lunes, 8 de septiembre de 2008

WALL-E


La última película de los estudios Pixar recrea la Tierra dentro de 700 años. El planeta se ha convertido en un inmenso vertedero, hasta el punto de que los humanos han tenido que abandonarlo. En la Tierra sólo queda un robot de limpieza llamado WALL-E (Waste Allocation Load Lifter-Earth Class). WALL-E se dedica a apilar residuos y colecciona objetos que llaman su atención. WALL-E tiene una cucaracha como mascota y le encantan las viejas películas musicales: cada día mira una vieja cinta de vídeo de la película Hello Dolly, en la que suenan las canciones Put on your sunday clothes y It only takes a moment. Un día su rutina da un vuelco absoluto cuando a su mundo llega EVE, un robot encargado de detectar signos de vida en la Tierra. Este encuentro llevará a WALL-E a viajar muy lejos de su hogar y transformará para siempre su existencia y la del planeta. El robot WALL- E recuerda al entrañable E.T. y en la película hay varios homenajes a películas de ciencia ficción, como 2001, una odisea del espacio. Pero lo que no deja de sorprender es la maestría de los animadores de Pixar para dar vida y expresión a sus personajes y recrear mundos con tanta verosimilitud. Personalmente, me gustó mucho más Ratatouille, pero WALL-E sorprende igualmente en el aspecto técnico y, como en todas las películas de la factoría Disney, la película tiene un mensaje bienintencionado relacionado con la ecología, el reciclaje y los peligros de la vida sedentaria.

Como es costumbre de los estudios Pixar, antes de la proyección de sus películas en los cines se incluye un divertido corto. En esta ocasión el corto tiene el título de Presto y sus protagonistas son un hambriento conejito y un mago presuntuoso. Podéis verlo aquí:




Página oficial de WALL-E:

http://www.disney.es/FilmesDisney/Wall-E/

Sinopsis y opiniones:

http://www.filmaffinity.com/es/film744679.html

2 comentarios:

Mal bicho dijo...

La pelicula tiene buena pinta.
Desde luego ya era hora de que las grandes compañías se involucraran un poco en la concienciación de los niños.
Al fin y al cabo, serán ellos los que lo disfruten o lo sufran.

Paqui Pérez Fons dijo...

En este caso, como en el de Ratatouille, la película no es tanto para niños como para un público más adulto. Parece que la animación sea sólo para niños, pero a mí me parece simplemente otro lenguaje visual. Y los mensajes de reciclaje, ecología y los peligros de la vida sedentaria también valen para los mayores, aunque la película se puede ver sólo como un divertimento, sin entrar en otras consideraciones. Y los títulos de crédito del final son muy inteligentes.

Gracias por tu visita y tu comentario.