miércoles, 22 de octubre de 2008

Camino


En su tercera película como director, Javier Fesser ha cambiado completamente de registro para narrar una historia inspirada en los últimos meses de vida de una niña que se encuentra en proceso de beatificación a sugenrecia del Opus Dei. Fesser parte de la historia de Alexia Fernández-Barros, una niña que murió de cáncer tras varios meses de agonía y a la que se atribuyen características especiales. La protagonista de la película se llama Camino, un nombre nada inocente, pues coincide con el nombre del libro de José Mª Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. La madre de Camino es una ferviente seguidora de la Obra y su hermana ha ingresado en una casa del grupo para convertirse en supernumeraria. Camino se siente muy unida a su padre y le gustan las mismas cosas que a las chicas de su edad: la música, el teatro, los chicos, ... Pero en su vida la religión tiene un papel determinante y las creencias de la gente que la rodea condicionan su día a día y acabarán convirtiendo su enfermedad y su agonía en un asunto público. Su fe inocente y primitiva se mezclará con la opresiva presencia de otra forma de religiosidad representada por los miembros del Opus Dei. En la película aparecen muchos de los aspectos más característicos del Opus Dei, como la renuncia a todo lo que pueda distraer la atención de los creyentes, como la música, la familia o los amigos, la idea de que existe algo pecaminoso de entrada en las relaciones con personas de distinto sexo y que hay que establecer barreras físicas para evitar el contacto y la "tentación", el desaforado amor por el dinero, la organización de actividades aparentemente inocentes donde se aprovecha para hacer proselitismo, el intento de instrumentalizar la fe,... En realidad la historia de la niña sirve como telón de fondo al tema fundamental de la película, que es cómo la fe puede acabar convirtiéndose en una prisión para el creyente y cómo quienes se hacen depositarios de las esencias de una determinada creencia pueden acabar utilizándola para controlar hasta los más mínimos detalles de la vida de sus seguidores. Camino es un ataque demoledor a quienes, por voluntad propia o por ignorancia, se toman demasiado en serio sus creencias. Algunas de las frases que pronuncian los personajes en la película provocarán la hilaridad de los espectadores, pero inmediatamente después se darán cuenta de que aquello de lo que se han reído es más común de lo que parece. La película merece la pena no sólo por su buena factura, sino también por el notable trabajo de sus intérpretes, entre los que destacan especialmente la niña Nerea Camacho y Carme Elías, que interpreta a la madre de Camino.

Sinopsis de la película:


Crítica de Carlos Boyero en El País:


Entrevista con Javier Fesser:

4 comentarios:

EtNeCiV dijo...

La veré; por el cartel al principio pensé que era una más de exorcismos y fantasmas pero la crítica me sorprendió, la verdad que tengo ganas de verla.

Gracias por tu opinión, ya te contaré.

Paqui Pérez Fons dijo...

Creo que te gustará. Te dejo un enlace sobre la polémica entre Javier Fesser, la familia de la niña en quien se inspira la historia y el Opus Dei:

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Fesser/Opus/Dei/ha/utilizado/fines/calvario/nina/elpepucul/20081023elpepucul_5/Tes

Ya me dirás qué te parece. Saludos.

Anónimo dijo...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película... y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

Paqui Pérez Fons dijo...

Yo no vi sangre por ningún lado, pero sí una historia tenebrosa. A mí me gustó y no se me hizo larga en absoluto. Cada uno es libre de opinar lo que quiera. Yo prefiero ir al cine y nunca me voy antes de que termine una película, me guste o no. Tampoco todos los críticos cinematográficos han opinado lo mismo sobre la película. Y en mi opinión hay mejores maneras de gastarse el dinero que te ahorres del cine que en unas "buenas copas". En cualquier caso, gracias por tu opinión.