jueves, 2 de octubre de 2008

La traca final

CLIMA POLÍTICO
BUSH: ¿Crees que nuestras actuaciones han contribuido a esto?
CHENEY: ¿A qué?

En la viñeta de Tom Toles para The Washington Post, el presidente Bush se pregunta sobre la responsabilidad de su administración en el negro panorama político del país. El vicepresidente Cheney aparece como siempre, en su papel de echar balones fuera y no darse por aludido. En las encuestas de opinión George W. Bush bate récords de desprobación por parte de los ciudadanos. Tampoco salen mejor parados los miembros del Senado y la Cámara de Representantes. Los acontecimientos de los últimos días, con la Casa Blanca tratando de rescatar el sistema financiero de la quiebra con medidas intervencionistas mientras hace un año no se tomó ninguna decisión para ayudar a quienes estaban perdiendo sus casas, no contribuyen en absoluto a mejorar la imagen de los políticos. La opinión pública de EEUU, a la que muchas veces desde Europa se desprecia y se califica de ignorante, demuestra gran sabiduría al no confiar en sus políticos y tienen bastante claro que ellos no les representan. Los intereses que defienden los políticos son muy distintos de las necesidades reales de los ciudadanos. Durante el mandato de Bush y Cheney las cosas no han cambiado en este sentido, sino que han empeorado. Y lo más grave es que las consecuencias de las decisiones políticas del tándem Bush- Cheney se extienden por todo el mundo.

2 comentarios:

EtNeCiV dijo...

¿Se habrá llegado a plantear Bush una pregunta de ese tipo sobre las consecuencias de sus muchas acciones?

Quiero pensar que sí, aunque no ha demostrado mucha capacidad de rectificación, todo lo contrario, empecinado en ser la voz de las libertades y la democracia cuando su Administración ha llevado a cabo abusos sin precedentes en nombre de la lucha contra el terrorismo.

Si tuvieran los pies en la tierra quizá hubieran previsto el desplome hipotecario y toda esta crisis antes de que se le tenga que poner remedio con las contribuciones de todos.

Paqui Pérez Fons dijo...

Yo no creo que se lo haya preguntado. Pienso que cree que ha actuado correctamente, con ese sentido mesiánico que tiene de su misión con respecto a la lucha entre el bien y el mal.

Respecto a la economía, poco podían prever, cuando el sistema financiero de EEUU permitía esas alegrías inversoras. Lo grave es que lo que hicieron los bancos y sociedades financieras era perfectamente legal y en una economía de " libre mercado", con la mínima intervención estatal que defiende el Partido Republicano, el gobierno tenía poco margen de maniobra. Parte de la culpa se puede atribuir a la Reserva Federal de EEUU, que mantuvo bajos los tipos de interés de préstamo del dinero, lo cual incentivó el préstamo y la inversión, pero es algo habitual en épocas de bonanza económica. Lo escandaloso de todo este asunto es que las malas inversiones de los bancos tengan que ser subsanadas con el dinero de los contribuyentes, cuando, siguiendo la lógica de no intervención, no se hizo nada para ayudar a los que no podían hacer frente a sus hipotecas. El libre mercado deja de ser libre cuando lo que está en juego es el dinero de los poderosos. Hace unos días vi una viñeta muy buena que comparaba a Bush con Herbert Hoover, el presidente del crack de 1929 y la Gran Depresión. Pocos le recuerdan por algo más que su equivocada política de no intervención en la economía. Veremos cómo pasa Bush a la historia dentro de unos años.

Saludos.