jueves, 8 de mayo de 2008

Blackwater



Jeremy Scahill, uno de los jóvenes periodistas de investigación más prestigiosos de EEUU, realizó durante varios años un exhaustivo estudio sobre Blackwater, la mayor compañía de mercenarios de EEUU. En Blackwater. El auge del ejército mercenario más poderoso del mundo se relata la historia de una compañía creada en 1998, que en pocos años ha crecido de forma desmesurada y ha ido ampliando su campo de actuación en el ámbito de la seguridad hasta convertirse en la mayor proveedora de mercenarios del gobierno de EEUU. La historia de Blackwater es inseparable de las políticas seguidas por los ultraliberales en los últimos gobiernos de EEUU. Durante el mandato de George Bush padre, el hoy vicepresidente Dick Cheney inició la privatización de servicios del Ejército de EEUU, concediendo a compañías privadas la realización de determinadas tareas a cambio de sustanciosos contratos que, casualmente siempre iban a parar a un reducido círculo de contribuyentes de las campañas políticas de candidatos republicanos. Esta tendencia continuó durante los gobiernos de Clinton y se intensificó de forma irreversible con la llegada de George W. Bush a la presidencia. Desde su puesto en el Pentágono Donald Rumsfeld se puso manos a la obra en la tarea de desmantelar el ejército profesional de EEUU, reduciendo sus presupuestos y subcontratando todos los servicios posibles. Los acontecimientos del 11 de septiembre, la guerra de Afganistán y la posterior invasión de Irak aceleraron esta tendencia. Irak se convirtió en el "paraíso" de los llamados contratistas privados, eufemismo que se utiliza para calificar a los soldados a sueldo del mejor postor en la terminología actual. Compañías de mercenarios de todo el mundo consiguieron contratos millonarios a cambio de prestar sus servicios en Irak. El dinero de los contribuyentes de EEUU se desvió a estas compañías que poseen ejércitos privados, altamente profesionalizados y dispuestos a intervenir en cualquier lugar a cambio de dinero. Actualmente en Irak hay más mercenarios que soldados. Blackwater ejemplifica como ninguna otra empresa el desarrollo de este tipo de "servicios". La compañía posee su propia base militar en Carolina del Norte, armamento de última tecnología y contrata mercenarios de países de todo el mundo, muchos de los cuales formaron parte del aparato represor de regímenes como el de Pinochet en Chile, los escuadrones de la muerte de Centroamérica o la Sudáfrica del apartheid. Buscando nuevos campos donde ampliar su negocio, Blackwater intervino también en Nueva Orleans, tras el huracán Katrina, contratada por el FEMA, organismo federal coordinador de emergencias. En los últimos tiempos han seguido incrementando su "oferta" de efectivos, proponiéndose para sustituir a los cascos azules de la ONU en crisis internacionales o para actuar allí donde se les requiera en "labores de estabilización". El único amo al que obedecen es aquel dispuesto a pagarles. Todo este asunto resulta muy inquietante porque significa la progresiva privatización del uso de la fuerza. Como en tantos otros aspectos, parece que retrocedamos hacia la Edad Media. El libro de Jeremy Scahill permite adentrarse en ese mundo de sombras, conocer las relaciones entre las grandes corporaciones del negocio de la seguridad y la "reconstrucción" y la clase dirigente de EEUU y darse cuenta de los peligros potenciales de la proliferación de este tipo de compañías para la mayoría de los ciudadanos.


SCAHILL, Jeremy, Blackwater. El auge del ejército mercenario más poderoso del mundo, Editorial Paidós, Barcelona, 2008


Reseña del libro:


Declaraciones de Scahill en la presentación del libro en España:



Preguntas de los internautas a Jeremy Scahill en la edición digital del diario El País:

Aquí se puede ver la entrevista que Mara Torres hizo a Jeremy Scahill en La 2 Noticias el pasado 5 de mayo. Gracias a Labana por subirlo a la red.




2 comentarios:

Labana dijo...

Buenísima tu entrada. Nohe leído el libro, pero me da que lo voy a hacer.

Saludos

Paqui Pérez Fons dijo...

Gracias de nuevo por subir el vídeo de la entrevista la red. El libro vale muchísimo la pena: está muy bien escrito, aporta muchos datos y plantea al lector muchos interrogantes, por lo que contiene todos los ingredientes para interesar a todos los que se preocupan por el mundo real.La entrevista en La 2 Noticias se centró en algunos aspectos concretos que se desarrollan ampliamente en el libro y sirve para hacerse una idea de lo que se nos avecina con la oleada privatizadora en todos los ámbitos encabezada desde EEUU.

Saludos y gracias otra vez.