sábado, 2 de febrero de 2008

Pobre Gaspar


Siguiendo con su serie sobre los candidatos ante la próxima campaña electoral, Forges retrata hoy la soledad de Gaspar Llamazares. La explicación es sencilla: el batiburrillo de intereses dentro de la coalición de Izquierda Unida y el desencanto de los votantes que hace mucho que no se creen que el PSOE es de izquierdas, pero ven cómo una y otra vez sus votos se traducen en una ridícula (por lo exigua) representación parlamentaria. El sistema electoral castiga con saña a Izquierda Unida, pero ni los grandes partidos ni los nacionalistas y regionalistas están interesados en una reforma que daría a la izquierda la representación que merece.

No hay comentarios: