lunes, 30 de junio de 2008

Blanco sobre negro


Blanco sobre negro es un libro publicado en España en 2003 y escrito originalmente en ruso. Su autor, Rubén Gallego, nació con parálisis cerebral en la antigua URSS en 1968. Por su condición de nieto de Ignacio Gallego, un alto cargo del PCE en el exilio, fue recluido junto a su madre en un hospital, donde permanecieron un año y medio. Después, a su madre le dijeron que había muerto y Rubén pasó su infancia y adolescencia internado en distintos centros para niños discapacitados. Rubén no podía andar ni tampoco utilizar sus manos con normalidad, por lo que debía arrrastrarse para desplazarse o depender de los demás. Sin embargo, era muy inteligente, por lo que empezó a destacar en la escuela. En el libro, Rubén Gallego narra distintas historias de su vida en los orfanatos de la URSS, habla de las personas con las que entabló relación en ellos, de sus sentimientos de desarraigo, pero también de sus ilusiones. A través de sus relatos se pueden captar muchos aspectos del sistema soviético, como la burocracia, la propaganda anticapitalista, la racanería con los necesitados, la inhumanidad con los considerados inútiles,... La historia de Rubén Gallego no es una biografía al uso, pero desde las primeras páginas se siente una enorme simpatía por el personaje y se descubre hasta qué punto tuvo que luchar por sobrevivir. En uno de los capítulos del libro Rubén explica su título:

"No me gusta el color blanco. El blanco es el color de la impotencia y de los condenados, el color del techo del hospital y de las sábanas blancas. Es la atención y los cuidados garantizados, la calma y la nada. La nada inacabable de la vida hospitalaria.

El negro es el color de la lucha y de la esperanza. El color del cielo nocturno, el fondo preciso y seguro de los sueños, de las pausas temporales entre los blancos intervalos infinitamente largos que engendran las impotencias del cuerpo. El color de las quimeras y de los cuentos, el color del mundo interior de los ojos cerrados. El color de la libertad, el color que yo elegí para mi silla de ruedas eléctrica"

Para Rubén Gallego el negro simbolizaba la oscuridad en la que podía soñar y alejarse de la nada a la que estaba destinado por su condición de disapacitado. Afortunadamente pudo escapar al destino que le tenían reservado y contar su historia.

GALLEGO, Rubén, Blanco sobre negro, Editorial Alfaguara, Madrid, 2003

Sinopsis:

No hay comentarios: