lunes, 21 de julio de 2008

Veinticinco años ya



Esta semana se cumplirán 25 años del Tour de 1983, cuando Pedro Delgado y Ángel Arroyo convirtieron las tardes del mes de julio en algo distinto para mucha gente. Recuerdo una tarde de sábado en la que anunciaron por la radio que habían quedado primero y segundo en la cronoescalada del Puy de Dôme. A la semana siguiente la televisión empezó a dar las etapas en directo, en una tradición que todavía se mantiene. El tiempo ha pasado, pero sigue habiendo tardes emocionantes que alivian el tedio del verano.


Pedro Delgado y Ángel Arroyo recuerdan el Tour de 1983:

http://www.elpais.com/articulo/deportes/83/vimos/caballo/podia/domar/elpepudep/20080721elpepidep_5/Tes

Honradez


Ser honrado, ir con la verdad por delante, no entra en los planes de quienes quieren ganar a toda costa y salirse con la suya. Para ello hay que mentir, engañar, jugar sucio, sin tener en cuenta las consecuencias ni el daño que se causa. Para ganar de esa manera, prefiero quedarme con los perdedores y tener la conciencia tranquila.

domingo, 20 de julio de 2008

Prioridades


Las prioridades de los ciudadanos rara vez coinciden con las de los políticos que les gobiernan. Forges enumera hoy una serie de asuntos prioritarios que, si alguna vez aparecen en boca de los políticos, no pasan de ser mera palabrería.

viernes, 18 de julio de 2008

Historia de mis calles


Historia de mis calles es un libro que recoge los recuerdos de Francisco González Ledesma, veterano escritor y padre del periodista Enric González. En Historia de mis calles González Ledesma escribe sus memorias, que son también la memoria de su ciudad, Barcelona. González Ledesma nació en el Poble Sec, un barrio obrero de Barcelona. Su infancia humilde y llena de privaciones transcurrió durante el final de la dictadura de Primo de Rivera y los años de esperanza de la II República. La Guerra Civil le hizo madurar antes de tiempo y llevó el hambre y más pobreza a su familia. En los años de la dura posguerra la educación y sobre todo la lectura le abrieron nuevos caminos y comenzó a soñar con ser escritor, pero tuvo que trabajar mucho para conseguirlo. En el libro narra sus años de estudio en la facultad de Derecho, las milicias universitarias, sus comienzos como guionista en la editorial Bruguera, sus exámenes libres en la Escuela de Periodismo y su trabajo como periodista primero en El Correo Catalán y después en La Vanguardia, donde llegó a ser redactor jefe. El relato de González Ledesma es apasionante, porque, al tiempo que explica la historia de su vida, no descuida el contexto en el que vivió y su historia se convierte en la crónica de toda una época. En sus páginas aparecen la miseria material y moral del franquismo, la censura, la marginación de los represaliados, estigmatizados por su pasado republicano, la conciencia de clase, el ingenio de los luchadores contra la dictadura, el arribismo, la hipocresía de la sociedad,... González Ledesma habla de sus pasiones, de los que fueron y son sus amigos y también de sus desengaños y de aquellos que le decepcionaron. Como periodista de La Vanguardia, tuvo la oportunidad de conocer de primera mano los principales acontecimientos de los años de la transición y de desencantarse de la política durante el primer gobierno socialista, donde descubrió la calaña de muchos políticos, algunos todavía en activo. Como escritor, sufrió la prohibición de sus primeras novelas, escribió miles de novelas de Oeste bajo el seudónimo de Silver Kane y por fin conoció el éxito de la mano de un personaje desencantado y justiciero a su manera, el inspector Méndez. Historia de mis calles relata una vida de trabajo y esfuerzo y es un libro magnífico, muy bien escrito e interesante de principio a fin. El único consejo que a Francisco González Ledesma le gustaría dejar para la posteridad es que los libros te salvan. Los libros ayudan a soñar, proporcionan conocimientos, amplían la mirada, acompañan,... Historia de mis calles es de esos libros que salvan.


GONZÁLEZ LEDESMA, Francisco, Historia de mis calles, Editorial Planeta, Barcelona, 2006


Reseña del libro:


Página de la Biblioteca La Bòbila de L´Hospitalet de Llobregat dedicada a Francisco González Ledesma:

jueves, 17 de julio de 2008

Cortos muy interesantes

El título de este corto es La M manda. Es un trabajo del equipo de Proyecta Films. Se pueden ver otros cortos igualmente interesantes en http://saladeproyeccion.blogspot.com/, donde también se pueden dejar comentarios. En mi opinión, entre los mejores se encuentran Sirenito, Cuéntaselo todo, Mamás y papás y Los pájaros 2.

miércoles, 16 de julio de 2008

Asuntos propios


Asuntos propios es un programa de radio que se emite de lunes a viernes en RNE, entre las 16 a las 19 horas. Oficialmente el conductor del programa es el periodista Toni Garrido, pero en realidad es un programa con muchas voces y todas ellas interesantes. Entre los colaboradores habituales se encuentra el sueco Tom Kallene, que aporta un fino humor y comentarios muy agudos. También participa Ana Pastor, más conocida por su papel como moderadora en el televisivo 59 Segundos. Los martes el programa cuenta con la colaboración de Vicente Romero, experimentado reportero de TVE, que comenta noticias relacionadas con los derechos humanos y las injusticias sociales. También se conecta habitualmente con los corresponsales de la radio y la televisión públicas en distintos países del mundo, que amplían noticias que a veces no tienen cabida en los informativos. Asuntos propios ofrece también de vez en cuando actuaciones musicales en directo. Es una forma distinta de hacer radio, alejada de los personalismos habituales en otros magazines radiofónicos, mucho más coral. La interacción entre Toni Garrido y Tom Kallene resulta muy interesante y también divertida. Merece la pena escucharles.

Blog del programa, donde cada día se plantea una pregunta a los oyentes:

martes, 15 de julio de 2008

Emisión cumplida



El Plan multianual de Bush sobre el Calentamiento Global

Año 1: Ignorarlo.

Año 2: Negarlo.

Año 3: Esconderse.

Año 4: Confundir.

Año 5: Aplazar

Año 6: Hablar.

"Me tomo este asunto en serio"

Año 7: Mentir

"Me tomo este asunto en serio"

Año 8: Pasárselo al próximo presidente


EMISIÓN CUMPLIDA

La viñeta de Tom Toles en The Washington Post hace referencia a la política de George W. Bush sobre el calentamiento global. Más bien habría que hablar de no-política. EEUU se negó a ratificar el Protocolo de Kyoto y sólo en la última reunión del G-8 se ha comprometido a reducir sus emisiones con la mirada puesta en 2050. Es decir, el cumplimiento de estos compromisos quedará para próximas legislaturas. Mientras tanto, se ha vuelto a perder un tiempo precioso. Las emisiones a la atmósfera han continuado en los mismos niveles. Por eso Tom Toles juega con una de las frases más famosas de Bush en la presidencia: la "misión cumplida", con la que se dio por hecho el triunfo de las tropas estadounidenses en Irak sobre la cubierta del portaaviones Abraham Lincoln, se convierte aquí en "emisión cumplida". El mismo desastre en ambos temas.

Los compromisos finales del gobierno Bush sobre el cambio climático:

Aprendiendo


Este texto de Jorge Luis Borges se titula "Aprendiendo" y describe las enseñanzas que uno va asimilando con el paso del tiempo. Los golpes que se reciben en el camino van configurando el escepticismo con el que se encara la vida. Madurar consiste en ir perdiendo ilusiones, desprenderse de los sueños y aceptar que las cosas no serán nunca como uno espera o cree.


APRENDIENDO

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistadas falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar... cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

lunes, 14 de julio de 2008

Las fronteras se cruzan de noche


Xaquín López es reportero de TVE y un enamorado de África. En uno de sus viajes de trabajo al continente africano le surgió la oportunidad de conocer de cerca el tráfico de niños esclavos en el Golfo de Guinea. En Las fronteras se cruzan de noche recoge lo que descubrió en dos viajes conpunto de origen en Benín, uno de los países más pobres del mundo. Xaquín López consiguió contactar con dos traficantes de esclavos y les acompañó en todo el proceso: desde la compra de los niños en sus poblados de origen hasta su entrega a los capataces en los lugares donde iban a ser explotados. Las rutas de la esclavitud en el Golfo de Guinea se dirigen hacia los países más prósperos de la zona: Nigeria y Costa de Marfil. La mayor parte del libro relata un viaje en autobús desde Benín a Costa de Marfil. Los traficantes de esclavos han perfeccionado la manera de entregar sus "mercancías" para evitar ser detenidos y utilizan el transporte de viajeros para despistar a las fuerzas del orden, aunque en parte del trayecto cuentan con la colaboración de policías corruptos que les facilitan el viaje. En Las fronteras se cruzan de noche, Xaquín López refleja con maestría la realidad de muchos países africanos: la pobreza y la falta de educación, el machismo y el sometimiento de las mujeres, la escasez de oportunidades para labrarse un futuro mejor, la explotación de los niños, el poder del dinero, la corrupción, la utilización de los trámites burocráticos como método de enriquecimiento, los omnipresentes controles policiales en las carreteras,..., pero también la generosidad y la hospitalidad de los africanos, su capacidad para seguir adelante con tan menguados recursos y la belleza natural del territorio. Al mismo tiempo, el relato se completa con datos históricos sobre los países que el reportero atravesó en su viaje (Benín, Togo, Ghana, Costa de Marfil y Nigeria). Las fronteras se cruzan de noche recuerda en cierto modo a los libros de Javier Reverte y Ryszard Kapuscinski. El autor mezcla su peripecia personal con información sobre los territorios que recorre y, al mismo tiempo, denuncia una dura realidad y no puede dejar de sentirse culpable por no poder hacer nada para cambiar el triste destino de los niños convertidos en esclavos. A pesar de las campañas internacionales contra el trabajo infantil y la esclavitud, cada año miles de niños son vendidos por sus padres y llevados a trabajar a las plantaciones de cacao de Costa de Marfil o las canteras de Nigeria. La mayor parte del cacao que se consume en el mundo proviene de plantaciones en las que se utiliza mano de obra infantil esclava, pero ¿qué más da? Preferimos no saber, mirar hacia otro lado u olvidarnos rápidamente para alejar de nosotros la mala conciencia. Por eso, de vez en cuando hay que leer libros como éste para comprender las razones que llevan a arriesgar la vida en precarias embarcaciones a través del océano en busca de una vida mejor.


LÓPEZ, Xaquín, Las fronteras se cruzan de noche, Foca Editorial, Madrid, 2008.

Entevista a Xaquín López:


Fotografías del autor en los viajes que dieron lugar al libro:

domingo, 13 de julio de 2008

La guerra de Vietnam



Christian G. Appy es profesor de la Universidad de Massachussets. En 2003 publicó en EEUU La guera de Vietnam. Una historia oral, un magnífico libro que combina los principales hechos de la guerra con los recuerdos sobre el conflicto de diversas personas de ambos bandos. A lo largo de cinco años Appy realizó 350 entrevistas a personas que de una forma u otra se vieron implicadas en la guerra de Vietnam. Habló con diplomáticos, mandos militares, agentes de los servicios de inteligencia, personal sanitario, periodistas, soldados que combatieron en ambos bandos, activistas contra la guerra, políticos, asesores que elaboraron informes sobre la guerra,... Algunas de las personas que entrevistó jugaron un papel decisivo desde los puestos de responsabilidad que ocuparon durante la guerra, pero la mayoría de los que compartieron sus recuerdos fueron gente desconocida. Todos ellos contribuyen a formar un completo mosaico sobre lo que supuso la guerra de Vietnam para toda una generación. Además, sus relatos están contextualizados de forma brillante por las introducciones históricas que acompañan cada capítulo. El libro revela la voluntad inicial del gobierno de EEUU de apoyar la independencia de Vietnam tras la Segunda Guerra Mundial y el cambio de planes cuando el comienzo de la Guerra Fría les llevó a respaldar a Francia, la potencia colonial, por temor a que un hipotético Vietnam independiente se alinease con China y la URSS. El relato permite seguir la creciente implicación de EEUU en Vietnam y la política que siguieron los distintos presidentes del país respecto a la guera (desde Eisenhower a Nixon), aunque el libro se centra especialmente en los gobiernos de Johnson y Nixon. Una de las partes más interesantes del libro se refiere al movimiento contra la guerra, que en muchas ocasiones se mezcló con la lucha por los derechos civiles, y que polarizó la sociedad estadounidense de finales de los años 60 y principios de los 70. Otro de los puntos más llamativos relaciona los orígenes del caso Watergate, que acabó con la presidencia de Richard Nixon, con la guerra de Vietnam. Los actos ilegales que ordenó Nixon tuvieron que ver con su obsesión por acallar a quienes se oponían a su política de continuar la guerra. La guerra de Vietnam. Una hitoria oral incluye muchas historias interesantes, como la organización del Vietcong en la selva, el impacto de la masacre de My Lai, la opinión de agentes de inteligencia y militares, las vicisitudes de los veteranos de la guerra, el asunto de los llamados Papeles del Pentágono, etc... Es un libro muy documentado, que ofrece al mismo tiempo la perspectiva de los protagonistas, lo que lo hace aún más valioso e interesante. El único pero que se le puede poner es la falta de un apartado bibliográfico que incluyese las obras utilizadas por el autor para documentarse. Por lo demás, La guera de Vietnam. Una historia oral es un libro muy recomendable porque reúne todas las características de un buen libro de historia: enseña, ayuda a entender y da voz a los protagonistas.


APPY, Christian G., La guerra de Vietnam. Una historia oral, Editorial Crítica, Barcelona, 2008

Sinopsis:

viernes, 11 de julio de 2008

Contra la jornada de 65 horas semanales


Desde diversas páginas web se ha iniciado una campaña de recogida de firmas contra la pretensión de la Unión Europea de ampliar la jornada semanal de trabajo hasta 65 horas. Una de las iniciativas ha partido de las juventudes de la UGT en Cataluña y se denomina "Hazte el sueco". Hacerse el sueco tiene un doble significado en este caso: por una parte, significa ignorar lo que no conviene y por otro lado, implica conseguir los mismos derechos de los que disfrutan los suecos en temas sociales, de igualdad, de educación y de conciliación de la vida familiar con la vida laboral. En la página web de Hazte el sueco hay un apartado para enviar un correo electrónico a todos los eurodiputados españoles contra las 65 horas. Algunos incluso responden.

Otras páginas contra las 65 horas:


Otra tragedia en el Estrecho


Ayer fueron rescatados los 33 supervivientes de una patera que se dirigía al continente europeo. En el camino se quedaron 14 personas, entre ellas nueve niños entre uno y cuatro años. Sólo un niño logró sobrevivir al peligroso viaje hacia la prosperidad. Son escenas repetidas cada poco tiempo que dan idea de la desesperación que se vive en África y del riesgo que se asume con la esperanza de conseguir una vida mejor. Nadie arriesga su vida ni la de sus hijos de esa manera si no espera encontrar algo mejor de lo que tiene. Y nadie tiene derecho a negar a otros la posibilidad de mejorar su vida.

El último rescate en el Estrecho:



jueves, 10 de julio de 2008

Sobre el G-8


¿Alguien esperaba algo distinto de la cumbre del G-8? Año tras año se repiten las mismas imágenes: lo de plantar arbolitos, los opíparos banquetes y los discursos llenos de promesas vacías son ya una tradición de estas reuniones. Sobre la última reunión en Toyako, Japón, Maruja Torres escribe hoy en el diario El País. Su columna se titula "Antipáticos", aunque también valdría desvergonzados, caraduras, hipócritas o"tramposos".


ANTIPÁTICOS

MARUJA TORRES

¿Para qué se siguen reuniendo los gobernantes de los países más ricos del mundo? Tal vez algún ingenuo crea que pamemas tan costosas para los contribuyentes como la que se ha escenificado estos días dan algún resultado práctico. Son meras tretas destinadas a que los poderosos sientan que son, es decir, teatralidades más propias de cantamañanas que de ejecutivos serios. En el futuro, cuando se retiren a su consejo de administración o cualquier otro chollo o prebenda, recordarán estas tertulias con nostálgico e inane afecto.

El G-8 debería llamarse el Grupo de los Antipáticos. Son pocos -son ricos-, son excluyentes, no se enteran de lo que pasa a su alrededor, lo cual no les impide, por supuesto, pisotear; nunca deciden nada eficaz, viven en una burbuja de irrealidad y están ahí de prestado. Ayer le tocó a Blair, hoy a Gordon Brown. Ayer le tocó a un Bush, hoy a otro. ¿De verdad creen que sienten algún interés ni siquiera por los desaguisados que provocan? Casi me dio pena la pobre Angela Merkel, en medio de semejante panda, intentando infundir sentido práctico.

Pero comieron de coña. En plena escasez de recursos alimenticios, y entre zozobras medioambientales, los huéspedes del Gobierno japonés fueron agasajados con exquisitos piscolabis y una cena de ocho platos. Lo cuenta muy bien Andrew Grice, en The Independent. Maíz relleno de caviar -espero que fuera de Riofrío: los esturiones no dan mucho más de sí-, el exquisito congrio rojo... Lo más interesante, a nivel simbólico, fue la ingesta de erizos. De esos apreciados bichos marinos nos comemos las gónadas, o partes pudendas: lo cual, como diría Clinton, no es adulterio. Además, los erizos poseen algo en común con los poderosos: el ano a la altura de la boca. O viceversa.

Me pareció verles en una foto, plantando un árbol. Para hacer la digestión, sería.


Seguimiento de la última reunión del G-8 en Japón:


Críticas de los países emergentes al G-8:


Comentario de Lluís Bassets sobre la inutilidad de las cumbres:

miércoles, 9 de julio de 2008

La chispa adecuada

Ésta es una de las canciones más conocidas de Héroes del Silencio. Se incluyó en su disco Avalancha, editado en 1995. Más tarde, en el disco Rarezas apareció una versión más amplia, en la que se añaden algunos párrafos a la letra de la canción. Existen varias interpretaciones sobre su significado. Algunos la señalan como una desmitificación del amor, aunque lo que resulta más evidente es que habla de una relación amorosa que terminó mal y de las secuelas que dejó en quien resultó engañado. Las palabras se convirtieron en avispas, que al ser pronunciadas provocaron un dolor infinito. El pasado se guarda en un ataúd, como todo lo que está muerto. Las imágenes del pasado son la dolorosa evidencia de que es otra persona quien disfruta ahora de lo que un día se creyó tener. Los recuerdos se confunden con la vana esperanza de que tal vez algún día el ser amado regrese, fantasías que alimentan la absoluta desolación de quien todo lo ha perdido ("poco es tanto cuando poco necesitas"). El narrador trata de convencerse a sí mismo de que es fácil olvidar, que resulta sencillo quemar todos los recuerdos si se encuentra la forma de hacerlo, si se da con la chispa adecuada. Sin embargo, no es cierto. No es posible olvidar, ni tampoco hay siempre una chispa adecuada que prenda la llama y haga arder lo que se desea quemar. Como los materiales textiles o los de construcción, existen también personas ignífugas, capaces de permanecer impasibles ante el fuego que consume a los demás y de no quemarse con el fuego que provocaron. Con esas personas es inútil buscar la chispa adecuada.

El vídeo es del concierto de la gira de despedida de Héroes del Silencio en el estadio de la Romareda en Zaragoza en octubre de 2007. La canción empieza en el minuto 1´10.

LA CHISPA ADECUADA

Las palabras fueron avispas

y las calles como dunas

cuando aún te espero llegar

de un momento a otro

En un ataúd guardo tu tacto y una corona

con tu pelo enmarañado

queriendo encontrar un arco iris infinito

Mis manos que aún son de hueso

y tu vientre sabe a pan

la catedral que es tu cuerpo

lo será del enemigo

eras verano y mil tormentas

y yo el león que sonríe a las paredes

que he vuelto a pintar del mismo color

No sé distinguir entre besos y raíces

No sé distinguir lo complicado de lo simple

y ahora estás en mi lista de promesas a olvidar

todo arde si le aplicas la chispa adecuada

Escribe con carbón en mi pensamiento,

que cruzamos océanos de tiempo

dibujando los garabatos de mis fantasías

poco es tanto cuando poco necesitas

El fuego que era a veces propio

la ceniza siempre ajena

blanca esperma resbalando por la espina dorsal

ya somos más viejos y sinceros y ¿qué más da?

si miramos la "laguna"como llaman a la eternidad de la ausencia

No sé distinguir entre besos y raíces

No sé distinguir lo complicado de lo simple

Y ahora estás en mi lista de promesas a olvidar

Todo arde si le aplicas la chispa adecuada.

domingo, 6 de julio de 2008

A cien millas de Manhattan


Guillermo Fesser es conocido por su faceta de periodista y por ser integrante del dúo Gomaespuma. En compañía de Juan Luis Cano, trabajó durante veinticinco años en distintas emisoras de radio combinando el relato de la actualidad con historias humorísticas con un sello propio. En 2002 decidió tomarse un año sabático para escribir el guión de una película y se trasladó a EEUU con su mujer Sarah y sus tres hijos. La familia se instaló en Rhinebeck, el pueblo de su mujer, una localidad de 7.000 habitantes en el estado de Nueva York, a cien millas de Manhattan. Allí Fesser se sumergió en el modo de vida americano y decidió relatar las interesantes experiencias que vivió en un libro que recoge un año de su vida. A través del relato de Guillermo Fesser se pueden descubrir distintas facetas del american way of life: su marcado sentido práctico, la fascinación por la naturaleza, la fuerza de las tradiciones, el espíritu innovador, el implacable progreso industrial, los grandes contrastes entre ricos y pobres, la obsesión por la corrección política,... Fesser tuvo la oportunidad de conocer a personajes muy interesantes, que le acompañaron y le mostraron parcelas de la vida y la historia de EEUU desconocidas por el gran público. Le contaron, por ejemplo, el funcionamiento con vapor del sistema de calefacción de Nueva York o la red de ayuda a los esclavos negros que escapaban del Sur hacia los estados del Norte, el llamado "tren de la libertad". Fesser tuvo la oportunidad de comer carne de búfalo en Texas, pescar salmones en Alaska, elaborar sirope de arce, preparar calabazas para Halloween, navegar por el cauce helado del río Hudson y de vivir un año intenso en experiencias. En ello tuvo mucho que ver el hecho de que su familia americana gozase de una posición privilegiada y con múltiples contactos, lo que hizo su estancia mucho más fácil. Leyendo el libro no se puede dejar de envidiar la experiencia de Guillermo Fesser. A cien millas de Manhattan es un libro muy ameno, que se lee con facilidad y que al mismo tiempo permite conocer mejor diversos aspectos de EEUU, un país mucho más diverso y abierto que la imagen que sus políticos transmiten de él.


FESSER, Guillermo, A cien millas de Manhattan, Editorial Aguilar, Madrid, 2008.

El viaje a la felicidad


El viaje a la felicidad no es un libro de autoayuda ni ofrece fórmulas mágicas para conseguir la felicidad. El libro de Eduardo Punset es un compendio de los últimos descubrimientos científicos acerca de la felicidad. En la línea de otros de sus libros, Eduardo Punset se entrevista con investigadores de diversos campos para ponerse al día sobre la ciencia ha podido comprobar hasta el mometo sobre lo que se conoce como felicidad. Eduardo Punset define la felicidad como la ausencia de miedo y parte de la idea de que la búsqueda de la felicidad es un hecho relativamente reciente, que se relaciona con el incremento de la esperanza de vida en el último siglo. Cuando la esperanza media de vida de los seres humanos se situaba en torno a los 30 años, el objetivo fundamental era la reproducción, la perpetuación de la especie por medio de la descendencia. La felicidad se dejaba para después de la muerte y en ese aplazamiento jugaban un papel importante las religiones. Al aumentar la esperanza de vida como resultado de los avances médicos y tecnológicos, nos encontramos con una cantidad de años adicionales (unos 40 años) para desarrollar nuestras inquietudes y es entonces cuando la felicidad se convierte en un tema central en la vida de las personas. Del mismo modo, la falta de felicidad deviene uno de los principales problemas de las sociedades contemporáneas. En el libro se afirma que la depresión es la principal causa de incapacidad en el mundo. En muchos casos la depresión tiene que ver con la dificultad de adecuar las expectativas del individuo a la realidad. El cerebro se fabrica modelos ideales que rara vez se adaptan a la realidad y que llevan inexorablemente a la insatisfacción. Para sobrevivir, para adaptarse mejor al medio, nuestro cerebro "inventa", rellena huecos para asimilar mejor el entorno, de manera que no ve lo que hay, sino lo que quiere ver o lo que le han enseñado a ver, con lo que se complica la comprensión de la realidad y genera motivos de insatisfacción cuando se comprueba la distancia existente entre lo que se esperaba y lo que hay en realidad. En la mayor parte de los seres vivos la felicidad tiene que ver con la satisfacción de las necesidades básicas: la comida y el sexo. Sin embargo, la complejidad de los seres humanos y el hecho de que seamos seres racionales aumentan las necesidades. Pero resulta sorprendente en muchos aspectos la cantidad de coincidencias que compartimos con el mundo animal. Por ejemplo, la parte de nuestro cerebro que regula los mecanismos del placer y las emociones es la parte más primitiva, el llamado cerebro reptiliano. Como los animales, la mayor felicidad no la proporciona la consecución de un objetivo, sino el proceso que lleva hasta lograrlo. Asimismo, al igual que nuestra estatura está regulada por los genes, aproximadamente el 50% de nuestras posibilidades de ser felices está marcado en nuestro código genético. La carga genética con la que nacemos determina nuestras posibilidades de ser felices. El resto depende de una conjunción de factores diversos, como el reconocimiento de los demás, la posibilidad de compartir las propias inquietudes con otros, el establecimiento de compromisos, es decir, de una serie de actitudes con uno mismo y con los demás y un conjunto de valores que permitan a las personas llevar una vida digna y apacible, encontrar motivos para emocionarse y tener las fuerzas necesarias para embarcarse en la búsqueda de lo que se cree que proporcionará bienestar y la capacidad de conseguir mantener el interés más allá del efímero momento del placer. Todos esos ingredientes entrarían en una hipotética fórmula de la felicidad. Eduardo Punset señala otras evidencias descubiertas por los científicos que ayudan a comprender mejor cómo somos y por qué nos comportamos como lo hacemos. Trata, por ejemplo, algunos factores externos que proporcionan placer inmediato, como el sexo, las drogas, el alcohol o la música. Alguno de éstos, como las drogas o el alcohol, crean adicción y llevan a las personas a perder el control sobre sí mismos, con lo que a la larga su consumo conduce a la insatisfacción. El viaje a la felicidad de Eduardo Punset contiene ideas muy sugerentes para entender mejor lo poco que hemos evolucionado en muchos aspectos respecto a seres vivos mucho más simples, los nuevos retos que plantea una vida larga y la enorme complejidad de la existencia.

PUNSET, Eduardo, El viaje a la felicidad. Las nuevas claves científicas, Editorial Destino. Barcelona, 2007

viernes, 4 de julio de 2008

Filantropía


Juan José Millás hace un buen repaso a la multitud de eufemismos que pueblan el lenguaje de los políticos para ocultar realidades bajo una capa de palabras asépticas. Los políticos perfeccionan cada día su habilidad para inventar nuevas expresiones vacías, evitar llamar a las cosas por su nombre y tergiversar la realidad en su propio beneficio.


FILANTROPÍA
JUAN JOSÉ MILLÁS

La subida de la luz no es para que las compañía eléctricas ganen más, sino para ayudarnos a consumir menos. La flexiseguridad, como el ornitorrinco, constituye una aportación a la biodiversidad. La jornada de 60 horas mejorará los derechos sociales en Europa. Los atascos son angosturas puntuales. Los accidentes, incidentes. La gripe asiática, diarrea estival. No sabemos qué nombre dar aún al miedo a la Iglesia, al pánico a modificar la ley del aborto, al terror a enfrentar de una vez por todas el asunto de la eutanasia, pero ya se nos irá ocurriendo, por recursos lingüísticos que no sea. Si hemos sido capaces de llamar daños colaterales a las víctimas civiles, cine de adultos al pornográfico, hombre de color al negro, establecimiento penitenciario a la cárcel, intervención militar a la guerra, solución final al crimen, niveles a los precios, métodos de persuasión a la tortura, privación sensorial a la asfixia inducida, productor al obrero, colaborador al asalariado, becario al esclavo, limpieza étnica al genocidio, campaña aérea al bombardeo, financiación al préstamo, moderación salarial a lo que usted ya sabe, y así de forma sucesiva, si hemos sido tan ingeniosos, tan rápidos en la respuesta, tan eficaces en el uso de la palabra, tenemos que encontrar el modo de convencernos de que la Ley del Retorno es filantrópica. A mí prácticamente me han vendido la burra esta semana. A ver cómo se la venden a un inocente equis cuando lleve un año encerrado en una celda. ¿Cómo explicarle que está allí por su bien, por su seguridad (quizá por su flexiseguridad)? ¿Cómo convencerle de que, de no haberlo encerrado, quizá lo hubiéramos matado, que era lo que nos pedía el cuerpo? Pero somos europeos, muchacho, dictamos leyes capaces de contenernos, de ponernos límites, y tú, enhorabuena, eres uno de sus primeros beneficiados.


La viñeta la he encontrado en esta página de un nuevo dibujante llamado Uneo (pseudónimo de David Hernando):

jueves, 3 de julio de 2008

Arrugas


Arrugas es una novela gráfica sobre la vejez y las enfermedades degenerativas, como el Alzheimer y la demencia senil. El dibujante Paco Roca relata la historia de Emilio, el padre de uno de sus amigos, que un día fue ingresado en una residencia de ancianos porque padecía de Alzheimer y sus familiares ya no sabían cómo atenderle. La novela retrata con fidelidad la vida en las residencias de ancianos y las características de la enfermedad de Alzheimer y la forma en que poco a poco va minando las capacidades de las personas que la padecen. Paco Roca cuenta con gran delicadeza historias de ancianos que ha conocido, en las que aparecen los mismos rasgos que en otras edades de la vida: la mezquindad, el sacrificip por los seres queridos, el sentido del humor, la perspicacia, la huida de la realidad, el egoísmo, el compañerismo, los errores de juicio al valorar a los demás, ...Uno delos pasajes más bellos del libro es éste:


Arrugas recibió el premio a la mejor obra en el pasado Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

ROCA, Paco, Arrugas, Editorial Astiberri, Bilbao, 2007

miércoles, 2 de julio de 2008

Aunque intenten esconderla, ahí está


A pesar de todos los eufemismos que ha empleado el gobierno para evitar utilizar la palabra "crisis", está aquí. Después de la euforia desbordada que ha ocultado por unos días la realidad económica, los datos evidencian la situación real: inflación, paro, recesión,...


La realidad económica:


La crisis llega también a quienes lanzaron ofertas relacionadas con el improbable triunfo de la selección:

martes, 1 de julio de 2008

Los "patriotas"


Forges retrata hoy a dos representantes de la fauna que ha considerado el triunfo de la selección española de fútbol como una afirmación de su "españolidad". Como se ve, son cultos, respetuosos con su entorno, limpios y orgullosos de un pasado "glorioso".