viernes, 1 de mayo de 2009

La sombra del poder (State of play)


Esta película, protagonizada por Russell Crowe, Ben Affleck, Rachel McAdams, Helen Mirren y Robin Wright-Penn, es la adaptación a la gran pantalla de la serie de la BBC State of Play. Es una película sobre la prensa en la época contemporánea y se desarrolla en la ciudad de Washington, uno de los centros de poder del mundo. Allí comienza una investigación periodística dirigida por Russell Crowe, que se empeña en revelar la relación que existe entre unos asesinatos y uno de los oscuros negocios surgidos en la era de la "guerra contra el terror", la privatización de la seguridad. La película aborda las difíciles relaciones entre la prensa y el poder político, la crisis de los diarios de papel, el despegue de los blogs en internet como medio de información, la concentración de las cabeceras de prensa diaria en manos de grupos mediáticos cuyo principal interés se centra en la cuenta de resultados,... A lo largo del metraje flota en el ambiente la lenta agonía de los diarios de papel, desbordados por la inmediatez de las noticias y las reacciones que generan en internet. Pero si algo se pone de manifiesto es que las bases del buen periodismo siguen siendo las fuentes fiables, una buena agenda de contactos, el olfato para encontrar historias interesantes y la necesidad de preservar la independencia. Hay muchos aspectos de La sombra del poder que remiten a otras historias reales y ficticias: la corporación contratista de defensa recuerda a Blackwater y otras empresas similares, el diario The Washington Globe bien podría ser The Washington Post, el grupo mediático que compra el periódico se parece a la News Corporation de Rupert Murdoch. En la película aparecen también el Capitolio, las sesiones de control del Congreso y el edificio Watergate. Pero donde se encuentra la esencia de un periódico es en su redacción y en sus talleres, cuando empiezan a imprimirse las noticias de cada día. Y estos escenarios recuerdan a Lou Grant, la magnífica serie de los años 80 que inspiró tantas vocaciones. Russell Crowe no es Ed Asner, pero en muchos aspectos se le parece.


Sinopsis y críticas:








No hay comentarios: