domingo, 3 de mayo de 2009

La fidelidad a un estilo


En estos tiempos tan volubles, reconforta observar que todavía hay momentos en los que mantener la fidelidad tiene recompensa. Lo de ayer en el Bernabéu fue el premio al trabajo bien hecho de varias generaciones de soñadores. Por fin hubo justicia y no ganaron quienes tienen siempre la suerte de cara, sino quienes llevan años trabajando para vivir un momento como éste. Y no se ha de olvidar que éste es el triunfo de un estilo de juego, que se aprende en los campos de la Masía. El Barça más grande aparece siempre que se vuelve a los orígenes. Larga vida a los nietos de Cruyff y a los hijos de Guardiola.


La crónica y las valoraciones de un partido histórico:






No hay comentarios: