jueves, 15 de mayo de 2008

Nakba, 60 años


Hoy hace 60 años que se creó el Estado de Israel. Para los palestinos este día es conocido sin embargo como el día del Desastre (Nakba). Miles de ellos fueron expulsados de sus tierras en una campaña de limpieza étnica planificada años antes por los sionistas, como han demostrado las investigaciones de diversos historiadores israelíes. Sesenta años después la injusticia cometida con la creación del Estado de Israel sigue sin corregirse. Ningún palestino ha podido regresar a las tierras de sus antepasados, muchos de ellos continúan viviendo en campos de refugiados en el Líbano o en Jordania y los que viven en Gaza y Cisjordania se encuentran en una situación cercana al cautiverio. El día del Desastre se recuerda hoy en los territorios palestinos como un día de luto. Por ello, se han lanzado al aire 21.915 globos de color negro, uno por cada día transcurrido desde la creación de Israel.

Como no podría ser de otro modo, la conmemoración de la creación del Estado de Israel ha contado con el respaldo de George W. Bush, que ha demostrado con sus declaraciones y discursos del lado de quién está. Sólo alguien tan desvergonzado como Bush podría decir que Israel es "un ejemplo de democracia para todo Oriente Medio" y que los judíos son "el pueblo elegido". Utilizando el lenguaje mesiánico que caracteriza a la derecha religiosa en EEUU, Bush ha vuelto a confirmar que EEUU respaldará en cualquier caso la política israelí y que los enemigos de Israel son los de EEUU. Ni una palabra sobre la injusticia sobre la que se fundó el Estado de Israel ni sobre los árabes israelíes, ciudadanos de segunda clase que viven en el país ni sobre una solución que restituya a los palestinos ni siquiera una parte de lo que les fue arrebatado. No es de extrañar que Ehud Olmert, primer ministro de Israel, le haya dedicado sonrisitas cómplices durante los actos públicos que han compartido. Tras las sonrisas y las bromitas de estos dos individuos no existe ninguna voluntad de paz, sino el objetivo común de que todo continúe como hasta ahora. Ellos, a los que tanto les gusta leer la Biblia, deberían repasar el capítulo de las murallas de Jericó y empezar a tomar conciencia de que tarde o temprano los muros caerán.

60 años de la creación de Israel:


Bush en Israel:


Entrevista a Daniel Barenboim:

No hay comentarios: