miércoles, 23 de abril de 2008

La vida es muy injusta

El fútbol, como la vida, a veces es muy injusto. A veces hacer las cosas bien y esforzarse al máximo no es suficiente para ganar o para obtener lo que se esperaba. A veces la realidad se impone para negar la recompensa a quienes todos piensan que la merece y quienes se llevan el gato al agua son los oportunistas que no arriesgan nada. Ayer la suerte fue injusta con el Liverpool. Jugaron mejor, dominaron durante todo el encuentro, pero en el tiempo de descuento un error echó por tierra el todo el esfuerzo anterior y los especuladores del Chelsea salieron ganando. En uno de los capítulos de Ley y orden: acción criminal la psiquiatra le dice a un abrumado policía: "Tienes que asumir que es posible hacerlo todo bien y aun así conseguir un mal resultado". El policía responde: "¿Cómo se asume eso?". Difícilmente. La única solución es mirar hacia adelante y esperar que alguna vez la justicia coincida con la realidad. Al Liverpool le queda la eliminatoria de vuelta. Otros no tuvieron oportunidad de cambiar su destino.

Crónica del partido de ayer:


No hay comentarios: