domingo, 28 de septiembre de 2008

Tropic thunder. Una guerra muy perra


El cómico Ben Stiller dirige y protagoniza una ácida película que se ríe del star system de Hollywood y de las películas bélicas. Junto a él aparecen un grupo de grandes actores capaces de reírse de sí mismos y del papel que habitualmente se les ha asignado en la industria del cine en EEUU. La historia es la siguiente: un gran estudio produce la película de guerra más cara de la historia con un guión basado en las experiencias de un veterano de la guerra de Vietnam (Nick Nolte). El director es un novato británico procedente del teatro, que se ve en problemas a la hora de lidiar con las estrellas de la película: un actor intenso, de método (Robert Downey Jr), un actor cómico politoxicómano (Jack Black), una megaestrella del hip hop que genera ingresos millonarios en publicidad (Brandon T. Jackson), un joven actor desconocido (Jay Baruchel) y un actor encasillado en películas de acción que atraviesa horas bajas en su carrera tras intentar convertirse en un actor de los considerados "serios" (Ben Stiller). El rodaje se complica y el director decide cambiar de planes para conseguir meter en vereda a sus estrellas, con la ayuda del responsable de efectos especiales de la película. Los amantes del cine descubrirán un montón de parodias de situaciones de películas de guerra, al tiempo que se arremete con ingenio contra todas las instancias de la industria del cine: los productores avariciosos y sin escrúpulos (representados por un sorprendente Tom Cruise), los reprensentantes de las estrellas y su séquito de asistentes, los programas de cotilleos que despedazan a sus "presas", el sistema de cuotas raciales en las películas y, especialmente, los tópicos sobre los actores, es decir, las invisibles líneas que delimitan lo que cada uno está capacitado para hacer y aquello para lo que nunca pensarán en ellos. Ben Stiller aborda con humor otros temas, como la soledad de las estrellas, la imagen pública de los actores, en ocasiones muy alejada de su verdadera personalidad, sus inseguridades y su eterna búsqueda del aplauso del público. Y todo ello lo hace de forma divertida, con lo que Tropic Thunder es mucho más que una película de humor. Es una película muy inteligente, en la que un grupo de grandes actores se ríen de sí mismos al mismo tiempo que se ríen de la industria que les ha convertido en lo que son. Lo que podría pasar como una simple comedia es una aguda carga de profundidad contra la fábrica de sueños de Hollywood, un memorable ajuste de cuentas de principio a fin.

Sinopsis y críticas:



No hay comentarios: