miércoles, 19 de marzo de 2008

Sicko



El último documental de Michael Moore se centra en el funcionamiento del sistema de salud de EEUU. En realidad, no se le puede llamar "sistema", pues la salud de la mayor parre de los estadounidenses se encuentra en manos de compañías privadas. ëstos son los "privilegiados" que pueden pagar un seguro médico, porque hay unos 40 millones de personas en EEUU que carecen de cobertura médica. Los protagonistas de Sicko son personas con seguro médico que relatan historias que parecerían disparatadas si no fuera porque tras ellas se ocultan verdaderos dramas: pacientes a los que se les deniega el tratamiento que requieren porque es demasiado caro, otros a los que se les da a elegir qué dedo de su mano quieren salvar porque el seguro no cubre la reimplantación de los dos, enfermos a los que se les niega el reembolso de sus facturas médicas porque en el pasado padecieron alguna enfermedad, trabajadores que son rechazados como candidatos a tener seguro médico porque reúnen condiciones consideradas "peligrosas" por las compañías médicas, enfermos abandonados en la calle por no poder pagar las facturas del hospital, familias que lo perdieron todo porque padecieron una enfermedad que les obligó a seguir un tratamiento médico muy caro, ...


En este documental la presencia de Michael Moore en pantalla es menor que en otros de sus trabajos, pero también en este caso Moore acude a Canadá para comparar el sistema sanitario de este país con el estadounidense. Después acude al Reino Unido y a Francia para demostrar que en economías capitalistas como éstas es posible que exista un sistema de salud universal mantenido con los impuestos de los ciudadanos y que cubra cualquier contingencia médica que pueda presentarse.


Moore acusa a las compañías médicas y a la industria farmacéutica de presionar para que el sistema estadounidense no cambie. Explica cómo boicotearon el proyecto de Hillary Clinton en los años 90 y cómo recompensaron generosamente a los congresistas que apoyaron leyes que les favorecen e incrementan anualmente sus beneficios. Mientras tanto, millones de personas en EEUU temen caer enfermas y entrar en el laberinto diseñado por las compañías médicas para eludir el pago de sus tratamientos.


Uno de los pasajes más llamativos del documental es el que transcurre en Cuba. Michael Moore lleva allí a varias personas que no pueden pagarse sus tratamientos en EEUU, entre ellos a varios voluntarios que trabajaron en la zona cero del World Trade Center tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ni siquiera los héroes del 11-S merecen en EEUU una cobertura médica digna, por lo que Micheal Moore decidió llevarlos a la base de Guantánamo en Cuba, donde los prisioneros disponen de asistencia médica gratuita. Los acompañantes de Moore no pudieron acceder a la base de Guantánamo, pero sí recibieron los tratamientos médicos que precisaban, de forma totalmente gratuita, en un hospital de La Habana.


Las cifras demuestran que los seguros médicos privados no garantizan mejor calidad de vida, menor mortalidad infantil o mayor esperanza de vida, sino todo lo contrario. Michael Moore llega a la conclusión de que la organización de la atención sanitaria en EEUU es una muestra más del individualismo y la codicia llevados hasta sus máximas consecuencias. Sicko, como bien indica su título, es toda una demostración de hacia dónde conduce el capitalismo despiadado: a una sociedad enferma y desquiciada, en la que los que más sufren son los más desamparados.

El documental tuvo muchos problemas de distribución por la acusación a Michael Moore de violar el embargo del gobierno de EEUU a Cuba y no se estrenó oficialmente en España. Puede verse íntegro en inglés y subtitulado en este enlace:

http://documentales.com.es/videos/michel-moore-el-gran-agitador-sicko.html

Más información sobre Sicko:

No hay comentarios: