martes, 29 de abril de 2008

Fin


Ayer Sergi Pàmies decía en La Vanguardia que lo único que cabía esperar hoy en Old Trafford era que sonase la flauta. En toda la temporada no ha habido motivos para ilusionarse, sino en todo caso para ir incrementando cada semana la cuenta de decepciones y la sensación de impotencia. Este equipo es una caricatura de lo que fue. Llegar hasta la semifinal de la Liga de Campeones no ha podido disimular la descomposición del equipo, que lleva gestándose como mínimo desde hace dos temporadas. Alcanzar la cumbre en París no fue el primer paso de una época gloriosa, sino el comienzo de un descenso a los infiernos que, según la prensa deportiva, ha terminado hoy. Todos hablan de fin de ciclo. En algún momento hay que terminar con lo que no funciona para poder empezar de nuevo aprendiendo de los errores. La soberbia, la indolencia, el disimulo, la negación de la realidad, ... todos esos virus nocivos que lo arruinan todo.


Premonición de Sergi Pàmies ayer en La Vanguardia:


El partido de hoy en la prensa deportiva:



2 comentarios:

EtNeCiV dijo...

Es una pena.
Ronaldinho, Eto'o, Messi, Deco, Henry... parece que cuando un equipo se llena de estrellas está llamado al estrépito. Mira el Madrid de los galácticos... aunque el de ahora no tiene mucho de lo que presumir; va a ganar la liga porque los demás se empeñan en entregársela...

Paqui Pérez Fons dijo...

Se han hecho muchas cosas mal y al final todo acaba apareciendo en el campo, por mucho que hayan intentado ocultarlo. Es como los grandes imperios, que tarde o temprano acaban cayendo. Sin embargo, lo del Barça duele más por todo lo que prometía el equipo. Ni siquiera hemos podido disfrutar de unos años de hegemonía indiscutible, como en la época del "dream team" de Cruyff.