lunes, 23 de junio de 2008

Ruido


Los blasillos de Forges reflexionan hoy sobre lo difícil que es que la gente se movilice por los verdaderos problemas y la facilidad con la que la gente se congrega para hacer ruido: en los botellones, en las celebraciones por los triunfos deportivos,... Y quien se queja es un amargado, un aguafiestas, un cenizo, al que los "fiesteros" recriminarán y le echarán en cara su derecho a divertirse sin control. Ésa es de las pocas libertades que muchos están dispuestos a defender. Así nos va.

No hay comentarios: