domingo, 25 de enero de 2009

Mal de escuela


Daniel Pennac es uno de los escritores franceses de más éxito. Antes de dedicarse por completo a la escritura, trabajó durante 25 años como profesor de lengua y litertura en diversos institutos de secundaria. Pero antes de convertirse en profesor, durante sus años de escuela e instituto, g¡fue un mal alumno, lo que él califica como un zoquete. A pesar de los desvelos de su familia y de sus propios esfuerzos, no conseguía salir adelante. Sus calificaciones eran pésimas, no lograba sumergirse en el conocimiento y sus intereses se encontraban fuera de las clases. En Mal de escuela Daniel Pennac recupera sus sentimientos infantiles y juveniles y explica cómo consiguió despertar y convertirse en enseñante. Al mismo tiempo utiliza su experiencia como zoquete y como docente para escrutar los recursos de los que dispone la escuela para sacar de la ignorancia a los alumnos perdidos. El libro es un hermoso canto a la capacidad de la educación para cambiar la vida de las personas, especialmente de aquellas que tienen menos posibilidades en la vida. También aporta un interesante análisis sobre la escuela de hoy, sus problemas, la importante labor de los profesores y la necesidad de cambiar de perspectiva respecto a los alumnos que no alcanzan la "media". Pennac afirma que se califica como alumnos normales a los dóciles, los que se someten sin dificultades a los requerimientos de los profesores, y se señala como "zoquetes" o "disruptivos" a los que no encajan en la imagen idealizada que nos hacemos de los alumnos. El autor considera que se olvida que enseñar nunca fue una tarea fácil, que se requieren los cinco sentidos, una buena salud física y mental y una extraordinaria capacidad para conseguir conectar con la mayoría de los alumnos, incluidos los zoquetes. Para ello, Pennac señala que la importancia de no perder nunca el sentido de la ignorancia, es decir, qué es no saber nada de un tema y saber empezar desde cero para enganchar a los alumnos perdidos en el océano del desconocimiento. Hay dos historias realmente emocionantes en el libro sobre el papel de los maestros: una se refiere al tío abuelo de Daniel Pennac, maestro en Córcega, que recorría los montes "cazando" a los alumnos que habían faltado a la escuela obligados por sus padres para que les ayudasen en las tareas del campo. El maestro se había propuesto que todos ellos consiguiesen el certificado. La otra historia es sobre unas golondrinas de una bandada, que chocan contra un cristal y necesitan ayuda para encontrar el camino de salida. En el fondo Mal de escuela es un libro sobre el amor al saber y el amor a enseñar, que deberían leer todos los que alguna vez se plantearon dedicarse a la enseñanza.

Sinopsis del libro:


Entrevista con el autor:


No hay comentarios: