martes, 25 de noviembre de 2008

Ateos en acción


- !Ciego idiota! !Rata despreciable!!Pervertido!!Rojo! !Blasfemo! !Inmoral asqueroso y escoria de la sociedad!

- !Eh! !Un poco de respeto con eso!

La religión se encuentra presente en nuestras vidas de múltiples formas (calendario festivo, actos oficiales, impuestos, legislación, símbolos religiosos en espacios públicos, ...), de manera que a los no creyentes nos resulta muy difícil mantenernos al margen de una influencia no deseada. Ante esta ocupación de un terreno que debería ser neutral, los ateos han empezado a organizarse, reclamando también el respeto a sus no creencias. Ayer se publicó en el diario El País un interesante informe sobre el tema, que aborda también aspectos como el descenso en el número de creyentes y practicantes de las diversas confesiones religiosas, un hecho relacionado con la adquisición de un mayor nivel educativo. Como complemento a la información, se añadían también una serie de principios morales básicos que pueden compartir tanto los creyentes como los no creyentes. Estos principios morales fueron recopilados por el biólogo Richard Dawkins. El diario los califica erróneamente como "mandamientos laicos". El hecho de denominarlos "mandamientos" ya presupone que existe un ente superior que ordena su cumplimiento y la palabra tiene evidentes connotaciones religiosas. Es sólo una muestra más de cómo la religión impregna parte de nuestra vida. En cualquier caso, los principios recogidos por Richard Dawkins demuestran que no hace falta creer en dioses o en mitos para establecer unas pautas de comportamiento respetuosas con los demás. Son éstos:


- No hagas a otros lo que no quieras que te hagan.

- No pases por alto la maldad ni te acobardes al administrar justicia, pero disponte siempre a perdonar el mal hecho si media el arrepentimiento.

- Prueba todas las cosas: revisa tus ideas frente a los hechos y prepárate para descartar incluso las creencias más arraigadas.

- Respeta el derecho de los demás a estar en desacuerdo contigo.

- Fórmate opiniones independientes basadas en tu razón y en tu experiencia: no permitas ser manejado.

- Cuestiónalo todo.

- Disfruta de tu vida sexual (en tanto no hagas daño a nadie) y deja a los demás que disfruten de la suya.

- No adoctrines a tus hijos. Enséñales cómo pensar por sí mismos y cómo estar en desacuerdo contigo.


El avance del ateísmo:

5 comentarios:

Barack Obama dijo...

Quizás habría que respetar también a un pais que tiene una tradición católica aunque esto no guste la vida es así de dura

Paqui Pérez Fons dijo...

Yo creo que sí se respeta, mucho más de lo que debería ser normal en un país moderno. La tradición católica pesa excesivamente y se presupone que "todos" somos católicos cuando ni mucho menos es así. A mí no me supone nigún problema que la gente crea lo que quiera. Me da lo mismo. Pero me molesta que me metan en un saco en el que no quiero estar y que hablen en mi nombre. Pero de eso a hacer mi vida más dura, media un abismo. Hay montones de cosas más trascendentes para mí que lo que digan la Conferencia Episcopal o el imán de Málaga o el rabino de Jerusalén.

EtNeCiV dijo...

Me ha encantado la viñeta. La verdad que si se pide respeto éste debería ser mutuo ya que cualquier acción del día a día está cargada de muchos aspectos tradicionalmente católicos y sin darnos cuenta, como tener un crucifijo en una clase de una escuela pública. Recuerdo que de pequeño todos los días al empezar el colegio teníamos que levantarnos y rezar todos juntos en voz alta. En un colegio público.

Esperemos que esto vaya desapareciendo.

EtNeCiV dijo...

(esto cada vez me firma con un nombre... soy Vicente) Un saludo!

Paqui Pérez Fons dijo...

Hay unos artículos memorables de Javier Marías sobre la ocupación del espacio público por las procesiones de Semana Santa o la ocupación de su balcón para colgar las luces de alumbrado navideño de Madrid. Se podrían añadir muchas cosas más, como el bombardeo de villancicos que empieza en noviembre, el hecho de que casi todas las fiestas del calendario laboral sean religiosas, el intento constante por parte de los creyentes de convencer a los "pecadores" ateos entre los que me incluyo,... En general, hay muy poco respeto a las minorías y se considera "democrático" que prevalezca la opinión de la mayoría, aunque sea por narices. Saludos otra vez.