domingo, 13 de abril de 2008

La corporación


Joel Bakan, profesor de derecho de la Universidad British Columbia, escribió en 2004 un análisis del funcionamiento de las corporaciones, es decir, las compañías cuyo capital está dividido en acciones. Son entidades económicas con muchos propietarios, con equipos directivos que se ocupan de la gestión y cuyo fin último, tal y como establecen las leyes que permitieron su creación, es obtener el máximo beneficio para los accionistas. Bakan realiza un repaso histórico, desde el momento en que aparecieron las primeras corporaciones a finales del S. XVII en Gran Bretaña, hasta el momento actual, en que las corporaciones han conseguido imponer sus intereses a los de los gobiernos, subvirtiendo el concepto de democracia. Las leyes que regularon las corporaciones las dotaron de personalidad jurídica, con lo que se las considera como un ente con vida propia, aunque en realidad su funcionamiento depende de quienes las gestionan. Sin embargo, si se imponen sanciones por quebrantar la ley, éstas se dirigen a la corporación y no a quienes las dirigen. Bakan compara la forma de actuar de las corporaciones con la de un psicópata desprovisto de sentimientos y guiado únicamente por el objetivo de obtener el máximo beneficio. La ley obliga a los directivos que trabajan en las corporaciones a ganar la mayor cantidad de dinero posible y rendir cuentas de su gestión a los accionistas. Las corporaciones realizan cálculos de costes y beneficios y también establecen las llamadas externalizaciones, es decir, los posibles daños a terceros derivados de la actuación de la empresa. Son siempre conscientes de las consecuencias de sus decisiones sobre la sociedad y las asumen como un riesgo que hay que correr para obtener el máximo beneficio.

Bakan también analiza las formas en las que las corporaciones han intentado mejorar su imagen en la sociedad (estrategias de responsabilidad social corporativa), cómo han tratado de influir en las políticas económicas de los gobiernos (financiación de campañas políticas y de grupos de presión) y cómo en el pasado las corporaciones intentaron evitar el control del Estado sobre sus actuaciones y rescata el intento de golpe de Estado contra el gobierno de F.D. Roosevelt, planeado con la intención de dar la vuelta a las regulaciones del New Deal. En las últimas décadas la lógica de actuación de las corporaciones ha ido extendiéndose cada vez más por el mundo: las políticas de desregulación y privatización asociadas al neoliberalismo han llevado la lógica del máximo beneficio a ámbitos de interés general como la salud, la eduación o la gestión de los recursos naturales. El materialismo se ha ido imponiendo sobre la solidaridad y el lenguaje de nuevo muestra la perversión de la realidad: los trabajadores pasan a ser "recursos humanos" y, como los daños colaterales de la terminología militar, los damnificados por las malas prácticas de las compañías son considerados "externalidades". Bakan aporta múltiples ejemplos reales para reforzar sus argumentos: casos conocidos como los de Enron y Nike y otros menos publicitados, como los de BP, The Body Shop, las Edison Schools o Aguas del Tunari.

En el último capítulo del libro Bakan apunta que no hay que olvidar que las corporaciones existen porque las leyes lo permiten y que en ningún caso se debería consentir que las corporaciones impongan su estilo psicopático al resto del mundo. Los gobiernos denerían recuperar su papel regulador y garantizar los derechos de los ciudadanos, pero esto no será posible mientras la economía esté gestionada por gente que comparte el ideario de las corporaciones, por lo que corresponde a los ciudadanos utilizar su fuerza y su capacidad de presión para obligar a cambiar las cosas. La corporación revela una de las caras más desagradables del capitalismo contemporáneo y es útil para conocer mejor el sistema contra el que se ha de pelear. Basándose en sus investigaciones, Joel Bakan hizo posteriormente un documental junto con Mark Achbar y Jennifer Abbott, que puede verse de forma gratuita en el siguiente enlace:



BAKAN, Joel, La corporación. La búsqueda patológica de lucro y poder, Ediciones Robinbook, Barcelona, 2006

No hay comentarios: