martes, 29 de diciembre de 2009

Eso


Menos ruido y más reflexión. Menos ladridos (con perdón para los perros) y más ideas. No estaría mal el cambio.

martes, 22 de diciembre de 2009

Infame del año



Como dice el periodista José María Izquierdo en la cuarta página de opinión del diario El País de hoy, había muchos candidatos a personajes despreciables del año. Si se piensa un poco, afloran rápidamente unos cuantos nombres que podrían perfectamente haber merecido tal título. Entre todos ellos, hay uno a quien tengo especial inquina, que reúne en su persona algunas de las características que más me repelen: falso, mentiroso, ambicioso, avaricioso, meapilas, con permanente sonrisita de suficiencia, hortera amante del lujo y evasor fiscal. Suscribo palabra por palabra la opinión de José María Izquierdo y su álter ego José K.

"MISTER" BLAIR TIENE UNA PANDERETA
JOSÉ MARÍA IZQUIERDO

José K. anda tocado: ha adquirido un sombrero de fieltro y ala ancha. Casa bien con el bastón que ya acostumbra y cumple a la perfección con los fines -dos, mayormente- para los que se procuró el chapeo. Por un lado, le resguarda del constante centelleo de tanta bombillita de navidad, estrellas destellantes y papanoeles intermitentes, ristra de baratijas luminiscentes, adornos melifluos, ornatos ridículos, gastos provocadores en tiempos de penuria. Por otro, se protege preventivamente de la llegada del gran acontecimiento: se acerca el día en que se producirá la conjunción Obama-Zapatero, y no quiere nuestro amigo que la explosión de rayos, fulgores, resplandores y fucilazos le pille con el entendimiento al descubierto.

El equipo de protección de José K. frente a la agresión navideña se completa con unos auriculares que le ha prestado el joven Pepito K., que éste utiliza bien para el Ipod nano, le dice, o bien el Shuffle, le ilustra, aunque él los lleva conectados con la nada. Así pertrechado, comprueba satisfecho que no le alcanzan las distorsionadas ondas de los altavoces escupiendo los sofisticados instrumentos -pandereta y zambomba- de los villancicos, cuya permanencia tan preocupada tiene a la señora Cospedal, pues ya se sabe que este Gobierno de masones, al igual que va a hacer con la defenestración de crucifijos, decretará en breve la prohibición de tan singulares cánticos, así como de los nacimientos, tan evocadores de tamborileros y/o pastorcillos.

¿Tendrán los ciudadanos laicos que seguir aguantando la imposición de tanta cruz, de tanta sotana, de tanta iglesia, de tanto belén? ¿Por qué los católicos -se pregunta indignado José K., apóstata que es- se creen con derecho a tanto privilegio durante tantos siglos?

Tras unos momentos de recuperación del pulso adecuado, quiere nuestro hombre, en broma consigo mismo, ponerse unos paquetitos de regalo al pie de su arbolito de la razón. Simula, así, celebrar el fin de año con esta particular chanza, remedo bufonesco de su rechazo a las empalagosas fiestas navideñas. Y elige una gavilla de tontunas patrias e internacionales. Incluso se apresta a elegir al personaje público que más le asquea. Dura competición ésta por la innúmera presencia de candidatos, advierte, pero a ella se lanza con valentía, decisión y coraje. Anciano sí, pero audaz y arrojado.

¿Qué tal comenzar por el extranjero muy extranjero? ¿Dubai, por ejemplo? Le gusta este caso especialmente a nuestro hombre porque reúne algunas de las características que tan bien han definido a los sinvergüenzas que han poblado las peores realidades de la crisis: rapiña a cielo abierto, impunidad para los culpables.

En 4.400 kilómetros cuadrados de tierra calcinada, extensión menor que La Rioja, se han construido en los últimos años el edificio más alto del mundo -el Burj Dubai, 818 metros-, el centro comercial, el parque de diversiones, el hotel o la tienda de dulces más grandes del orbe.

Hay un centro con cinco pistas de esquí, o complejos de islas artificiales en forma de palmeras o mapamundi. Todo ello en un derroche de lujo desorbitado, de carísimo diseño y derroche sin cuento. Se ha construido en menos de una década una burbuja descomunal, monstruosa, a la vista de todo el mundo, con enormes campañas de publicidad, de presencia de famosos y, obviamente, de inversiones multimillonarias de las mayores entidades financieras mundiales, soltando euros y dólares contando con que aquellos ostentosos dirigentes que esquilman las tierras y las aguas de sus golfos, que gastan integrismo religioso y grifería de oro, responderían de esas enloquecidas inversiones.

Un día, la empresa clave de Dubai dice que no puede pagar a sus acreedores. El antes agasajado emir se hace el sueco con kefia, y sólo en el último momento, con los acreedores al borde del infarto, el resto de emires, unidos, sí, pero renuentes al pago a escote, deciden finalmente poner unos milloncitos de dólares para seguir tirando, y aquí paz y después un edén lleno de huríes.

Lo más gracioso de esta gigantesca tomadura de pelo es que ahora llegará, a no tardar, la petición de ayuda pública para aquellos que tenían delante de sus jetas tal cúmulo de despropósitos y nada advirtieron. José K., airado como siempre, frenético en su enfado, se pregunta: ¿Habrá también que ayudar a los bancos que tienen pillados miles de millones de esos 26.000 que quiere renegociar Dubai World? ¿También con dinero de los contribuyentes? ¿O todo acabará, como siempre, en la exigencia de una reforma del mercado de trabajo que, como se observa, es la culpable de la crisis?

José K. sitúa en la base del arbolito paquetitos más pequeños. Le hace gracia, ya saben de su maldad, el contradiós de que a nuestro joven y modernísimo presidente la Ley de Economía Sostenible, esa especie de catedral de León hecha con mondadientes sacados de aquí y de allá, como mostraban en el No-Do rústicos artesanos, le explote precisamente por la Red.

¿Cómo no van a protestar esos tiernos zánganos que nada hacen, si les impiden chupar la sangre y el talento a los que sí han trabajado, invertido, compuesto o escrito? Añade nuestro amigo dos minúsculos paquetitos: el espectáculo de encopetados señores y señoras discutiendo durante horas y mediante miles de folios sobre la estúpida distinción entre nación o nacionalidades, o el caso Rodrigo Rato y la presidencia de Caja Madrid. Cuando mandaba, Aznar colocó a un amiguete. Ahora que gobiernan los socialistas entronizamos a su todopoderoso vicepresidente. Para el próximo relevo le daremos a elegir entre Flavio Briatore o su patrono Rupert Murdoch.
José K. quería, por fin, en este señalado momento navideño, elegir al tipo más despreciable entre los despreciables de un año que ha sido un disloque, un sin vivir. Aquel al que reconforta insultar de forma grosera, tirarle copas de vino de Jumilla en la camisa blanca y pisarle los zapatos recién lustrados. Prescinde de Camps o Gürtel en general, por el sucio pringue que rebosan, así como de tantos y tantos corruptos que nos han amargado la ética en Valencia, Madrid, Cataluña o Baleares, y echa nuestro hombre, otra vez, una mirada al amplio mundo. Duda. El magullado Berlusconi le llama, tentador, desde Vila Certosa, payaso peligroso, con un pie en el fascismo y otro en la corrupción: tachado por obvio.

Opta, finalmente, por Tony Blair. ¡Ah, qué personaje! Ya en el Gobierno de Su Majestad tuvo su punto, con las Azores y su taxista espía. Pero lo mejor llegó después. El tipo acepta ser nombrado enviado especial para Oriente Próximo por los Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU. A continuación, crea un laberinto de sociedades para llevarse las maletas de euros a paraísos fiscales -¿se puede ser más desvergonzado?- y no pagar a la Hacienda británica.

En esa tela de araña enmascara sus ganancias, desde los seis millones de euros que va a cobrar por sus memorias o los 100.000 dólares que se embolsa por conferencia, a los más lustrosos, pingües -y opacos- contratos de asesoría con JPMorgan o Tesco, una cadena de supermercados que quiere expandirse... en Oriente Próximo. Por si algo le faltaba, se convierte al catolicismo -oh, my god- tras su salida de Downing Street, y pone en marcha la Fundación Tony Blair para la Fe.

Así que un día cualquiera, mister Blair se reúne con los emires de Abu Dhabi o Dubai, claro, bien por la cosa del Cuarteto, bien por la cosa de la religión. Al día siguiente, con corbata distinta, pero la misma cara de piedra, los asesorados por Tony firman sustanciosos contratos en esos mismos países. ¡Alabado sea el señor (cualquiera que sea)!

José K. se sirve del güito recién comprado para esconder el rojo escarlata que le alumbra de rabia la cara cuando describe a este rufián. Lo dicho, mister Blair: los cabellos son de oro, el peine de plata fina. Y a pasar la pandereta, bribón.

La caricatura de Steve Bell, aparecida en The Guardian, representa a Blair como el cuadro del papa Inocencio X pintado por Velázquez. En su mano un cartel que dice "Mentí de buena fe".


La ingeniería financiera del socialdemócrata Blair:


lunes, 21 de diciembre de 2009

Pyongyang


Pyongyang es la capital de Corea del Norte, uno de los países más herméticos del mundo. Sin embargo, en algunos aspectos no está tan cerrado al mundo como parece. Es lo que se descubre en la novela gráfica del dibujante canadiense Guy Delisle. En 2003 Guy Delisle pasó dos meses en Pyongyang coordinando el trabajo de un equipo de dibujantes norcoreanos, subcontratados por un estudio de animación francés. Al parecer ésta es una práctica extendida entre las grandes compañías de animación de todo el mundo. La deslocalización de partes del proceso de producción a países más baratos es otra de las consecuencias de la globalización, especialmente chocante si se tiene en cuenta que Corea del Norte pasa por ser uno de los últimos bastiones del comunismo en el mundo. Fruto de su estancia en Pyongyang, Delisle realizó un agudo retrato del país que merece la pena leer para descubrir algunas de las peculiaridades de Corea del Norte. La mirada de Delisle permite descubrir el absurdo de un país aislado que somete a su población a una serie de obligaciones ridículas, cuyos dirigentes han montado un culto a la personalidad en torno a Kim Il Sung y su hijo Kim Jong Il, ominpresentes en todas las habitaciones del país y también en múltiples monumentos en las calles. Pyongyang aparece como una ciudad fantasma, sin luz por las noches, donde los ciudadanos nunca se detienen a callejear, pero son "conminados" a realizar ridículas actividades voluntarias, como barrer las carreteras o pintar las piedras que rodean los árboles. Los visitantes extranjeros no tienen libertad de movimientos y han de ir siempre acompañados por un guía oficial, la televisión y la radio están controladas por el Estado y no hay acceso a internet para los ciudadanos de a pie. Delisle cuenta en Pyongyang todo aquello que pudo conocer en su estancia y llamó su atención: la ideología oficial (el Juche), sus visitas a edificios emblemáticos de la ciudad, la vida en los hoteles destinados a extranjeros, la distribución de la ayuda alimentaria de la ONU, .... Uno de los datos curiosos es el libro que Delisle eligió para llevarse a Pyongyang: 1984 de George Orwell. Probablemete Orwell hubiera encontrado en Pyongyang un escenario bastante adecuado para su novela.

DELISLE, Guy, Pyongyang, Editorial Astiberri, Bilbao, 2005.

Reseña de Pyongyang:


Página web de Guy Delisle:


Blog que Guy Delisle escribió durante su estancia en Jerusalén:

sábado, 19 de diciembre de 2009

El desequilibrio como orden


En 1997 el profesor Francesc Veiga publicó, junto con Enric Ucelay Da Cal y Àngel Duarte, La paz simulada, 1941-1991. Una historia de la Guerra Fría. En aquel libro los tres profesores combinaron el relato de los principales acontecimientos de la Guerra Fría con la interpretación, por lo que La paz simulada resultaba extraordinariamente útil para comprender las relaciones internacionales en un periodo fundamental del siglo XX. El desequilibrio como orden. Una historia de la posguerra fría. 1990- 2008 supone la continuación de aquel interesante libro. En esta ocasión el profesor Veiga afronta en solitario el reto de sintetizar los últimos 20 años y ofrecer además explicaciones a complejos fenómenos, muchos de los cuales se encuentran todavía en fase de desarrollo. Una tarea tan ingente supone tener que centrar el interés en algunos aspectos y dejar otros apenas esbozados. Sin embargo, el libro en su conjunto ofrece lo que el autor explica en el prólogo: ideas para reflexionar y herramientas para comprender el mundo actual.


En mi opinión éstos son algunos de los aspectos más sugerentes del libro:

- El espejismo del Nuevo Orden Mundial, que aparentemente surgió tras la desintegración de la URSS y su derrota incruenta en la Guerra Fría. El encumbramiento de EEUU como única superpotencia, cuyo modelo económico neoliberal estaba destinado a imponerse en todo el mundo, el "fin de la historia", el triunfo del capitalismo y las virtudes de la globalización ha quedado en entredicho en multitud de ocasiones. Se ha demostrado que la liberalización económica sin límites, la privatización de servicios (entre eloos, la guerra) y el unilateralismo en las relaciones internacionales, lejos de establecer un nuevo orden mundial, han conducido a un enorme desorden: desorden financiero y caos en Irak, Afganistán y Pakistán.

- La resurrección de Rusia como superpotencia, tras el descontrol de la era Yeltsin. Bajo el gobierno de Vladimir Putin Rusia ha ido recuperado parcelas de poder en el mundo, especialmente en el entorno de Asia Central. El resurgir de Rusia se contempla con preocupación desde EEUU y explica su enorme interés en la ampliación de la UE y la OTAN hacia el Este de Europa y la intervención estadounidense en países de la antigua órbita soviética.

- El protagonismo cada vez mayor de China. El libro comienza y termina en China porque, en buena medida, los cambios acontecidos en China son un buen ejemplo de muchos de los procesos acontecidos en las dos últimas décadas. Las reformas económicas capitalistas introducidas en China por Deng Xiao Ping en la década de los 80 provocaron las protestas que condujeron a la masacre de Tiananmen en 1989. La estrategia de primero crear riqueza para después distribuirla ha sido un camino seguido por otras potencias emergentes (Brasil e India). La búsqueda de nuevos mercados y nuevas fuentes de suministro de materias primas ha llevado a China a salir al exterior y entrar en territorios anteriormente controlados en exclusiva por las antiguas potencias coloniales. La entrada de China en escena ha establecido un nuevo marco de competencia y ha favorecido a los países menos desarrollados, que pueden elegir con quién hacer negocios y ya no se ven obligados a someterse a los intereses de las antiguas potencias coloniales.

- El detallado relato de los conflictos en los Balcanes, del genocidio en Ruanda y las guerras mundiales africanas. En la explicación de estos acontecimientos salen a la luz algunas de las peores características del mundo contemporáneo: la manipulación mediática en favor de determinada versión de los hechos para inclinar la balanza en favor de una deterinada resolución de los conflictos, el doble rasero aplicado a los problemas, el olvido interesado de determinadas partes del mundo, las guerras por delegación y la falacia de la "injerencia humanitaria".

- La sociedad low cost, un tipo de sociedad en la que la mayoría de la población sobrevive por medio de los productos low cost, viviendo la ilusión de una falsa prosperidad, basada en las compras a crédito y el eterno endeudamiento. La ilusión del acceso al consumo de bienes antes inalcanzables ha anestesiado las conciencias y ha permitido que los gobiernos invirtiesen grandes cantidades de dinero público en el rescate de bancos y sociedades de inversión sin que hubiese grandes movilizaciones de trabajadores y desempleados contra estas medidas.

El desequilibrio como orden es altamente recomendable para entender mejor el mundo de hoy. El libro incluye una amplia bibliografía y una colección de útiles mapas relacionados con algunos de los capítulos del libro. Un buen libro para pensar.


VEIGA, Francisco, El desequilibrio como orden . Una historia de la posguerra fría. 1990-2008, Alianza Editorial, Madrid, 2009.

Reseña del libro:


Comentario sobre el libro en el blog del profesor Veiga:

Seis

Un récord difícil de igualar. 2009 se ha convertido en el mejor año de la historia blaugrana, si lo único que se valora es ganar. En mi opinión, lo mejor ha sido la forma de hacerlo, apelando a un estilo propio basado en la cantera. Año a año siguen subiendo al primer equipo jugadores formados en la fábrica de la Masía. Las estrellas más mediáticas no son nada sin el equipo, cuya sólida estructura se forjó hace ya unos cuantos años. El paso del tiempo ha demostrado cuál es el mejor camino y conviene no olvidarlo para el futuro. Tocar el cielo puede llevar al endiosamiento y al aburrimiento, errores que ya se cometieron en el pasado. Ojalá no se repitan.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Telo Melo


Los Blasillos han vuelto a acertar. Vaguedad e imprecisión para disfrazar de nuevo el fracaso por la falta de compromiso.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Dos versiones, mismo augurio




Estos días Plantu y Forges han coincidido en el tema de sus viñetas, en relación a la cumbre del clima de Copenhague. Como era de temer, se avecina un fracaso y habrá que esperar que las catástrofes sean inevitables para que se tomen decisiones realmente efectivas.

Especial sobre la cumbre de Copenhague en El País:

domingo, 13 de diciembre de 2009

Julie y Julia


Esta película de Nora Ephron reúne de nuevo a las actrices Meryl Streep y Amy Adams, que ya trabajaron juntas en La duda. Cuenta dos historias que transcurren en épocas distintas, cuyo punto de unión es un libro de cocina, por lo que la pantalla se llena de suculentos platos, cocinados por las dos protagonistas. El principal atractivo de Julie y Julia es la presencia de la camaleónica Maryl Streep, capaz de transformarse con cada papel. En esta ocasión se pone en la piel de Julia Child, un ama de casa estadounidense que viajó a Europa acompañando a su marido y encontró en la cocina una forma de distracción y también un medio para expresar su talento. Ámy Adams tampoco desentona en su papel de una treintañera desencantada a la búsqueda de su verdadera vocación. La película también es una muestra de la facilidad con la que los guionistas de Hollywood tienen para encontrar historias singulares para armar películas con argumentos aparentemente anodinos. Para mi gusto, la película se hace un poco larga, aunque vale para pasar el rato y disfrutar una vez más de Meryl Streep.


Sinopsis y críticas:



sábado, 12 de diciembre de 2009

Buscando a Eric (Looking for Eric)


En su última película Ken Loach y su guionista habitual, Paul Laverty, se apartan un poco de los sinsabores de la clase trabajadora británica y se centran en una historia de tono más amable, en la que el ex-futbolista Eric Cantona tiene un papel protagonista. La historia es sencilla: un cartero fanático del Manchester United pasa una mala racha. Sus amigos intentan animarle, pero no consiguen demasiados resultados. Una noche, el cartero fuma un poco de marihuana de uno de sus hijastros y en su alucinación se le aparece su ídolo, Eric Cantona, que le da consejos sobre cómo encauzar su vida. Las apariciones de Cantona sirven también de pretexto para rememorar algunos de sus mejores y peores momentos en el Manchester. Buscando a Eric incluye algunos de los elementos característicos del cine de Loach, como la solidaridad entre los trabajadores, personajes al límite de la marginalidad y extraordinarios actores con apariencia creíble, como las personas que se pueden encontrar a diario en la calle. La nota diferenciadora de esta película es la presencia de Eric Cantona. Tras su pasado de gran jugador con una personalidad arrolladora y polémica, Eric Cantona ha sabido reinventarse como un actor nada desdeñable. Y la historia tejida por Loach y Laverty en torno a su figura deja buen sabor de boca.

Sinopsis y críticas:



martes, 8 de diciembre de 2009

Sangre de nuevo en Bagdad


Es una historia interminable de dolor. No importa si los autores han sido los asesinos de Al Qaeda o los asesinos de la llamada insurgencia suní. El resultado es el mismo: se utiliza como blanco a personas inocentes, se multiplica el sufrimiento, se machaca con la inseguridad y el miedo a una población exhausta. La cuna de la civilización, allí donde se inventó la agricultura y donde se escribieron los primeros textos, sigue siendo víctima de la barbarie de animales sin escrúpulos. ç

Más información:

lunes, 23 de noviembre de 2009

Evidencias de un conflicto asimétrico


Con ocasión de su 20º aniversario, la ONG israelí B´T selem ha hecho público un balance sobre las consecuencias de 20 años de conflicto en los territorios ocupados palestinos. Las cifras hablan por sí solas: casi 9.000 muertos, la mayor parte ellos palestinos. De ellos, más de 1.500 eran menores de edad. En este periodo se han demolido casi 5.000 casas de palestinos y los asentamientos de israelíes en territorio palestino se han incrementado considerablemente, lo que complica la posibilidad de un acuerdo pacífico. En estos años la lucha de organizaciones de derechos humanos como B´Tselem ha conseguido algunos avances, como la abolición de la tortura en las cárceles israelíes, pero el reparto del sufrimiento y la desesperación sigue recayendo mayoritariamente en un bando.

El informe de B´Tselem en inglés:


Más información sobre B´Tselem:

Sáhara en el recuerdo


Como recuerda la viñeta de Romeu hoy en el diario El País, el conflicto del Sáhara sigue sin solución más de 30 años después de la apresurada retirada del ejército español y su ocupación por el ejército marroquí. Con frecuencia hay otros asuntos que reciben mayor atención mediática. En estos días la huelga de hambre de la activista saharaui Aminatu Haidar en el aeropuerto de Lanzarote recuerda que hay un conflicto abierto en el Sáhara y que la paciencia de los saharauis no será eterna.


La lucha pacífica de Aminatu Haidar:

domingo, 22 de noviembre de 2009

Descenso al caos


El periodista pakistaní Ahmed Rashid es uno de los mayores expertos del mundo en la complicada región que engloba Afganistán, Pakistán, India y las ex-repúblicas soviéticas de Asia Central. En Descenso al caos desarrolla sus extensos conocimientos sobre la zona y relata el vertiginoso empeoramiento de la situación en la región en los últimos años. Aunque para la mayor parte de la opinión pública los problemas están concentrados en Afganistán, lo cierto es que toda la región camina desde hace años hacia el abismo y buena parte de la responsabilidad del caos actual recae en políticas equivocadas. En el libro se analiza el papel de todos los actores implicados y las consecuencias derivadas de su actuación en la zona.

Uno de los aspectos más interesantes del libro es su explicación del contexto actual recurriendo a los orígenes de los conflictos. La forma en que se realizó la descolonización del Imperio Británico tras la 2ª Guerra Mundial condicionó la estabilidad de toda la región: el continuo enfrentamiento de Pakistán e India por la región de Cachemira, las porosas fronteras entre Afganistán y Pakistán o las áreas tribales pakistaníes (FATA). También la influencia del enfrentamiento entre las superpotencias durante la Guerra Fría, que llevó a EEUU a apoyar a los extremistas islámicos (muyahidines) en su lucha contra la URSS en Afganistán. Tras la retirada soviética y el fin de la Guerra Fría, EEUU se desentendió de la región y la llegada de los talibanes al poder en Afganistán no pareció preocupar a nadie, ni siquiera cuando Bin Laden se estableció allí y proliferaron los campos de entrenamiento de extremistas. Tampoco pareció alarmar a las distintas administraciones estadounidenses el papel jugado por el servicio de inteligencia militar pakistaní (ISI) en la financiación de los integristas islámicos y su apoyo a los talibanes. Cuando las alarmas saltaron con los atentados del 11- S, se había perdido un tiempo precioso.

La mayor parte del libro está dedicada a analizar el periodo posterior a la intervención en Afganistán y la evolución de los acontecimientos hasta finales de 2008, por lo que Descenso al caos constituye un documento imprescindible para comprender cómo se ha llegado al callejón sin salida actual. Rashid analiza la nefasta política de la administración Bush, especialmente las decisiones del secretario de Defensa Donald Rumsfeld, que se atribuyó la dirección de las operaciones con la colaboración de la CIA. La intervención inicial se hizo con pocos soldados, por lo que fue necesario confiar en la colaboración de los pakistaníes, que siguieron practicando un doble juego respecto a los islamistas radicales que permitió escapar a muchos talibanes y también a los principales responsables de Al Qaeda. Muchos de ellos se refugiaron en Pakistán, donde no fueron molestados. Una vez expulsados los talibanes del poder, los estadounidenses consideraron que su "misión cumplida" y se negaron a implicarse en la reconstrucción de Afganistán. Consideraron que colocar a un nuevo gobernante, Hamid Karzai, en el poder, era suficiente y se afanaron en preparar la invasión de Irak. El desvío de recursos hacia Irak fue nefasto, como también lo fue recurrir a los señores de la guerra afganos y no implicarse en proyectos de reconstrucción duraderos, que proporcionasen seguridad y alternativas a la población. Los mismos errores se repitieron con el despliegue posterior de las fuerzas de la OTAN. El temor de los dirigentes de los países que tienen tropas en Afganistán a que la opinión pública de sus países se ponga en contra de la intervención ha llevado a malabarismos dialécticos para explicar la presencia de sus soldados y al establecimiento de multitud de restricciones respecto a lo que los militares pueden o no hacer allí. Todo ello ha derivado en una situación insostenible: un gobierno que no gobierna más allá de Kabul, el resurgimiento de los talibanes, la adopción de las tácticas de Al Qaeda (ataques suicidas), corrupción generalizada, aumento espectacular de la producción de opio y del tráfico de drogas, enquistamiento de los señores de la guerra en sus áreas de influencia,... Un panorama desolador, que se ha extendido también a Pakistán, donde la actuación de Pervez Musharraf durante todo el periodo permitió la proliferación de los extremistas en las áreas tribales y ha llevado en los últimos meses a la aparición de talibanes pakistaníes, que desafiaron al Estado en la Provincia Fronteriza del Noroeste con la invasión del valle de Swat.

Descenso al caos aborda muchos otros asuntos, entre ellos la oportunidad perdida en Asia Central para apoyar procesos democráticos o el origen de las tenebrosas prácticas de la tortura y las cárceles secretas que se experimentaron primero en Afganistán y luego se aplicaron en Irak. Rashid es muy pesimista sobre una solución a corto plazo de los numerosos problemas de la región, pero apunta ideas que cualquiera con dos dedos de frente consideraría lógicas y que de haberse tomado como inspiración, podrían haber dado lugar a una situación completamente distinta y mucho mejor para la sufriente población civil. Rashid propuso cuando se le consultó una especie de Plan Marshall para toda la región y un orden de actuaciones completamente distinto al que se ha llevado a cabo: primero restablecimiento de la seguridad, después reconstrucción (lo que hubiera proporcionado trabajo y servicios básicos a los ciudadanos) y finalmente un proceso político en el que los afganos pudiesen elegir libremente y sin coacciones a sus dirigentes.

RASHID, Ahmed, Descenso al caos. EEUU y el fracaso de la construcción nacional en Pakistán , Afganistán y Asia Central, Editorial Península, Barcelona, 2009.

Reseñas del libro:


viernes, 20 de noviembre de 2009

Opacidad y grisura institucional

Su cara no me suena. ¿Es usted el presidente de la UE?


Ayer los primeros ministros de los países miembros de la UE se confabularon para elegir a quienes habrán de ocupar los cargos de más alta responsabilidad cuando entre en vigor el Tratado de Lisboa. Los dos elegidos responden a los equilibrios de poder dentro de la UE y las ambiciones de los países de mayor peso político, que no desean renunciar a su capacidad de decisión y tampoco querían ver en los puestos de presidente y alto representante de Política Exterior a personas carismáticas que pudieran cuestionar sus intereses. El proceso de elección ha resultado tremendamente opaco, como ha recordado el eurodiputado verde Daniel Cohn- Bendit. Y no es suficiente presentar como un gran avance el hecho de que una mujer vaya a hacerse cargo de uno de los puestos más importantes de la UE. Por encima del sexo de los elegidos deberían situarse su competencia, su experiencia y su capacidad. A buen seguro que había candidatos mucho mejores. La pregunta debería ser por qué se ha optado por ua solución semejante, que no contribuye sino a alejar aún más a los ciudadanos de la UE.


Columna de hoy de Enric González en el diario El País, en la que relaciona las trampas visibles en los deportes con las trampas sin luz ni taquígrafos en la UE:


Críticas de Daniel Cohn-Bendit al proceso de elección del presidente del Consejo y el alto representante de Política Exterior:


Valoraciones de los nombramientos:



* La viñeta es de Matt en el Daily Telegraph del 21 de noviembre.

El mejor telediario del mundo


Ayer los miembros del equipo que hace cada día el Telediario de las 21 horas en TVE 1 recibieron en Suiza el premio al mejor informativo del mundo. El galardón es otorgado cada año por Media Tenor, uno de los institutos de investigación de medios de comunicación más prestigiosos del mundo. El premio reconoce la calidad, la neutralidad, la amplia visión del mundo y la sensibilidad por los temas sociales del Telediario 2 y podría hacerse extensivo al resto de telediarios de las dos cadenas públicas. Desde que el equipo capitaneado por Fran Llorente se puso al frente de los servicios informativos de RTVE, se ha ganado en pluralidad, se ha desterrado el sectarismo y se ofrece información documentada para que los telespectadores puedan formarse su propia opinión sobre los hechos que se les presentan. Sólo cabe desear que la independencia conquistada no se resienta con el nuevo modelo de televisión pública. Hacer información de calidad, manetener corresponsales expertos en otros lugares del mundo y tener los recursos suficientes para resistir las presiones de los poderosos es caro. Una televisión pública con financiación reducida puede ser presa fácil para los depredadores que prefieren canales de televisión escorados hacia una determinada ideología o simples vertederos de entretenimiento para descerebrados.

El premio del TD-2:


jueves, 19 de noviembre de 2009

Una de pescadores y piratas


De todo lo que se ha dicho y publicado sobre el secuestro y liberación del pesquero "Alakrana", me quedo con la columna de hoy de Maruja Torres en la última página del diario El País. Maruja Torres expone en pocas líneas la realidad de una situación enormemente compleja, fiel reflejo del mundo en el que vivimos: la sobreexplotación de los mares y océanos, el caos administrativo y económico de determinadas zonas del mundo, que aboca a muchos de sus habitantes a la huida hacia tierras con más oportunidades o a la delincuencia y la retroalimentación de la actuación de pescadores y piratas en las mismas aguas. Observado con detenimiento, el asunto lleva a preguntarse quiénes saquean y esquilman más. Si se asumen riesgos tan altos, es porque la recompensa merece la pena. Son las reglas del mercado. ¿O no es así?


TOMA "SUSHI"
MARUJA TORRES

Desde la perspectiva del atún, este maldito embrollo de los pescadores y de los piratas siempre tiene el mismo final. En sushi o a la plancha, encebollado o con tomate, en tacos o enlatado. Otro cantar resulta para los humanos gobiernos de los países pescantes o pesqueros. El mundo con el que tienen que enfrentarse se complica por momentos. En general, para Occidente, hace tiempo que el mundo se ha convertido en un maldito embrollo.

El caso de la piratería somalí ilustra la paradoja de la encrucijada occidental. Pues los piratas lo mismo dificultan el paso de cargueros con armas destinadas a destrozar países, que el de navíos que transportan bienes humanitarios designados para paliar el daño producido previamente. Asimismo, amenazan y secuestran a los pescadores que se atreven a llegar hasta sus costas para hacerse con la ración de atún que los ciudadanos, espectadores de todo y partícipes de nada, estamos esperando, cuchillo y tenedor en mano, y relamiéndonos de gusto.

Saturados de buques de pesca el Atlántico y el Pacífico, el océano Índico ofrece un amplio horizonte, en especial en las cercanías de un territorio que es la quinta esencia ejemplar de cómo se puede destruir un país por las armas, con la colaboración exterior y el más entusiasta de los ardores propios. Somalia, sin instituciones, sin gobierno que controle, fuera de la ley, presenta grandes oportunidades pesqueras. Es su anarquía lo que facilita la pesca, la anarquía que permite campar a los piratas. Los rescates que pagamos entre todos -y en buena hora, pues esos hombres de la mar tienen que volver a casa- no son sino el importe de una especie de justicia poética de carácter siniestro. Ya que carecen de Estado, al menos los somalíes podrán presumir de una organización mafiosa bien pertrechada.

Está rico el sushi.

martes, 17 de noviembre de 2009

Unidos por la deuda

El juego de hoy: Adivine quién es el capitalista.

Pacto de amistad
DEUDA
Aquello que nos une


Estas dos viñetas de Tom Toles y Tony Auth se refieren a la especial relación entre EEUU y China, que se ha puesto de manifiesto en la gira del presidente de EEUU por Asia en estos últimos días. Los chinos son los principales acreedores de bonos de deuda pública de EEUU. Los inversores chinos poseen más de 1 billón de dólares (800.000 millones de euros) en títulos de deuda pública estadounidense. Un movimiento especulativo de los inversores podría provocar el desplome de las finanzas estadounidenses. Es algo que no conviene a ninguno de los dos socios y que condiciona sus relaciones diplomáticas. Obama nunca se pondrá duro con el gobierno chino. Como mucho se limitará a sus habituales discursos etéreos sobre conceptos generales, como la libertad, que quedan bien en cualquier ocasión y en cualquier contexto.


Inversiones chinas en EEUU:

Obama en China:



lunes, 16 de noviembre de 2009

500 días juntos (500 days of Summer)


Como se dice en los primeros minutos de esta película, 500 días juntos no es una historia de amor, sino algo muy distinto o, por lo menos, algo más común. Ésta fue una de las películas más aclamadas en la pasada edición del festival de cine independiente de Sundance, lo que suele ser sinónimo de historias rodadas con bajo presupuesto y actores no demasiado conocidos, pero guiones originales. En esta ocasión se cuenta la historia de dos personajes: un chico que cree en la idea de las almas gemelas y del amor verdadero y una chica escéptica y descreída, que no cree que la felicidad pueda durar y contempla las relaciones como pasajeras. Ahí radica uno de los elementos más originales de la película, porque normalmente quienes idealizan el amor suelen ser las mujeres. Tom, el protagonista, cae rendido ante Summer, su compañera de trabajo, y experimenta el proceso completo de enamoramiento, obnubilación, incapacidad de ver las señales que indican que las cosas no son como cree, negación de la realidad, despertar brutal, hundimiento y desesperación, cuando todo deja de importar y finalmente, el renacimiento y la recuperación de sí mismo como persona. Todo está contado en tono de comedia, pero seguro que quienes alguna vez han sufrido de desamor encontrarán muchas coincidencias con sus propias historias. En mi opinión el final desentona con el resto del relato, pero la película proporciona un buen rato y la música que la acompaña está muy bien elegida.

Página web de la película:


Críticas:



domingo, 15 de noviembre de 2009

Celda 211


Ésta es una extraordinaria película de género carcelario dirigida por Daniel Monzón. La historia comienza cuando un funcionario de prisiones novato queda atrapado en la celda número 211 cuando estalla un motín en la prisión de Zamora. A partir de entonces se desarrolla un tira y afloja entre las reivindicaciones de los presos y los representantes de la administración. La película aborda asuntos como la brutalidad de algunos funcionarios, las ambiguas relaciones que mantienen con los presos, las distintas categorías de reclusos en el interior de la prisión y la influencia de los medios de comunicación en el desarrollo de acontecimientos considerados mediáticos. Todos estos temas se encuentran desarrollados en Celda 211 con precisión artesanal y el trabajo de todos los actores (Antonio Resines, Manuel Morón, Carlos Bardem, Vicente Romero, Luis Zahera) contribuye a hacer creíble la historia. Pero por encima de todos ellos destaca la poderosa presencia de Luis Tosar, que encarna a Malamadre, el líder del motín carcelario, un personaje de una pieza, sin dobleces, con un código de conducta propio, en el que la palabra dada se convierte en ley. Luis Tosar se come la pantalla cada vez que la cámara lo enfoca y el espectador simpatiza con él a pesar que sabemos que es un delincuente peligroso. Todas las críticas destacan su interpretación, merecedora de muchos premios. No es una novedad. Tosar resulta convincente en todo lo que hace y en esta ocasión vuelve a confirmar que es, junto con Javier Bardem, el mejor actor de su generación.

Página web de la película:


Sinopsis y críticas:



jueves, 12 de noviembre de 2009

Europa-fortaleza


Así vio Plantu en Le Monde el 20º aniversario de la apertura del Muro de Berlín: la nueva Alemania llevó a la nueva Europa de Maastrich, que se abrió al Este, pero levantó un nuevo muro para separar los países opulentos de quienes aspiran a mejorar su vida. La Europa- fortaleza sigue ahí. Y aunque no haya un muro físico, sí hay muchas barreras en cada aeropuerto y en cada puerto.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Los muros que quedan


En la edición digital de la revista Foreign Policy se incluye un reportaje de los muros que quedan por derribar en el mundo. Algunos se construyeron con el argumento de "protegerse de los vecinos". Otros para evitar la entrada de inmigrantes o de narcotraficantes o con el pretexto de detener el "deterioro medioambiental". De todos esos muros quizás el más vergonzoso es el que el gobierno israelí levantó para aislar los territorios palestinos arguyendo que era una medida defensiva contra los ataques terroristas. Este muro ha complicado teriblemente la vida de los palestinos, confinados en guetos de los que les resulta muy difícil salir para realizar acciones cotidianas, como ira a trabajar, ir a la escuela o al médico. El Tribunal de la Haya declaró ilegal el trazado del muro en 2004, pero esto no ha detenido al gobierno israelí, que ha continuado su contrucción sin recibir ningún castigo por ello. Hoy los activistas palestinos han derribado uno de los paneles de hormigón del muro de Cisjordania para recordar al mundo que existe un muro abominable que debe ser demolido. Como sucedió en Berlín, tarde o temprano caerá.

Reportaje de Marta del Vado en Foreign Policy sobre los otros muros:


Jornada de lucha contra el muro en Cisjordania:

domingo, 8 de noviembre de 2009

Aniversarios


En estos días se celebran varios aniversarios, algunos con trascendencia histórica y otros también importantes, especialmente por la nueva mirada que aportaron al mundo:

- El más importante quizás sea la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989. Hace 20 años los ciudadanos de la RDA pudieron pasar al otro lado sin que los soldados o los agentes de la Stasi tirasen a matar. La apertura de los pasos fronterizos del Muro dio pasó a su derribo, precipitó la unificación de Alemania y el fin de lo que se conoció como Guerra Fría. El bloque capitalista fue el ganador de aquella contienda y la conversión de los países ex-comunistas se produjo con prisas y por la vía más ortodoxa, de manera que las desigualdades sociales fueron mucho mayores que en los países occidentales. En estos días de conmemoración de la desaparición del Muro se olvida con frecuencia que sigue existiendo una barrera importante entre los ciudadanos de la antigua Alemania del Este y sus compatriotas del Oeste. También se tienden a ocultar los recelos que algunos dirigentes europeos mostraron ante la unificación de Alemania.

La embajada de Alemania en España ha preparado un amplio dossier sobre el Muro, que puede visitarse en estos enlaces:




En The New York Times una interesante comparación fotográfica entre el Berlín de hace 20 años y el actual:


- También el pasado 4 de noviembre se cumplió un año de la elección de Barack Obama como presidente de EEUU. De sus muchas promesas, pocas se han concretado en hechos. En este año ha seguido primando más su retórica que sus decisiones firmes. No se ha cerrado el agujero de Guantánamo ni todos los demás lugares al margen de la ley donde se confina a los "combatientes enemigos", no se ha adoptado todavía una estrategia para Irak y Afganistán, ... La reforma sanitaria se ha atascado durante meses en el Congreso. Anoche la Cámara de Representantes aprobó un proyecto restringido en una ajustada votación, que los medios se han apresurado a calificar como la "primera victoria de Obama". Sin embargo, falta todavía la votación en el Senado. Muchos medios de comunicación siguen todavía encandilados con Obama, aunque la opinión pública de su país ya ha empezado a desencantarse y a despertar del sueño.

La votación de la reforma sanitaria en la Cámara de Representantes:



- Ayer se celebró el 15º aniversario de La 2 NOticias, un informativo alternativo donde tienen cabida las noticias que se descartan en otros telediarios. Personalmente me gustaba más la etapa de Lorenzo Milá y Fran Llorente que la actual, en parte por el horario de emisión. Sin embargo, La 2 Noticias sigue siendo un informativo modélico en cuanto a su compromiso con la actualidad y aquellos que no tienen voz en los medios de comunicación convencionales.

Especial 15º aniversario en la página web de RTVE:


- Sin duda, el aniversario que más me gusta es el 40º cumpleaños de Barrio Sésamo. El 10 de noviembre de 1969 Jim Henson y compañía comenzaron su andadura en la PBS. Desde entonces, millones de niños en todo el mundo han aprendido, jugado y reído con sus divertidas historias. El programa se emite adaptado en muchos países del mundo, aunque los contenidos son supervisados por el taller de Jim Henson (Sesame Workshop). En algunos lugares resulta difícil hacer televisión para niños sin que los programas se impregnen de la dura realidad circundante, pero los creadores de la franquicia intentan transmitir mensajes positivos a los niños. Epi, Blas, el conde Draco, Triqui, la rana Gustavo, Coco y tantos otros seguirán educando nuevas generaciones de niños en la tolerancia y el respeto a la diferencia.

Página web de Sesame Street:


Versión española actual de Barrio Sésamo, llamada Juega conmigo, Sésamo:


Interesante reportaje de The New York Times sobre las dificultades que encuentran los guionistas de los territorios palestinos para encontrar historias neutrales en la versión palestina de Sesame Street:


viernes, 6 de noviembre de 2009

Otro premio para Gervasio Sánchez


El fotoperiodista Gervasio Sánchez fue ayer galardonado con el Premio Nacional de Fotografía. Es la primera vez que este premio se otorga a un fotógrafo de prensa que además es periodista. El galardón reconoce no sólo la calidad del trabajo de Gervasio Sánchez, sino también su compromiso por contar la verdad y por situarse siempre del laso de los que sufren. Su mirada y el objetivo de su cámara nos permiten conocer realidades incómodas, colocan ante nuestros ojos las injusticias, las consecuencias de las guerras y la violencia contra los más débiles. Además de su trabajo como fotógrafo, Gervasio Sánchez colabora con diversos medios como enviado especial a las zonas más conflictivas del mundo y tiene un blog en El Heraldo de Aragón, donde recoge sus reflexiones. En 2008 Gervasio recibió el Premio Ortega y Gasset de periodismo por una de sus fotografías. En aquella ocasión su discurso de agradecimiento se convirtió en un puñetazo en la cara de los políticos hipócritas, que por un lado se llenan la boca con buenas palabras mientras por otro siguen vendiendo las armas que acabarán matando inocentes en cualquier lugar del mundo. Fue un gesto valiente, como la línea de trabajo que ha elegido, honesta y comprometida, como la esencia del verdadero periodismo.


Más información sobre el premio a Gervasio Sánchez:



Discurso de Gervasio Sánchez en la entrega de los premios Ortega y Gasset de periodismo:

Proyecto "Vidas minadas":

Blog de Gervasio Sánchez en El Heraldo de Aragón:

jueves, 5 de noviembre de 2009

Pésimos chistes


Es uno de tantos en este mundo esquizofrénico: los bancos se siguen forrando en época de vacas flacas y esta vez con ayudas procedentes de los bolsillos de los contribuyentes. Mientras tanto, los impresentables de la Liga de Fútbol Profesional montan en cólera porque el gobierno tiene previsto aumentar los impuestos a los futbolistas extranjeros que cobren más de 600.000 anuales. Actualmente sólo tributan un 24%. Con la reforma prevista, pasarán a pagar el 43%, lo mismo que pagan ahora los futbolistas españoles. Los de la LFP han amenazado con un cierre patronal si la reforma sale a adelante. Podría ser irrisorio si no fuera por la desvergüenza de sus protagonistas.

martes, 3 de noviembre de 2009

Legitimando el fraude


Haciendo el mundo más seguro para la cleptocracia
! Hamid Karzai gana las elecciones sin fraude!
- Contemplad a mi hermano, Karzai el honesto.
- Bueno, después de la retirada del otro tipo, no había más remedio
(En los letreros: HERMANOS KARZAI. Respaldados por la CIA. Elecciones amañadas. Opio. Guerra)

!Sí, podemos!. Fraude electoral. Corrupción.


Gran baile de Afganistán.
- ¿Estás seguro de que es la única pareja que queda?


El pasado domingo Abdulá Abdulá, candidato opositor a la presidencia de Afganistán, anunció su retirada de la carrera electoral. Abdulá justificó su decisión porque consideraba que no se daban las condiciones mínimas para celebrar unas elecciones limpias y que se volvería a repetir el falseamiento de los resultados en favor de Karzai. Ayer el corrupto Hamid Karzai fue proclamado presidente de Afganistán. De esta manera, no será necesario realizar la farsa de la segunda vuelta de las elecciones. Karzai ha sido reconocido por la ONU, por EEUU y por los miembros de la OTAN. En el atolladero de Afganistán una opción que se ha demostrado inútil para abordar y empezar a resolver los problemas del país resulta ser que respaldan por los "defensores de la libertad".

Más información:





sábado, 31 de octubre de 2009

Disfrazados


No sólo en Halloween o en Carnaval se disfraza la gente. Hay muchos ladrtones disfrazados de banqueros, políticos, asesores económicos,...

jueves, 29 de octubre de 2009

Más horror en Pakistán y Afganistán


Es la crónica cotidiana de una violencia creciente. Y también la historia repetida de la escasa repercusión del dolor ajeno cuando no golpea en el mundo occidental, cuando quienes sufren no son europeos o norteamericanos.




Educación


Ésta es otra gran columna de mi admirado Enric González. Trata sobre algunos valores imprescindibles que los jóvenes deberían aprender y que con frecuencia quedan eclipsados por otros, como la fama, el dinero o el glamour. El mundo sería muy diferente si los valores que primasen fuesen el esfuerzo, la satisfacción por el trabajo bien hecho, el orgullo de ser quien se es, la confianza en las propias posiblidades y la osadía de ir contracorriente.

EDUCACIÓN
ENRIC GONZÁLEZ

La televisión, a veces, puede ser educativa. Puede ofrecer lecciones que valen para todos, y muy especialmente para los niños. ¿Qué deberían aprender los chavales? Pues lo mismo que deberíamos aprender los mayores. Que el trabajo tiene mucho que ver con la dignidad, por ejemplo, y que el trabajo nunca es inútil. Y que la prepotencia, en cambio, no es digna y no lleva a ninguna parte. Los niños acabarán aprendiendo, casi siempre por las malas, que los fuertes suelen ganar y los débiles suelen perder. Convendría que tuvieran muy claro, sin embargo, que en algunas ocasiones no es así, y que la historia no está predeterminada, y que el cinismo disminuye el dolor, pero incapacita para el placer.

Otra lección apropiada tiene que ver con la autoestima. Hay que ser valiente, hay que mirar de frente al peligro. Hay que saber que siempre hay alguien más listo o más poderoso, pero no hay nadie superior a nadie. Hay que recordar que las jerarquías son simples convenciones sociales. Hay que tener muy presente que por mal que esté uno no deja de merecer el amor de los suyos. Y que el desprecio que pueda recibir de otros es eso, algo de otros, y no vale la pena perder el tiempo con los asuntos ajenos. Algo más, muy importante: la honradez vale más, muchísimo más, que el dinero.

El martes hubo una emisión televisiva que transmitía todos estos valores, y alguno más. Fue el partido Alcorcón-Real Madrid. Incluso los seguidores madridistas comprenden, supongo, que fue un partido hermoso, de los que se recuerdan de por vida. Esos 90 minutos contuvieron lecciones de gran nivel moral, expuestas de la forma más amena. Nadie debería sentirse humillado por lo que ocurrió: el Real Madrid, al fin y al cabo, colaboró en una buena causa. Su derrota ante el Milan fue abyecta. Su derrota ante el Alcorcón fue algo distinto: contribuyó a mejorar la vida de todos, porque es bueno que los poderosos pierdan alguna vez, y es muy bueno que los débiles disfruten alguna vez de un éxito redondo, sonoro, merecido.

El Alcorcón-Real Madrid fue el mejor programa educativo de la temporada. Por desgracia, se emitió fuera del horario infantil.

Democacia


Ejemplos no faltan. Miremos donde miremos, es lo que hay: en Italia, las corruptelas de Berlusconi y compañía, en el Reino Unido, los diputados de todos los partidos saqueando las arcas del Estado para satisfacer todos sus caprichos, en la Francia de Sarkozy, durante los seis meses de la presidencia europea, se gastó más de un millón de euros diario (un banquete se facturó a más de 5.000 € por cubierto). Y en España cada día salen a la luz casos de "servidores" públicos que ponen el cazo, porque ésa es su principal aspiración cuando son elegidos: sacar el máximo provecho con la venia de los votantes. El sistema político con el que se nos llena la boca es, como dice Forges, una democacia. Sólo una forma más "civilizada" de robar.

Además del excelente editorial gráfico de Forges de hoy, en el diario El País se incluye un artículo de opinión del catedrático de Sociología Ignacio Sotelo sobre los defectos del sistema democrático parlamentario español. Sus argumentos coinciden con los expuestos por Alejandro Nieto en El desgobierno de lo público, que comenté hace unos días. El artículo se titula "El descrédito de la política":

lunes, 26 de octubre de 2009

El tren de la memoria


El pasado viernes en el programa Versión Española de la 2 se emitió un extraordinario documental: El tren de la memoria, dirigido por Marta Arribas y Ana Pérez. En el año 2000, un momento crítico en la afluencia de imigrantes a España, Arribas y Pérez se plantearon rodar un documental sobre los emigrantes españoles de los años 60 y comienzos de los 70. En el trabajo de documentación contactaron con asociaciones de emigrantes retornados y bucearon en archivos nacionales y de otros países de Europa en busca de imágenes de aquel éxodo obligado al encuentro de una vida mejor. El documental no estuvo terminado hasta 2005, pero el producto final reúne una gran calidad e información muy valiosa sobre un tiempo no muy lejano. El tren de la memoria es una crónica del periplo de miles de españoles que se vieron obligados a dejar el país para tratar de mejorar la vida de sus familias trabajando en las fábricas de diversos países europeos. El documental se centra en una grupo de emigrantes de distintas regiones de España que coincidieron en la ciudad alemana de Nuremberg. Los emigrantes narran la salida de sus pueblos con sus escasas pertenencias en maletas de cartón atadas con cuerdas, el viaje interminable en trenes de madera, la llegada a las estaciones de tren alemanas, la vida en las barracas de las fábricas, que tanto recordaban a los barracones de los campos de concentración, el choque cultural de llegar a un país moderno, el trabajo monótono de las factorías, el desconocimiento del idioma, las dificultades de comunicación,... También muchos aspectos remiten a los inmigrantes actuales en España, como la necesidad de reunirse con los compatriotas en espacios públicos, los recelos de los nativos, el hacinamiento en barrios de viviendas baratas, donde acabaron viviendo mayoritariamente extranjeros, la aparición entre los emigrados de aprovechados, que intentaban hacer fortuna a costa de la necesidad de los demás, la estigmatización de los emigrantes cuando la crisis económica empezó a destruir empleos,... Para una parte de aquellos emigrantes, los más despiertos, la emigración supuso además una oportunidad única de abrir los ojos a otra realidad, tomar conciencia de las injusticias y comenzar la lucha por sus derechos en un país democrático, algo imposible en España en aquella época. En el documental descubrimos a algunos de esos luchadores. Las realizadoras eligen a varias mujeres, para quienes salir de España supuso un reto aún mayor. La experiencia de la emigración las cambió para mejor, aunque a costa de mucho esfuerzo y no pocos sufrimientos. El tren de la memoria nos recuerda quiénes fuimos, la miseria de la que venimos, la necesidad que movió a miles de personas a buscar un futuro mejor lejos de aquí y la dureza de la emigración. Muchos parecen haberlo olvidado cuando critican a quienes llegan ahora buscando lo mismo.

Sinopsis del documental:


domingo, 25 de octubre de 2009

La traición de la socialdemocracia


En las páginas de opinión del diario El País de hoy se publica un artículo muy interesante del pensador italiano Paolo Flores d´Arcais sobre los llamados partidos socialdemócratas. Flores d´Arcais apunta que los socialdemócratas se han convertido en un trasunto de los partidos de derechas, de los que han adoptado muchas ideas, y con los que han acabado contituyendo una casta cuya principal preocupación es mantenerse en el poder. Allá donde han gobernado, sus políticas se han diferenciado muy poco de las que podrían haber adoptado gobiernos de derechas. Se ha renunciado a hacer políticas sociales más justas, a la defensa de los intereses de los trabajadores y la lucha por una mayor igualdad se ha quedado en la defensa de una ambigua "igualdad de oportunidades". Es un artículo contundente, que viene a poner letra a lo que se puede observar en Europa desde hace demasiado tiempo.


LA TRAICIÓN DE LA SOCIALDEMOCRACIA

PAOLO FLORES D´ARCAIS

Creo haber escrito mi primer artículo sobre "la crisis de la socialdemocracia" hace aproximadamente un cuarto de siglo, y eran ya muchos quienes me habían precedido. Sirva ello para explicar que el tema no es nuevo y que puede decirse que las socialdemocracias, en cierto sentido, siempre han estado en crisis (excepto las escandinavas, que nunca llegaron a crear escuela). La raíz de tal crisis reside en efecto en la desviación (un abismo a menudo) entre el dicho y el hecho que las aqueja. La socialdemocracia nació como una alternativa al comunismo en la defensa de la igualdad contra el sistema de privilegios. La alternativa al comunismo se ha conservado (con toda justicia) pero la batalla por la igualdad (es decir, la lucha contra los privilegios) se ha visto reducida a flatus vocis, incluso en su fórmula minimalista de la "igualdad de oportunidades de arranque", que llegó a ser teorizada por numerosos liberales como corolario de la meritocracia individual.

Resulta por ello más fácil recordar los raros momentos en los que la socialdemocracia alimentó realmente esperanzas: el laborismo de la inmediata posguerra, que implanta con Attlee el estado de bienestar teorizado por Beveridge; los años de Brandt, que el 7 de diciembre de 1970 se arrodilla en el gueto de Varsovia; la época de Mitterand, que interrumpe la larga hegemonía gaullista que pesaba sobre Francia casi como destino (o condena). Logros reformistas, a los que las propias socialdemocracias no han dado continuidad. La política del estado de bienestar se detuvo apenas un poco más allá del servicio sanitario nacional (que además se burocratizó rápidamente). La desnazificación radical de Alemania, que los gobiernos democristianos habían descuidado, no se vio enraizada en similares transformaciones de las relaciones de fuerzas sociales. Y la unidad de la izquierda de Mitterrand, tras la prometedora y brevísima época de los "clubes", se resolvió mediante compromisos entre los aparatos de partido, no en un acrecentamiento del poder efectivo de los ciudadanos.

Porque esa es la cuestión -no secundaria en absoluto- que los análisis de la "crisis de la socialdemocracia" no suelen tener en cuenta. El carácter de aparato, de burocracia, de nomenclatura, de casta, que han ido adquiriendo cada vez más, incluso en la izquierda, quienes, por decirlo con palabras de Weber, "viven de la política" y de la política han hecho su oficio. La transformación de la democracia parlamentaria en partidocracia, es decir, en partidos-máquina autorreferenciales y cada vez más parecidos entre sí, ha ido haciendo progresivamente vana la relación de representación entre diputados y ciudadanos. La política se está convirtiendo cada día más en una actividad privada, como cualquier otra actividad empresarial. Pero si la política, es decir, la esfera pública, se vuelve privada, lo hace en un doble sentido: porque los propios intereses (de gremio, de casta) de la clase política hacen prescindir definitivamente a ésta de los intereses y valores de los ciudadanos a los que debería representar, y porque el ciudadano se ve definitivamente privado de su cuota de soberanía, incluso en su forma delegada.

Los políticos de derechas y de izquierdas acaban por tener intereses de clase que en lo fundamental resultan comunes -de forma general: el razonamiento siempre tiene sus excepciones en el ámbito de los casos individuales- dado que todos ellos forman parte del establishment, del sistema de privilegios. Contra el que por el contrario debería luchar la socialdemocracia, en nombre de la igualdad. Y es que, no se olvide, era la "igualdad" el valor que servía de base para justificar el anticomunismo: el despotismo político es en efecto la primera negación de la igualdad social y el totalitarismo comunista la pisotea por lo tanto de forma desmesurada.

La partidocracia (de la que la socialdemocracia forma parte), dado que estimula la práctica y creciente frustración del ciudadano soberano, la negación del espacio público a los electores, constituye un alambique para ulteriores degeneraciones de la democracia parlamentaria, es decir, para una más radical sustracción de poder al ciudadano: así ocurre con la política-espectáculo y con las derivas populistas que parecen estar cada vez más enraizadas en Europa.
Pero lo cierto es que las vicisitudes actuales de las socialdemocracias parecen manifestar algo más: grupos dirigentes al completo que no solo están en crisis sino casi a la desbandada, sumidos en la espiral (al igual que los aviones al caer en picado) de un auténtico cupio dissolvi. La cuestión es que la culpa originaria, el haber olvidado la brújula del valor de la "igualdad", sin el que la izquierda pierde todo su sentido, está pasando ahora factura. Pero razonemos con orden.

Resulta paradójico que la socialdemocracia viva el acmé de su crisis precisamente cuando más favorables son las condiciones para la critica hacia el establishment y para plantear propuestas de reformas radicales en ámbito financiero y económico, dado que está a la vista de todos o, mejor dicho, está siendo padecido y sufrido por las grandes masas, el desastre social provocado por la deriva de los privilegios sin freno y por el dominio sin control ni contrapeso del liberalismo salvaje, de los "espíritus animales" del beneficio.

Y es que la crisis provoca incertidumbre ante el futuro y el miedo empuja a las masas hacia la derecha, según se dice. Pero eso ocurre solo porque la socialdemocracia no ha sabido dar respuestas en términos de reformismo, es decir, de justicia social creciente, a la necesidad de seguridad y de "futuro" de esos millones de ciudadanos. Pongamos algún ejemplo concreto. El miedo ante el futuro adquiere fácilmente los rasgos del "otro", el inmigrante, que nos "roba" el trabajo. Pero si el inmigrante puede "robarnos" el trabajo es solo porque acepta salarios más bajos. ¿Ha intentado llevar a cabo alguna vez la socialdemocracia una política de sistemático castigo de los empresarios, grandes y pequeños, que emplean a inmigrantes con salarios más bajos y sin el resto de costosas garantías normativas obtenidas tras decenios de luchas sindicales?

Algo análogo ocurre con la deslocalización de las empresas, el fenómeno más vistoso de la globalización. El empresario alemán, o francés, o italiano, o español, al trasladar su actividad productiva hacia el tercer mundo, se lucraba con enormes beneficios explotando mano de obra con salarios ínfimos y sin tutela sindical (por no hablar de la libertad de contaminar en forma devastadora). Pero los gobiernos poseen potentes instrumentos, si así lo quieren, para "disuadir" a sus propios empresarios en su carrera hacia la deslocalización, instrumentos que la política de la Unión Europea puede hacer incluso más convincentes o reforzar en buena medida.

La socialdemocracia, por el contrario, se ha doblegado ante esta mundialización, cuando no la ha exaltado, cuando si el empresario puede pagar menos por el trabajo, deslocalizando la fábrica o pagando en negro al clandestino, se crean las condiciones para un "ejército salarial de reserva" potencialmente infinito, que irá reduciendo cada vez más los salarios, restituyendo actualidad a categorías marxistas que el estado del bienestar -y luchas de generaciones (no la espontánea evolución del mercado)- habían vuelto obsoletas. Y sin embargo la socialdemocracia está organizada nada menos que en una "Internacional", y ha gozado durante mucho tiempo en las instituciones europeas de un peso preponderante. No es por lo tanto que no pudiera hacerse una política diversa. Es que no quiso hacerse.

Los ejemplos podrían multiplicarse. La socialdemocracia ha llegado a aceptar las más "tóxicas" invenciones financieras, y no ha hecho nada concreto para acabar con los "paraísos fiscales" o el secreto bancario, instrumentos del entramado económico-mafioso a nivel internacional, con el resultado de que el poder de las mafias se extiende por toda Europa, desde Moscú a Madrid, desde Sicilia hasta el Báltico, y ni siquiera se habla de ello. Y dejemos correr el problema de los medios de comunicación, absolutamente crucial, dado que "una opinión pública bien informada" debería constituir para los ciudadanos "la corte suprema", a la que poder "apelar siempre contra las públicas injusticias, la corrupción, la indiferencia popular o los errores del gobierno", como escribía Joseph Pulitzer (¡hace ya más de un siglo!), mientras que nada han hecho las socialdemocracias por aproximarse a este irrenunciable ideal.
La socialdemocracia debía distinguirse del comunismo en sus métodos, mediante la renuncia a la violencia revolucionaria, y en sus objetivos, mediante la renuncia a la destrucción de la propiedad privada de los medios de producción. No estaba desde luego en su ADN, por el contrario, la abdicación a condicionar a través de las reformas (es decir sustancialmente) la lógica del mercado, volviéndola socialmente "virtuosa" y sometiéndola a los imperativos de una constante redistribución del superávit tendente hacia la igualdad.

Al traicionar sistemáticamente su única razón de ser, la socialdemocracia ha estado en crisis incluso cuando ha ganado elecciones y ha gobernado. ¿Cuánto se han reducido las desigualdades sociales bajo los gobiernos de Blair? En nada, si acaso todo lo contrario. ¿Y con Schroeder? ¿De qué puede servir una izquierda que lleva a cabo una política de derechas, si no a preparar el retorno del original?

No resulta difícil, por lo tanto, delinear un proyecto reformista, basta tener como estrella polar el incremento conjunto de libertad y justicia (libertades civiles y justicia social). Es imposible realizarlo, sin embargo, con los actuales instrumentos, los partidos-máquina. Porque pertenecen estructuralmente al "partido del privilegio". No pueden ser la solución porque son parte integrante del problema.