jueves, 29 de mayo de 2008

¿Progreso?


En 2008 se cumplen 60 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos y también de la creación de los cuerpos de paz de la ONU. En los últimos días diversos informes han puesto de manifiesto que el ser humano tiene una capacidad infinita de hacer daño a sus semejantes, que en buena parte del mundo los derechos humanos son sólo una lista de buenas intenciones y que muchos trabajadores "humanitarios" o al servicio de la paz aprovechan su situación en zonas de conflicto para abusar de niños y mujeres indefensas. 60 años después muchos de nuestros congéneres siguen comportándose como bestias. Sobre esto trata la columna de hoy de Maruja Torres. Éste es el progreso que hemos conseguido.

PROGRESO
MARUJA TORRES

Como para lanzar cohetes, pero a nuestros pies, en plan fustigue. El último informe anual de Amnistía Internacional hace temer que sea cierta la teoría de un amigo mío que insiste en que el Cromañón no sobrevivió al Neandertal sólo porque éste fuera menos hábil para adaptarse a las circunstancias ambientales, sino porque también el pobre era más bondadoso y pacífico. Características que extinguen cantidad, como sabemos, aparte de resultar poco rentables.

Desarrolladas hasta la filigrana y mejoradas a lo largo de milenios, las cualidades del abuelo Croma -a quien alguien pasado de ego rebautizó Homo sapiens- en este brioso comienzo del siglo XXI han coronado una meta digna de nosotros. La refinada consecuencia de ese saber adecuarse al medio, ese poseerlo, ese explotarlo, junto a otra condición no menor, la de tener estómago para infligir cualquier daño a los demás que resulte en nuestro provecho, arroja el más lamentable balance en derechos humanos de los últimos tiempos. Éste es un mundo en el que, según la presidenta de AI, Irene Khan, "la injusticia, la desigualdad y la impunidad son hoy las marcas distintivas". En su libro La fuerza de los pocos, Andrés Ortega recuerda un juicio de Foucault sobre el Occidente capitalista, "la sociedad más dura, más salvaje, más egoísta, más deshonesta y opresiva que quepa imaginar". Notemos que, como Ortega añade, "hoy, salvo excepciones, el mundo entero es capitalista". Pero capitalista de ahora. Sin complejos ni escrúpulos. La especie humana, que logró ponerse en pie habiendo salido de una charca, ha conseguido lo que parecía imposible: convertir el planeta en una ciénaga, un lodazal que apesta a enfermedad moral, a sangre y a pasta gansa.
Sí, es para echarnos cohetes. Y filmarnos con el móvil y colgar el vídeo en la Red, en la sección dedicada al Progreso.

Noticia sobre el informe de Save The Children sobre abusos en zonas conflictivas:


Informe 2008 de Amnistía Internacional sobre derechos humanos en el mundo:


Reflexión de Lluís Bassets sobre estos informes:

No hay comentarios: