martes, 4 de marzo de 2008

El lobby israelí


Un lobby es un grupo de presión que pretende influir en las decisiones de los representantes políticos. En EEUU los lobbies forman parte del sistema político. En Washington existen más de 25.000 grupos de presión que defienden sus intereses particulares ante los congresistas y senadores tratando de obtener leyes que favorezcan a sus asociados. Entre los lobbies más influyentes se encuentran los que ejercen presión en favor de los intereses de Israel. En realidad, no existe un lobby israelí, sino un conjunto de asociaciones que comparten el objetivo de influir en la política de EEUU para beneficiar a Israel. Los profesores Mearsheimer y Walt estudiaron en profundidad la actuación de estos grupos y redactaron un extenso artículo, que luego se amplió y se convirtió en un libro contundente. En El lobby israelí y la política exterior de Estados Unidos Mearsheimer y Walt analizan las formas de presión de los grupos pro-israelíes en la política estadounidense y constatan cómo esta presión ha afectado a las decisiones del gobierno de EEUU, hasta el punto de perjudicar sus intereses nacionales. Los autores describen cómo la forma de presión del mal llamado lobby israelí no se diferencia de las utilizadas por otros lobbies: cartas a congresistas, ofrecimiento de fondos para financiación de campañas electorales, preparación de argumentos para defender posturas en la Cámara de Representantes o en el Senado,... Si algo distingue al lobby israelí de otros grupos de presión, es su éxito a la hora de imponer los intereses de Israel, incluso por encima de los intereses del país en el que actúa. La mayor parte de representantes políticos de EEUU y buena parte de los medios de comunicación asumen en sus discursos la defensa de las posturas de Israel y las pocas voces que se atreven a criticar su política son sistemáticamente acusadas de antisemitismo. El lobby ha conseguido determinar la agenda política de la mayor parte de los representante políticos de EEUU, que se cuidan mucho de no contrariar sus posturas por temor a perder las generosas donaciones de los grupos pro- israelíes. Walt y Mearsheimer demuestran que esta defensa a ultranza de los intereses israelíes por parte de la clase política de EEUU no tiene un respaldo social entre la población, ni siquiera entre los judíos estadounidenses, que con frecuencia se han mostrado críticos con la actitud del gobierno israelí. Además los autores comprobaron cómo muchas de las decisiones estratégicas del gobierno de EEUU coincidentes con los intereses de Israel resultaron y resultan gravemente perjudiciales para los intereses de EEUU en el mundo. En concreto, la política exterior de EEUU en Oriente Próximo podría haber tomado un rumbo mucho menos conflictivo si se hubiesen antepuesto los intereses de EEUU a los intereses de Israel. Los autores analizan el fallido proceso de paz con los palestinos, la invasión de Irak, las presiones sobre Siria, las relaciones con Irán y la última guerra que entabló Israel en Líbano en el verano de 2006. En su detallado análisis de cada uno de estos casos, Mearsheimer y Walt demuestran cómo el lobby consiguió modificar la estrategia de EEUU en la dirección más favorable para Israel aun con la opinión en contra de los servicios de inteligencia o del Ejército de EEUU. El libro resulta muy útil para comprender la orientación de la política exterior de EEUU en los últimos años y demuestra hasta qué punto el dinero sigue condicionando la agenda de la política exterior del país. La amenaza de perder el respaldo económico de los grupos de influencia pro- israelíes lleva a adoptar políticas perjudiciales para los intereses de la mayoría de los estadounidenses. De la lectura de este libro se extrae la conclusión de que el poder político se encuentra secuestrado por los grupos de influencia y que en Washington no se gobierna para todos los ciudadanos, sino sólo para aquellos que son capaces de gestionar mejor sus recursos para obtener los beneficios que se han propuesto. El lobby israelí permite conocer a fondo muchas de las razones de la orientación de la política exterior de EEUU en los últimos años y permite ampliar la perspectiva y evitar explicaciones simplistas de fenómenos de enorme complejidad, como las relaciones internacionales en Oriente Próximo.

MEARSHEIMER, John J. y WALT, Stephen M., El lobby israelí y la política exterior de Estados Unidos, Editorial Taurus, Madrid, 2007.

Reseña del libro:

No hay comentarios: