo que no desearías para ti mismo



Es sólo una pequeña prueba para ver si usted va a mantener su opinión de que a veces está bien usar la tortura.

Sabemos que usted desprecia a los moralistas de salón (que opinan, pero no actúan) sobre este tema.


Esta viñeta de Tom Toles en The Washington Post hace referencia a la opinión que tienen algunos destacados cargos de la administración Bush sobre la tortura. Antonin Scalia es uno de los jueces conservadores del Tribunal Supremo de EEUU, que ha manifestado la necesidad de aplicar torturas en algunos casos para obtener información. En estos días el Congreso de EEUU, de mayoría demócrata, ha aprobado un proyecto de ley para prohibir a la CIA el uso de la tortura en los interrogatorios a detenidos. Pero el presidente Bush ya ha anunciado que la vetará, por lo que se seguirán empleando métodos como la asfixia simulada o la asfixia por inmersión o "subamarino". En su opinión, el fin justifica los medios. No es así para el candidato republicano John McCain, prisionero de guerra en Vietnam durante cinco años, en los que fue torturado repetidas veces. McCain se opone a la tortura y es partidario de cerrar el infierno de Guantánamo. Tal vez la recomendación de Tom Toles fuese un buen método para que los defensores de la tortura se decidiesen a erradicarla. Seguramente han olvidado la máxima kantiana de "no quieras para los demás lo que no desearías para ti mismo".


Proyecto de ley del Congreso de EEUU:

Anuncio del veto de Bush:

jueves, 14 de febrero de 2008

Injusto


Ayer se hizo público lo que desde hace semanas era un rumor insistente: la organización del Tour de Francia comunicó que no permitirá la participación del equipo Astana 3.0 en la edición de este año. Con esta decisión se impide que Alberto Contador, ganador del año pasado, pueda defender su título y se castiga a todo su equipo por infracciones cometidas en el pasado por corredores que ya no pertenecen a su plantilla. La esquizofrenia a la que ha llegado el mundo del ciclismo llevará a que se prive de participar en la carrera más importante del año al corredor que mejor encarna los derroteros por los que debería encaminarse el nuevo ciclismo. Contador, que se encontraba disputando una carrera en Mallorca, reaccionó con rabia, atacando a su manera, para reivindicarse como ciclista y demostrar que no podrán con su carácter de ganador. Después, en la línea de meta, la rabia se trocó en tristeza porque, una vez más, su camino hacia el Tour se ve truncado por circunstancias ajenas a su persona. La situación sería surrealista si no fuese cada vez más cotidiana dentro de un deporte que lleva años hacia la deriva. En ese surrealismo habría que enmarcar el ofrecimiento de la organización del Tour de permitir correr a Contador si cambia de equipo. Una pena. El mes de julio no será lo mismo sin él.

Ampliación de la noticia:


Vídeo de la entrevista a Contador en la meta:


miércoles, 13 de febrero de 2008

Dilo con flores



Un poco de humor para todas las que nunca reciben flores y, para acompañar a Forges, los resultados de una encuesta sobre la idea del compromiso que tienen la mayoría de los hombres.

Encuesta sobre el día de San Valentín:

Sabiduría en una línea


- Es mejor quemarse que apagarse lentamente. Kurt Cobain.

- La independencia, igual que el honor, es una isla rocosa sin playas. Napoleón Bonaparte.

- Cuando el dolor es insoportable, nos destruye. Cuando no nos destruye, es que es soportable. Marco Aurelio.

- Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada. Mark Twain.

- Recuerdo lo que no quisiera y no puedo olvidar lo que quisiera. Marco Tulio Cicerón

- El primer castigo del culpable es que su conciencia lo juzga y no lo absuelve nunca. Juvenal.

- El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo. Proverbio chino.

- No hay presente: todos los caminos son recuerdos o preguntas. Miquel Martí i Pol.

- Es mejor debatir una cuestión sin resolverla que resolver una cuestión sin debatirla. Joseph Joubert.

- La vida no vivida puede convertirse en una enfermedad mortal. Karl Jung.

- Lo último que uno sabe es por dónde empezar. Blaise Pascal.

- Las personas reales están repletas de seres imaginarios. Graham Greene.

- La inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar. Immanuel Kant.

- La finalidad de la ciencia no es brindar la sabiduría perpetua, sino poner límites a la perpetuación del error. Bertholt Brecht.

- Los hombres vulgares han inventado la sociedad porque es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos. Arthur Schopenhauer.

- A veces hay que estropear un poquito el cuadro para poder terminarlo. Eugène Delacroix.

- La guerra es la salida cobarde a los problemas de la paz. Thomas Mann.

- La civilización no elimina la barbarie. Sólo la perfecciona. Voltaire.

- Fingimos lo que somos. Seamos lo que fingimos. Pedro Calderón de la Barca.

martes, 12 de febrero de 2008

Precariedad laboral


Es bien sabido que uno de los principales problemas del mercado laboral español es la llamada precariedad laboral: excesiva temporalidad de los contratos, muchos puestos de trabajo en la economía sumergida, horarios de trabajo muy amplios, sueldos bajos, poca seguridad y numerosos accidentes laborales. En los últimos días se han conocido algunas noticias más que completan el panorama laboral en España: obtener una licenciatura universitaria no sirve para conseguir trabajos mejor pagados y la mitad de los asalariados madrileños gana menos de 1.000 €. Estos datos podrían ser perfectamente extrapolables al resto del país. Pero parece ser que éstos no son temas interesantes para la campaña electoral.

Ampliación de estas noticias:


lunes, 11 de febrero de 2008

Una nación conservadora


Hace unos años los periodistas de la revista The Economist John Micklethwait y Adrian Wooldridge se plantearon escribir un libro que explicase las peculiaridades de Estados Unidos, especialmente su escoramiento hacia la ideología conservadora. Micklethwait y Wooldridge realizaron una amplia investigación para encontrar las causas del éxito del Partido Republicano desde finales de la década de los años 60 hasta la actualidad. También buscaron las razones de la preeminencia en EEUU de la ideología conservadora: individualismo, gobierno limitado, apego a valores tradicionales, defensa del derecho a portar armas y de la pena de muerte, importancia de la religión,... En Una nación conservadora se ofrece un recorrido histórico por la historia política reciente de EEUU, desde la crucial década de los años 60, cuando se produjo la gran transformación de los grandes partidos: el Partido Demócrata, que abanderó la ampliación de los derechos civiles, perdió entonces el apoyo de los blancos del Sur partidarios de la segregación racial, que a partir de entonces se unieron a las filas del Partido Republicano. Los republicanos consiguieron hacerse también con la mayoría en las zonas más dinámicas en cuanto a crecimiento económico y demográfico, en el Oeste del país, lo que desde entonces les ha permitido asegurarse el control tanto de la Presidencia como de la Cámara de Representantes y el Senado, salvo en los breves periodos de gobierno demócrata. Mickletwaith y Wooldridge consideran que las razones de este éxito son diversas: la mejor organización del Partido Republicano, tanto en la producción de ideas como en la movilización de sus variopintas bases, pero por encima de todo la mejor adaptación de las propuestas de los republicanos a la mentalidad de la mayoría de los estadounidenses. Además. los republicanos han conseguido arrastrar a los demócratas hacia la derecha e imponer los principales temas de su agenda en el debate político de EEUU. El libro proporciona además abundante información sobre el funcionamiento del sistema político de EEUU: el poder de los lobbies (hay 25.000 en Washington intentando influir en los representantes de los ciudadanos), las maniobras de los partidos para modificar los distritos electorales de forma que les beneficien, la importancia de las instituciones generadoras de ideas, los principales temas de las últimas campañas electorales y las contradicciones entre los programas con los que se ganan las elecciones y las políticas que después se aplican (por ejemplo, el nunca llevado a cabo sistema universal de salud de Clinton o las promesas de Bush de limitación del gasto federal),... También se analizan las peculiaridades de EEUU, un país donde las ideas de izquierdas y la capacidad de influencia de los sindicatos han sido siempre muy limitadas. Una nación conservadora proporciona gran cantidad de información y permite conocer a fondo no sólo la estructura del Partido Republicano, sino también comprender el comportamiento de los electores de EEUU, que tiene mucho más que ver con los valores que con las propuestas concretas de cada contienda electoral. Es una lectura muy recomendable para acompañar la intensa carrera hacia la Casa Blanca.

MICKLETHWAIT, John y WOOLDRIDGE, Adrian, Una nación conservadora. El poder de la derecha en Estados Unidos, Editorial Debate, Barcelona, 2006.

Reseña del libro:

domingo, 10 de febrero de 2008

Força Penya!


Tras diez años de sequía de títulos importantes, el DKV Joventut de Badalona ha ganado esta tarde la Copa del Rey al derrotan en Vitoria al Tau Basconia por 80-82. El incombustible Aíto García Reneses ha construido con paciencia un equipo basado en la cantera, de la que han salido jugadores como Rudy Fernández, Ferran Laviña o Ricky Rubio, una promesa de tan sólo 17 años. Vuelven los éxitos al equipo que vivió su época de esplendor con jugadores como Villacampa, Margall, Jofresa, Jiménez o Montero. Ojalá sea sólo el principio de una etapa triunfal.


Página web del equipo:


Crónica del partido:



El ruido de la libertad


Un domingo más Enric González reseña un libro sobre ese otro mundo que a menudo no vemos, porque no nos dejan verlo. En esta ocasión se trata de una crónica sobre la Autoridad Provisional de la Coalición (APC), es decir, el organismo que creó el gobierno de EEUU para gestionar Irak tras la invasión y el derrocamiento de Saddan Husein. Fue escrito por el periodista Rajiv Chandrasekaran y se titula Vida imperial en la Ciudad Esmeralda. En el libro se relatan situaciones surrealistas protagonizadas por gentes sin escrúpulos que acudieron a Bagdad a enriquecerse, aprovechando el caos inicial de la ocupación. Un reciente informe del Departamento de Estado de EEUU indica que en la embajada estadounidense en Bagdad (la mayor delegación del país en el exterior, con más de 1.000 empleados) se encuentran destinados los peores funcionarios del servicio diplomático estadounidense. Desmotivados, resentidos con su gobierno por haberles enviado a tan ingrato destino, los trabajadores del servicio diplomático no se encuentran en las mejores condiciones para "llevar la libertad" a los iraquíes. Aunque probablemente no importe demasiado, pues a estas alturas no hay nadie sensato que pueda creerse el cuento de la libertad y las buenas intenciones.


EL RUIDO DE LA LIBERTAD
ENRIC GONZÁLEZ

10/2/2008

Una comedia es un detalle de una tragedia, visto desde muy cerca. La invasión y ocupación de Irak, el hecho más espantoso de los últimos años, no escapa a la regla. Parece difícil sonreír ante esa carnicería, pero se puede, como se puede reír de las masacres nazis viendo Ser o no ser, la película de un judío, Ernst Lubitsch, sobre la ocupación de Polonia. La primera gran comedia sobre el desastre iraquí se llama Vida imperial en la Ciudad Esmeralda, y es obra de un periodista estadounidense, Rajiv Chandrasekaran. No contiene ficción. Es una crónica de las actividades de la Autoridad Provisional de la Coalición (APC), que gobernó el país desde el 21 de abril de 2003 hasta el 28 de junio de 2004.

Algunos diálogos son espléndidos. En una conferencia de prensa del general de brigada Mark Kimmitt, celebrada el 25 de febrero de 2004 en el interior de la "zona verde", un periodista iraquí realiza la siguiente pregunta: "General Kimmitt, el ruido que hacen los helicópteros americanos volando tan bajo aterroriza a los niños, especialmente de noche. ¿Por qué insisten ustedes en volar tan bajo y en atemorizar al pueblo iraquí?". La respuesta del general Kimmitt: "Lo que yo les diría a los niños iraquíes es que el ruido que oyen es el ruido de la libertad".

Encerrados en la "zona verde", un recinto seguro y absolutamente ajeno al exterior (la mayoría de los dirigentes y empleados de la APC no vieron nunca Bagdad), cientos de hombres y mujeres, seleccionados por el Pentágono según un criterio ideológico (debían ser incondicionales de George W. Bush, miembros del Partido Republicano y estrictos neocons), intentaron cumplir en un año el sueño de cualquier ideólogo: construir un país ideal a partir de cero.

Siguen algunos pasajes de la comedia.

Peter McPherson, ex asesor del presidente Gerald Ford y ex vicepresidente ejecutivo del Bank of America, llegó a Irak para reformar la economía. Su plan consistía en privatizar, eliminar aranceles, bajar los impuestos y fomentar la inversión extranjera. Tardó en descubrir que no era legalmente posible enajenar los bienes del país ocupado, y que sólo los aventureros menos escrupulosos podían estar dispuestos a invertir en un país sin seguridad de ningún tipo. Como carecía de información sobre la situación financiera de las empresas públicas iraquíes, decidió poner el contador a cero: quien tenía un montón de deudas se quedó sin ellas, y quien tenía un montón de millones en el banco se quedó también sin ellos. Como resultado, las peores empresas siguieron en pie, y quebraron las mejores. Para fomentar la iniciativa privada dejó que los conductores de las compañías de autobuses robaran los vehículos; fue una manera rápida y eficaz de destruir el sistema de transportes.

La gestión sanitaria recayó en James Haveman, ex director de International Aid, una agencia cristiana de beneficencia, y ex director de una organización antiabortista. Los hospitales iraquíes carecían de los medicamentos y aparatos más básicos. Carecían incluso de agua potable. La primera medida de Haveman fue lanzar una campaña contra el tabaquismo. La segunda, ordenar que los clientes de la Seguridad Social pagaran una pequeña cantidad por cada consulta. No importó medicamentos ni material clínico.

John Smathers, un abogado de Maryland, pasó un año redactando un nuevo código de circulación, basado en una red de tribunales especiales para asuntos de tráfico. Incluía multas a los peatones que se desplazaran por la noche sin chaleco reflectante. Fue una de las 100 medidas aprobadas por la APC. No se aplicó nunca.

John Agresto, encargado de reconstruir el sistema universitario iraquí, tenía 25 millones de dólares para realizar lo más básico: comprar sillas, mesas y pizarras. Cuando fue a pedir el dinero averiguó que había sido concedido a universidades estadounidenses. El Departamento de Agricultura Tropical de la Universidad de Hawai, por ejemplo, recibió un dineral para asesorar a la Universidad de Mosul, una institución destruida en una ciudad con un clima extremo.

Los miembros de la APC volvieron a casa como héroes.


Vida imperial en la Ciudad Esmeralda, de Rajiv Chandrasekaran. Editorial RBA. 366 páginas.

sábado, 9 de febrero de 2008

¿Y qué más?


Nadie mejor que Forges podría poner de manifiesto la concepción que tiene el PP de los inmigrantes y cómo espera conseguir que se "integren". Parece que las propuestas del PP van en la línea de lo que se exige a los inmigrantes en otros países europeos, lo cual dice muy poco de la "solidaria" Europa.

Informe sobre las exigencias a los inmigrantes en otros países:


viernes, 8 de febrero de 2008

Capital humano

¿Puede ser "humano" el capital? En el caso de la viñeta del Roto, sí, aunque exiguo. Esta expresión encierra tanta ironía como cuando los políticos hablan de "ciudadanos", cuando en realidad quieren decir "contribuyentes".

Vivir adrede



"Todo es adrede. Todo hace trizas el alma". Éste es uno de los pensamientos del último libro en prosa de Mario Benedetti, recientemente editado en España. El libro incluye pequeños relatos, reflexiones y poensamientos sobre muchos de los temas recurrentes en la obra de Benedetti, como las injusticias, el exilio, el amor, el compromiso, el paso del tiempo, las guerras,... Éste es uno de los textos que aparecen en las primeras páginas del libro, donde Benedetti reflexiona sobre las utopías y los imposibles:


UTOPÍAS


Lo imposible es una burla de los dioses. Fue por eso que éstos desaparecieron. No fueron capaces de nadar en ese río, nadar en la nada. Todos venimos al mundo con la obsesión de un imposible. Y cuando tomamos conciencia de que el imposible es eso: un imposible, ya es tarde para refugiarnos en la sensatez.

Todos queremos lo que no se puede, somos fanáticos de lo prohibido. Algunos lo llaman utopía, pero la utopía es más seductora. No tiene puertas cerradas como lo imposible. No nos desprecia como lo prohibido. La utopía tiene la gracia de los mitos, la maravilla de las quimeras. Si tenemos ánimo, paciencia y un poco de ilusión, podemos navegar en la barcaza de la utopía, pero no en el acorazado de lo imposible.

Lo prohibido es un desafío que casi siempre nos derrota. La única posibilidad de vencerlo es llevarle la contra a los pontífices, que siempre han sido los jefes de lo prohibido. También lo son los dictadores, pero los pontífices al menos no torturan.

A veces lo imposible lo llevamos en el ánimo, y éste no es capaz de dar el salto sobre lo prohibido. Y si como excepción alguien se anima a dar el salto, se encontrará con que lo prohibido es un abismo. Y entonces chau.


Primeras páginas de Vivir adrede:


Reseña de Vivir adrede en el diario La República de Uruguay:

jueves, 7 de febrero de 2008

Censura


El Ministerio de Industria y Comercio se ha negado a conceder la autorización para la emisión gratuita de un anuncio de Amnistía Internacional en los canales de televisión públicos. Los argumentos que han dado para prohibir la emisión son que se trata de publicidad con contenido político. En el anuncio, titulado "El poder de tu voz", se habla de derechos humanos mientras aparecen en pantalla varios líderes políticos mundiales acusados de violación de estos derechos, como George Bush, Mahmud Ahmadineyad, Ehud Olmert, Vladimir Putin, Fidel Castro o Muammar El Gadaffi. Si recordar las violaciones de derechos humanos conocidas por todo el mundo es considerado publicidad política partidista, entonces ¿cómo debe llamarse a impedir que se difunda un anuncio con este contenido? Sólo se me ocurre una palabra: censura.
Más información sobre este tema:

martes, 5 de febrero de 2008

Propuestas para un Estado de una vez por todas aconfesional


La coalición electoral Izquierda Unida recogió ayer en un decálogo algunas de las propuestas de cambios legislativos que llevan reclamando desde hace años para que España entre de una vez por todas en la era del verdadero laicismo. Con estas modificaciones, las creencias quedarían en el ámbito de lo personal. Francia es un país laico desde 1905. Ya va siendo hora de ponerse al día en este sentido. Sin embargo, me parece poco afortunado el subtítulo que se le ha dado a estas medidas: los "diez mandamientos laicos". Recurrir a lenguaje religioso (mandamientos) para hablar de laicismo resulta cuando menos chocante. Éstas son las propuestas:

Decálogo para un verdadero Estado aconfesional

- Denuncia y revisión de los acuerdos con la Santa Sede

- Salida de la religión de la escuelas. Las aulas deben ser para la educación y las iglesias y las mezquitas para las creencias.

- Revisión de la política de los conciertos educativos. Fin a la selección clasista del alumnado

- Autofinanciación de las iglesias. Revisión de los privilegios económicos-fiscales

- Nueva Ley de Creencias y derogación de la Ley de Libertad Religiosa

- Nuevo Reglamento laico del ceremonial de toma de posesión en la Administración e instituciones públicas

- Nueva Ley del derecho a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Ley de plazos)

- Nueva Ley de cuidados paliativos y ‘muerte digna’

- Desarrollo efectivo de la Ley de Memoria Histórica. Retirada de toda la simbología franquista de las iglesias. (Valle de los Caídos)

- Reglamentación y apertura de un Registro de la Apostasía.

La noticia en la prensa:


Página web de Sindioses:

lunes, 4 de febrero de 2008

Hacia rutas salvajes


La última película de Sean Penn como director es un canto a la libertad individual y la elección de un camino propio. En español se ha titulado Hacia rutas salvajes, aunque su nombre en inglés, Into the wild (Hacia la naturaleza o hacia lo salvaje), se acerca mejor al espíritu de lo que cuenta la película. Sean Penn narra la historia real de Christopher McCandless, un joven de Viriginia Occidental que al terminar sus estudios universitarios decidió no regresar a casa y lanzarse a la búsqueda de sí mismo entre la belleza de los paisajes naturales de Estados Unidos. McCandless, que cambió su nombre por el de Alexander Supertramp (supervagabundo), viajó por EEUU y en el camino se fue encontrando con gente que le ayudó en su propósito de pasar un invierno en solitario en Alaska. Su viaje tuvo mucho de aventura, pero también de periplo vital en busca de la plenitud que no había encontrado a su alrededor en su vida convencional. A lo largo de la película se puede caer en la tentación de pensar que el protagonista es un loco, pero su forma de actuar fue coherente con lo que pensaba y al final del camino consiguió lo que se había propuesto, aunque acabó dándose cuenta de algo que escribió en uno de sus libros: que la felicidad no es real si no es compartida. Hacia rutas salvajes ofrece la historia de un personaje a contracorriente, que decidió seguir un camino diferente y desprenderse del dolor de su existencia disolviéndose en la inmensidad de la naturaleza. En la película destacan la impresionante belleza natural de los paisajes de EEUU y la interpretación de Emile Hirsch, que consigue dotar a su personaje de un entusiasmo vital contagioso. Otro de los alicientes de la película es la música compuesta e interpretada por Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam.

Página oficial de Hacia rutas salvajes:

http://www.haciarutassalvajes.es/

Letras de algunas de las canciones de la película:

Para escuchar las canciones:

La experiencia

Así es. El dicho dice que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. La realidad muestra que no son dos, sino muchas más, con lo que habría que concluir que avanzar consiste en seguir equivocándose y tratar de salir de la mejor manera posible de los atolladeros en los que nos metemos. Las malas experiencias no nos inmunizan de seguir equivocándonos, como seguir confiando en la bondad humana. Nos volvemos a autoengañar una y otra vez y seguimos sin aprender la lección.

domingo, 3 de febrero de 2008

Pesadas cargas


Se acerca el Supermartes y algunos candidatos arrastran pesadas cargas. En esta viñeta de Tony Auth Hillary Clinton carga con el legado de su marido, Bill, y el elefante del Partido Republicano, con el destrozo ocasionado por George W. Bush.

España, S.A


En su columna de hoy en el diario El País, Josep Ramoneda reflexiona sobre la promesa electoral del PSOE de devolver 400 € a todos los contribuyentes. Ramoneda ve preocupante que el gobierno, cual empresa que ha obtenido beneficios, se dedique a repartir dividendos cuando todavía existen múltiples carencias que cubrir en asuntos como la sanidad, la educación, la investigación o los servicios sociales. Como muchos otros, Josep Ramoneda considera que el anuncio de Rodríguez Zapatero entra en la línea ya habitual de sacarse un conejo de la chistera sin demasiada reflexión para atraer la atención de los posibles votantes. Pero lo más interesante del texto de Ramoneda es algo ya intuido desde hace tiempo, cuando comenzó la oleada neoliberal que nos arrastra: los gobiernos se parecen cada vez más a las empresas y los políticos son poco más que gestores temporales del patrimonio común. Piensan como empresarios y poco importa el bien común. La economía devora la política.


ESPAÑA, S.A
JOSEP RAMONEDA

Como si de una sociedad anónima se tratara, el Estado español cierra el ejercicio económico con un resultado positivo, y su Gobierno -quizás de ahora en adelante habrá que decir su Consejo de Administración- decide repetir dividendo entre los accionistas, en este caso, los contribuyentes. Debe ser un signo de los tiempos: el mimetismo del poder político respecto del poder económico. Pero puestos a imitar, cabría decir también que las empresas bien gestionadas dedican a menudo sus resultados a inversiones que les garanticen una mayor competitividad con vistas al futuro, o sea, dinero para mañana.

Tratándose del Gobierno de un Estado cuya obligación no es ganar dinero, sino atender las necesidades de los ciudadanos y crear las condiciones más favorables para que éstos puedan desarrollar libremente sus vidas y sus proyectos, la decisión de repartir el dinero del Estado como si del dividendo se tratara sólo puede entenderse a partir del análisis de la psicopatología de las campañas electorales. Son éstas unos periodos muy intensos en los que la presión por ganar -o el miedo a perder- genera comportamientos que probablemente provocarían la hilaridad de los que los practican si, pasado el furor de la batalla, los pudieran contemplar con distancia crítica suficiente.

El polémico dividendo de 400 euros que el presidente Zapatero nos promete podría describirse como síndrome Irak. Sin duda, la promesa de retirar las tropas españolas de Irak jugó un papel muy importante en la victoria de Zapatero en 2004. Él mismo, consciente de que muchos votantes, especialmente jóvenes, le habían hecho confianza por esta promesa, se blindó del peligro de incumplirla, convirtiéndola en decisión el mismo día en que tomó posesión de su cargo. Da la impresión de que Zapatero busca el equivalente a la retirada de Irak que le dé la mayoría absoluta. Pero no hay una guerra de Irak cada legislatura, y una promesa de este calado no puede ser el resultado de una tarde buscando soluciones imaginativas.

Tal como se formuló inicialmente, la promesa de los 400 euros podía tener eficacia electoral. De ahí la rápida y agresiva reacción de sus adversarios, que intuyeron el peligro. Una paga de 400 euros en el mes de junio era una promesa cuyo cumplimiento no estaba sometido a interpretación o ambigüedad. Y tocar 400 euros de golpe podía ser tentador para mucha gente. Pero el mismo Gobierno y el mismo PSOE han disuelto este efecto a la hora de concretarlo, porque se han dado cuenta de las enormes dificultades legales y técnicas que tenía el pagarlo todo de una sola vez. Con lo cual se transmite una alarmante sensación de que se están improvisando los golpes de efecto sin haber previsto su concreción práctica. Moraleja: haría bien Zapatero en liberarse del síndrome Irak. Hay cosas irrepetibles.

Lo que es más difícil de entender es por qué Zapatero ha malgastado con esta ruidosa propuesta una carta potente como era el superávit presupuestario, en un país que ofrece unos servicios sociales todavía muy inferiores a los que se dan en las principales naciones europeas. Probablemente, la explicación esté en el peso de la ideología dominante hoy en Europa. Es sano que los gobiernos cierren las cuentas de modo equilibrado. Pero es difícil de entender que no se gaste todo lo disponible cuando se tienen todavía tantos déficits en cuestiones básicas. La ortodoxia económica ha hecho del superávit horizonte ideológico insuperable de nuestro tiempo. Y Zapatero parece perfectamente poseído por este espíritu. Si se dispone de un margen de recursos muy importante, lo lógico era presentar a la ciudadanía un programa concreto de cómo invertirlo y a qué destinarlo (desde la investigación hasta la educación, desde las listas de espera hasta las guarderías, hay espacio para mucho). La sociedad entera se beneficiaría de este modo de la buena Administración pública.

Pero el presidente, entregado a otro de los lugares comunes ideológicos del presente, ha preferido optar por el reparto de dividendo. Y entrar en un bizantino debate sobre si es o no es redistributivo. ¿Es tan difícil en las campañas electorales presentar propuestas políticas coherentes y articuladas, en vez de ocupar toda la escena con ocurrencias más o menos graciosas para consumo mediático? ¿O hay que entender que estamos avanzando hacia una visión empresarial de la política para convertir el Estado en una sociedad anónima? Si fuera así, ya sólo quedaría asumir la receta de la derecha: el Gobierno administra y la religión se ocupa de la narcotización de la ciudadanía. Adiós a la política.