miércoles, 18 de marzo de 2009

Minerales de guerra


El programa En portada continúa ofreciendo grandes reportajes sobre actualidad de lugares del mundo que normalmente no captan la atención de los medios de comunicación. El domingo pasado se emitió un documental sobre la situación en la parte Este de la República Democrática del Congo, narrado por personas que viven y trabajan allí y centrado en la influencia de la riqueza mineral en toda la zona. Éste es un territorio rico en minerales de interés estratégico, como el coltán, la casiterita y el oro. Paradójicamente esa riqueza se encuentra en la base de muchas de las desgracias a las que se encuentra expuesta la población de este territorio fronterizo: las minas son codiciadas por los grupos armados que actúan en la zona (el ejército oficial de la R. D. del Congo, los ejércitos de los llamados "señores de la guerra", tanto autóctonos como extranjeros, y hasta los soldados de la MONUC, la misión de paz de la ONU en el Congo). Todos ellos se disputan el control de las minas y su explotación, que les proporciona importantes beneficios, que a su vez sirven para seguir financiando las guerras en la región. Toda la economía de la región gira en torno a las minas: los sueldos que se pagan en ellas son bajos, pero mejores en comparación con los que proporcionan otros empleos. Los agricultores han abandonado muchos cultivos, cansados de que los grupos armados les arrebaten sus cosechas por la fuerza. Muchos maestros, que no reciben el salario del Estado, dejan sus trabajos en las escuelas y van a trabajar en las minas. Los que poseen las armas imponen su ley y de vez en cuando vuelve a estallar la violencia en la zona. Es la población civil quien sufre las peores consecuencias de esta locura. Desde 1998 han muerto en la zona cerca de 5 millones de personas. De las minas siguen saliendo minerales que servirán para sufragar los gastos de más violencia, mientras la enorme riqueza de esa tierra sigue sin revertir en beneficio de la población del país. Es otro ejemplo de la llamada maldición de los recursos naturales y de la complicidad internacional en el sufrimiento y la miseria de poblaciones olvidadas. El reportaje relata con detalle el expolio de los recursos y la impotencia de los congoleños que soñaban con un país distinto y se encontraron con la misma historia de siempre, la de la continuación del colonialismo disfrazada de independencia política. Se puede ver el documental en el siguiente enlace:



Sinopsis:


No hay comentarios: