miércoles, 25 de junio de 2008

Sinceridad brutal

- !Psssst!¿Qué le parecería un ataque terrorista como ayuda para su campaña, Señor McCain?
- Gracias, pero creo que nada podría ayudarme ahora
(Detrás de McCain: la guerra, Mi asociación con Bush, "Estamos ganando, estamos ganando", el reverendo Jim Dobson y Bushonomics, es decir, la recesión, la herencia económica de la era Bush)
Punk comenta: "!Toda esta amable gente está aquí para ayudar!"
El dibujante Pat Oliphant relaciona en su viñeta de hoy varios hechos en torno a las dificultades de John McCain, candidato republicano a la presidencia de EEUU: por un lado, los problemas heredados de la administración Bush, que le pesan como una losa y por otro lado, los inoportunos comentarios de uno de sus asesores de campaña. Charlie Black, asesor de John McCain, tuvo que disculparse ayer por unas declaraciones a la revista Fortune, donde comentaba que un ataque terrorista como el del 11 de septiembre de 2001 beneficiaría a McCain en su competencia con Obama por la presidencia. La sinceridad de este asesor sólo pone voz a una estrategia ya utilizada con anterioridad para conseguir aumentar los índices de aprobación de los presidentes o los candidatos. ¿Qué hubiera sido de George W. Bush sin la "oportunidad" de los ataques del 11- S? ¿Cuánto tuvo que ver en su reelección que pocos días antes de las elecciones Bin Laden reapareciese amenazando con nuevos ataques? Los asesores de campaña saben lo que más conviene a sus candidatos y están dispuestos a todo para conseguir que ganen. Lo que está mal visto es que sean brutalmente sinceros, que descubran sus cartas y que podamos comprobar la mezquindad de sus estrategias, en las que los peores enemigos pueden convertirse en los mejores aliados para conseguir el objetivo deseado.

La metedura de pata del asesor de McCain:

No hay comentarios: