domingo, 3 de febrero de 2008

La escafandra y la mariposa


El director Julian Schnabel ha llevado al cine la novela La escafandra y la mariposa, escrita por Jean Dominique Bauby, redactor jefe de la revista Elle a finales de los años 90. Bauby era lo que se puede considerar un triunfador cuando un infarto cerebral lo dejó totalmente paralizado, aunque plenamente consciente de lo que sucedía a su alrededor. Bauby sufría lo que se denomina síndrome de cautiverio: el cuerpo está muerto, pero el cerebro sigue funcionando. Para poder comunicarse con los demás Bauby sólo podía parpadear con el único ojo que le quedó activo. La película relata el proceso de adaptación de Jean Dominique a su nueva situación, su toma de conciencia de la afortunada vida de la que había disfrutado y su deseo de escribir un libro en el que relatar sus experiencias. Bauby pasó por diferentes fases en el proceso: la desesperación, el deseo de morir, la resignación y la aceptación. En el camino descubrió que había dos cosas que el trágico destino no le había arrebatado: la memoria y la imaginación. Con ellas podía volar, salir de su maltrecho cuerpo, viajar al pasado o al futuro, … La escafandra y la mariposa relata esta historia de vida cuando ya no hay vida. Personalmente, sin embargo, prefiero la historia de Ramón Sampedro que narró Alejandro Amenábar en Mar adentro.

Sinopsis:


Crítica de Carlos Boyero en El País:

No hay comentarios: