lunes, 20 de octubre de 2008

La angustiosa valentía de Saviano


La semana pasada se hizo pública la amenaza directa de la Camorra napolitana a Roberto Saviano, autor de Gomorra, una valiente denuncia del poder opresivo de la mafia en la región de la Campania. Según las revelaciones de uno de los arrepentidos del clan de los Casalesi, los camorristas han decidido asesinarle antes de que acabe el año. Saviano se sabe condenado desde que publicó su libro, pero es ahora cuando se siente más acorralado, cuando el paso del tiempo le recuerda que está atrapado y que nada cambia a su alrededor. Las amenazas a Roberto Saviano han desencadenado una campaña internacional de apoyo, que tal vez pueda reconfortarle de algún modo, pero que en absoluto resuelve su problema ni el de todos los que viven oprimidos por el miedo o por la dependencia de la Camorra. Mientras de todo el mundo llegan mensajes de apoyo a Saviano, ayer el Papa optó por guardar silencio en su visita a Pompeya, junto a Nápoles. El portavoz del Vaticano ha dicho como justificación que "no es costumbre del Papa meterse en política". Curiosa respuesta, cuando hay múltiples ejemplos contemporáneos y pasados de lo contrario. Además, ¿desde cuándo denunciar delincuentes y ser amenazado por ello se considera "política"? Cada uno es dueño de sus palabras y de sus actos.

Página web para solidarizarse con Roberto Saviano:


El silencio del Papa:


Más información:


No hay comentarios: