domingo, 28 de junio de 2009

La actualidad de China


Éste es el título de un magnífico libro del periodista Rafael Poch-de-Feliu, actualmente corresponsal del diario La Vanguardia en Berlín. Anteriormente trabajó como corresponsal en Moscú, donde escribió otro libro extraordinario titulado La gran transición. Rusia, 1985-2002. Después se trasladó a Pekín, donde trabajó durante seis años, que le han permitido contemplar los trascendentales cambios que está experiementando China y acercarse a una realidad que con frecuencia nos llega distorsionada por intereses políticos y económicos. En La actualidad de China Poch-de-Feliu combina sus conocimientos históricos con la observación directa y las charlas con numerosos ciudadanos chinos para presentar un informe imprescindible para todos los que se interesen por el mundo chino. Poch viaja por todo el país y analiza los grandes desafíos a los que se enfrenta China, que son los mismos que deberá afrontar el resto del mundo. Las enormes dimensiones de China, con más de una cuarta parte de la población mundial, la convierten en un país clave, en un laboratorio donde se puede observar el éxito o el fracaso de las decisiones sobre el modelo de crecimiento elegido para el futuro. Poch analiza las características del sistema chino: su modelo económico (economía de mercado dirigida por el Estado), su modelo político (dictadura abierta, donde las decisiones se toman de forma colegiada y se realizan sesiones monográficas de estudio con expertos para abordar los problemas y proponer soluciones, un gobierno consciente de que hay muchos aspectos por mejorar, como la tortura, la represión, la pena de muerte o la corrupción) y su política hacia el exterior (donde fomenta las relaciones de integración e interdependencia, en lugar de las relaciones de dominación. Su principal preocupación es mantener fronteras estables con sus vecinos y no se ven en la política china ambiciones imperialistas: sus intervenciones en el exterior no son de saqueo, sino de inversión). En el libro se aborda también la situación de los países fronterizos (Vietnam, Laos, Camboya, Birmania-Myanmar, Mongolia, Corea del Norte y Japón) y también los problemas internos en China en el Tíbet y en el Turkestán, donde existen importantes minorías que enfrentadas al poder central. Todos los capítulos de La actualidad de China son muy interesantes y documentados, pero lo más valioso en mi opinión se encuentra en aquellas partes en las que se analizan los ingentes retos a los que se enfrentará China en un futuro cercano: mantener el crecimiento económico sin poner en peligro el entorno, el envejecimiento de su población, la mejora del nivel de vida de sus ciudadanos, dar trabajo a cientos de millones de trabajadores y seguir proporcionando a la población recursos suficientes para su supervivencia. Todas estas cuestiones no pueden ser abordadas siguiendo el camino de los países más desarrollados, que basaron su crecimiento en el saqueo de otras regiones del mundo y en un despilfarro energético que pone en peligro la supervivencia del planeta. Es evidente que el modelo de crecimiento actual no sirve para el futuro, pero también lo es que no se puede pedir a las poblaciones de los países en desarrollo que renuncien a las ventajas de las que disfrutan los habitantes de los países ricos. Por tanto, esto lleva a la necesidad de un cambio de modelo: olvidarse del derroche, el despilfarro y los lujos y apostar por una vida más austera y sostenible. El autor ve en China un escenario decisivo para este cambio de mentalidad, porque si algo destaca de su historia es la continuidad en el tiempo de una civilización milenaria, de la que se podrían extraer numerosos ejemplos positivos. Esto no quiere decir que La actualidad de China sea un libro pro-chino y por tanto antioccidental. Poch-de-Feliu también anota múltiples aspectos negativos, como la destrucción sin complejos del patrimonio artístico del pasado, la contaminación, la represión, la censura, la debilidad de la sociedad civil, el conformismo de las masas,.. Pero el autor también señala la escasa objetividad con la que se aborda la información sobre China desde la mayoría de medios occidentales y los prejuicios que se repiten una y otra vez en la prensa: la amenaza que supondrá la superpotencia china, el recelo hacia su programa espacial, la machacona insistencia en la falta de respeto a los derechos humanos, el apoyo a la causa tibetana, el extraordinario eco que se dio a los sucesos de Tiananmen en comparación a cómo se presentaron al mundo otros acontecimientos cuando menos igual de graves, como el bombardeo del Parlamento ruso ordenado por Borís Yeltsin en 1993,... Resulta imposible resumir en unas pocas líneas la extraordinaria calidad de La actualidad de China. Vale la pena leerlo y aprender con él.

POCH-DE-FELIU, Rafael, La actualidad de China. Un mundo en crisis, una sociedad en gestación, Editorial Crítica, Barcelona, 2009.

Sinopsis del libro:


Blog de Rafael Poch-de-Feliu desde Berlín:

No hay comentarios: