lunes, 9 de marzo de 2009

El curioso caso de Benjamin Button


El curioso caso de Benjamin Button es una hermosa película sobre lo difícil que resulta ser diferente e ir en una dirección distinta a la que siguen los demás. Está basada en un relato corto de Francis Scott Fitzgerald y relata la historia de un hombre que nació anciano y a medida que van pasando los años va rejuveneciendo. Su trayectoria vital es inversa a la de las personas que le rodean y esto supone un problema cuando el paso del tiempo va poniendo en evidencia la distancia que le separa de los demás. En la película también se ponen de manifiestolas similitudes entre la infancia y la vejez: la necesidad de cuidados, la dependencia de los demás, las dificultades con el lenguaje y la memoria, la falta de control sobre el propio cuerpo, ...El otro gran tema de la película es la imposibilidad de volver atrás en el tiempo, el inexorable avance del reloj y la conciencia de la propia finitud y la de los demás. Esta idea se expresa en la película con la bella metáfora del reloj de la estación de Nueva Orleans. El reloj que contruyó el relojero y que marchaba hacia atrás indicaba el deseo imposible de volver al pasado y recuperar lo que el tiempo se había llevado por delante. A todos nos espera el mismo destino y lo que cambia es cómo nos llegará el final y lo que haremos entretanto. Y aunque desde el principio sabemos cuál será el final de Benjamin Button, su historia es emocionante y merece la pena conocerla. Las casi tres horas que dura la película pasan volando y los efectos especiales utilizados para envejecer a los personajes son impresionantes. Y aunque no me gusta demasiado Brad Pitt, reconozco que en esta película su interpretación me ha convencido.

Página oficial de la película:


Críticas:


No hay comentarios: