lunes, 25 de febrero de 2008

En un mundo libre


Ken Loach es un director británico conocido por sus crónicas de las cloacas del sistema capitalista. Muchas de sus películas han retratado la precariedad laboral y la falta de escrúpulos de los empresarios. En En un mundo libre Loach se acerca al colectivo de los inmigrantes, los nuevos esclavos en las sociedades opulentas de la Unión Europea. En la película tienen un papel destacado los inmigrantes de los países del Este a los que la UE concedió el derecho de libre circulación cuando ingresaron en el club, pero no el permiso de trabajo, lo que les condena a la explotación laboral. Por debajo de ellos se encuentran los inmigrantes sin papeles, desesperados y dispuestos a aceptar cualquier trabajo. En un mundo libre cuenta la historia de una mujer británica que decide montar una empresa de trabajo temporal para suministrar a las empresas mano de obra barata de origen extranjero. Su objetivo es triunfar en la vida, es decir, enriquecerse, tener todo lo que pueda desear y, para ello, no dudará en aprovecharse de las necesidades de los inmigrantes. Loach retrata con toda su crudeza situaciones con las que muchos inmigrantes se sentirán identificados: la selección de la mano de obra a primera hora del día, el hacinamiento en las furgonetas que los llevan al trabajo, los alojamientos insalubres, los engaños en los contratos, los accidentes laborales, la impotencia de no cobrar lo acordado tras semanas de trabajo, ... En el mundo libre cada uno busca su propio beneficio, el más listo es quien se lleva el gato al agua y quienes triunfan son los que se sacuden los escrúpulos de encima y no les importa pisotear a los demás para conseguir sus objetivos. Los trabajadores inmigrantes tienen un protagonismo innegable en las economías de los países ricos. Gracias a ellos, el sistema sigue funcionamdo. Las cifras de crecimiento del PIB de las sociedades desarrolladas se mantienen en positivo gracias al esfuerzo de miles de trabajadores sin derechos. Al mismo tiempo, los trabajadores autóctonos ven cómo los derechos que adquirieron tras décadas de lucha son puestos en cuestión, se vuelven hacia los inmigrantes y les señalan como culpables del empeoramiento de sus condiciones de trabajo. Es la trampa perfecta. Así han llegado a ser las cosas en el mundo libre.

Sinopsis:


Críticas:


No hay comentarios: