domingo, 18 de enero de 2009

Milk


La última película del director Gus Van Sant relata ocho años decisivos en la vida de Harvey Milk, el primer político abiertamente homosexual. En España la película se ha titulado Mi nombre es Harvey Milk, la frase con la que Milk comenzaba sus discursos para a continuación apuntar que su objetivo era reclutar a su audiencia para su causa: la defensa de los derechos de los homosexuales. El papel principal está interpretado por un portentoso Sean Penn, acompañado por un puñado de buenos actores, como Josh Brolin, Emile Hirsch, James Franco y Diego Luna. Pero el peso de la película recae casi por completo en Sean Penn, que literalmente se transforma en el activista Harvey Milk. La película comienza en Nueva York, donde Milk vivía tratando de ocultar su condición homosexual. Sin embargo, la parte más trascendente de la vida de Harvey Milk se desarrolló en San Francisco, adonde se trasladó con su compañero Scott Smith. Los dos se instalaron en el barrio de Castro y pronto consiguieron convertirlo en un lugar de refugio para los homosexuales de todo el país. El activismo vecinal pronto llevó a Milk a intentar presentarse a las elecciones municipales. Tras varios fracasos, finalmente consiguió ser elegido concejal y desde su puesto en el ayuntamiento continuó su lucha. Por el camino aprendió cómo movilizar al electorado: tuvo que cambiar de imagen, aprender a ganarse la confianza de sus potenciales votantes y a utilizar su hábil oratoria para una lucha pacífica en unos tiempos convulsos, en los que los homosexuales eran acosados, golpeados y detenidos en muchos lugares del país. Milk constituye una interesante crónica de la historia de la lucha por los derechos civiles de un colectivo estigmatizado hasta hace unas décadas. La historia de Harvey Milk merece ser contada y nadie mejor para hacerlo que Sean Penn.

Página web de la película:


Críticas:



Biografía de Harvey Milk:

No hay comentarios: