martes, 26 de febrero de 2008

¿Debate?


El espectáculo de ayer, uno de los programas más vistos de la televisión desde que se miden las audiencias con el actual sistema, no puede ser calificado como debate. En un debate electoral se supone que cada uno de los participantes presenta sus propuestas, escucha los argumentos del adversario y los rebate con sus propias ideas. Lo que ayer se vio fueron monólogos de tres minutos con muy pocas novedades respecto a lo que Zapatero y Rajoy suelen decir habitualmente. Los dos se habían estudiado lo que tenían que decir y apenas se salieron del esquema que les habían preparado sus asesores y la discusión se limitó a echarse en cara mutuamente lo que habían hecho o dejado de hacer gobiernos anteriores. La expectación generada por el debate tuvo más que ver con toda la parafernalia montada por los medios de comunicación que por el contenido que ofrecieron los candidatos. Ante lo visto ayer, poco cabe esperar de la segunda parte prevista para el próximo lunes. Probablemente sea mucho más interesante el debate a siete del jueves en TVE1. Al menos será más representativo de la pluralidad del país.


Llamazares se rebela de forma ingeniosa contra el bipartidismo alentado por los medios:

2 comentarios:

EtNeCiV dijo...

No cabe duda que será mucho más interesante ese debate a 7, que es el que se tenía que haber hecho...

Y el de ayer, previsible y rozando lo patético; esa asignación previa de temas y tiempos hizo que se prepararan sus discursos y se limitaran a recitar de memoria sin decir nada nuevo.

El siguiente no sé si lo veré, estaré en Cuba de viaje de fin de carrera. Tengo muchas ganas de conocer la Habana... me voy el viernes! Saludoss

Paqui Pérez Fons dijo...

Los dos actuaron como los alumnos empollones que se aprenden de carrerilla el temario y no saben después relacionar unas ideas con otras. Y encima nos inundaron de cifras manipuladas. Menuda diferencia con los debates de EEUU, donde los periodistas tiran a dar a los candidatos, les ponen en evidencia con preguntas agudas y no son convidados de piedra pendientes del reloj. Imagino que el segundo debate no tendrá tanta audiencia. Se lo habrán ganado a pulso.

Buen momento para ir a Cuba. Espero que tengas tiempo para hablar con la gente y salir del circuito turístico. Si no has visto "Habana Blues", te la recomiendo. Da una idea muy acertada de la situación de la gente allí. Y hay otra película memorable sobre La Habana, un documental titulado "Suite Habana", de Fernando Pérez. Cuenta la historia de varios habitantes de La Habana a lo largo de un día. Algunas historias son muy tristes. Da mucha pena ver tanta precariedad y tanta pobreza en un contexto tan culto.

Buen viaje. Espero tu crónica a la vuelta.