lunes, 18 de febrero de 2008

Declaración de dependencia


El analista Andrés Ortega escribe hoy en El País sobre la independencia de Kosovo, donde señala los múltiples retos que supone para el futuro esta proclamación unilateral. Seguimos sin aprender del pasado.

Declaración de dependencia
ANDRÉS ORTEGA 18/02/2008

Algunos países necesitan, para caminar hacia su independencia, de muletas que les proporcionan sus protectores, como ha ocurrido, por ejemplo, con Timor Leste, y aún así, renquean. Es el caso de Kosovo. Más que de una declaración de independencia, hay que partir en Kosovo de una constatación de dependencia. Éste no parece un país preparado ni viable. Pese a la independencia declarada de forma unilateral, necesitará de ayuda internacional en todos los sentidos - económico, militar, policial y administrativo- para subsistir y transformarse en Estado digno de esta definición.

Pristina no ha elegido la fecha más constructiva, cuando tomaba posesión el nuevo presidente, se supone que moderado y europeísta, de Serbia, Boris Tadic. Pero ya es tarde para lamentarse. De hecho, Kosovo era ya prácticamente independiente de Serbia desde la guerra de 1999. Y desde ayer la independencia de Kosovo, aunque sea "supervisada internacionalmente", según el Plan Ahtisaari, que sobre el papel resulta aceptable, pero sobre el terreno probablemente inaplicable, ha dado un paso definitivo. Esta independencia es un fracaso europeo; el penúltimo, pues aún quedan algunas cuestiones sin resolver en esta larga y cruenta desmembración de Yugoslavia, cuyos trozos, paradójicamente, quieren, en un futuro de interdependencia, rejuntarse en una Unión Europea que se va llenando de Estados pequeños étnicamente homogéneos.

Militarmente, los 16.000 soldados de la OTAN (iban para un año; se han quedado ocho), incluidos los españoles, no están nada deseosos de verse implicados en labores de gendarmería. La UE va a mandar una Misión de Seguridad y Defensa, formada por policías, pero también jueces, abogados y otros funcionarios para poner en pie un Estado. Hay que sumar los fondos que llegarán del exterior para impulsar la economía, un sostén que se puede alargar mucho en el tiempo si Serbia decide interrumpir sus suministros de electricidad y alimentos -aunque el Gobierno serbio ha afirmado que no lo hará-, o cortar la navegación por el Danubio o por carretera. Serbia, sin embargo, no tiene la capacidad para instaurar un bloqueo. Pero está por ver si los albanokosovares pueden luchar para preservar la unidad de Kosovo si los 120.000 serbiokosovares en Mitrovica y al norte deciden separarse y seguir unidos a Serbia. Sin duda, la OTAN no querrá meterse en otro lío.

La base legal de este despliegue militar de la OTAN seguirá siendo la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU. No es probable que pueda lograrse una nueva, dada la oposición de Rusia. El reconocimiento de Kosovo por otros Estados será paulatino y dividirá a la UE, aunque no cabe esperar que España se alinee con los más opuestos a esta independencia, como Chipre, Grecia o Rumania. Pero tampoco seguirá a Washington, Londres, Berlín o París en su prisa controlada por reconocer a Kosovo (la Administración de Bush quería despejar esta cuestión antes de su última cumbre de la OTAN en abril). España intentará capear el temporal y es previsible que sus soldados permanezcan en Kosovo un tiempo, pero que se vayan retirando, aunque no con la precipitación con la que lo hicieron de Irak.
Es una independencia por etapas. El Plan Ahtisaari contempla no sólo que se elabore una constitución, sino que Kosovo pueda ingresar en las organizaciones internacionales. No lo tendrá nada fácil. Rusia, con su derecho de veto, tiene la llave para el ingreso de Kosovo en la ONU. Y tampoco es fácil que entre rápidamente en el Consejo de Europa o en la OSCE. Previsiblemente, durante tiempo va a mantener un dudoso status internacional.

Sin duda, Kosovo plantea un precedente. Para empezar, esta independencia sin acuerdo de las partes (cosa que ha ocurrido en otros casos en Yugoslavia) va en contra del espíritu y la letra del Acta de Helsinki que considera "inviolables" (pero no inmutables) las fronteras existentes. Tampoco cabe excluir que Kosovo acabe uniéndose con la vecina Albania, y de ahí salga un Estado más viable. Pero no cabe ignorar que Kosovo, donde imperan las mafias, puede degenerar en un agujero negro en el corazón de Europa, con el ingrediente añadido de movimientos islamistas radicales.

En cuanto a precedentes, lo más peligroso es que los serbios de la Republika Sprska rompan Bosnia-Herzegovina, otro Estado independiente que en realidad es otro protectorado internacional, que subsiste en equilibrio inestable. Y luego están los fundados temores rusos o georgianos, ante Chechenia, Abjazia, Osetia del Sur u otros territorios, aunque no esté claro a qué se refería el viceprimer ministro ruso, Serguéi Ivanov, cuando habló en la Conferencia de Múnich de un "efecto dominó".

Sea como sea, en Europa ha nacido un nuevo Estado dependiente. No es para felicitarnos.

2 comentarios:

EtNeCiV dijo...

Me ha gustado lo de "Estado dependiente". Y parece que sí ha sido un fracaso de la UE.

En cuanto al efecto dominó del que habló Putin, no creo que se vaya a producir aunque hay muchas regiones de la antigua URSS en las que parece que empiezan a tener fuerza los movimientos separatistas.

Paqui Pérez Fons dijo...

La UE (y también el Vaticano)precipitó la desintegración de Yugoslavia con el rápido reconocimiento de la independencia de Eslovenia y Croacia y las guerras que vinieron después. Es curioso ese papel de bombero pirómano, que primero provoca el fuego y luego acude presto a sofocarlo. Lo de Kosovo pinta mal otra vez y es un precedente al que se pueden apuntar más regiones con ansias independentistas. En el Cáucaso hay un enorme embrollo que ya ha provocado muchas muertes, fruto de atentados terroristas, represión por parte del Ejército y guerras muy sucias como la de Chechenia. Y en los últimos años el integrismo islámico se ha colado en estos lugares, con lo que la situación se complica aún más. Hoy hay un análisis muy interesante de Pilar Bonet en El País:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/caja/Pandora/abre/Caucaso/elpepiint/20080219elpepiint_5/Tes