lunes, 3 de marzo de 2008

A su manera



Esta noche se producirá la segunda parte del mal llamado debate entre los candidatos del PSOE y el PP a la presidencia del gobierno. Para que se produjese este esperado cara a cara, se pactó hasta el más mínimo detalle, como el color del escenario, la situación de las luces y las cámaras y se contrató a cronometradores de la ACB para que ninguno tuviese más tiempo que el contrario. En la anterior edición ambos candidatos se lanzaron estadísticas y gráficos para ratificar su discurso o desmontar el del contrario. Después, nos enteramos de que ambos manipular los datos a su antojo para hacerlos coincidir con sus argumentos. Por ello, como indica hoy El Roto, tal vez sería más conveniente que en lugar de cronometrar escrupulosamente el tiempo, hubiese alguien que contrastase los datos y pusiese en evidencia las mentiras y las manipulaciones. En un debate normal, ese papel le correspondería a los periodistas. Pero los partidos han conseguido imponer su propia visión de la campaña electoral, editando sus propios vídeos para los telediarios, convocando ruedas de prensa en las que no se admiten preguntas y utilizando todo tipo de artimañas para que su discurso monolítico apenas pueda ser contestado. Y a esto le llaman democracia ...

Falseamiento de datos en el primer debate:


Papel al que han sido relegados los periodistas en la campaña electoral:


No hay comentarios: