jueves, 15 de octubre de 2009

El desgobierno de lo público


Alejandro Nieto es catedrático emérito de Derecho Administrativo y lleva décadas analizando el funcionamiento de las instotuciones públicas en España. El desgobierno de lo público, su detallado estudio sobre este asunto arroja conclusiones alarmantes, que vienen a desmentir muchos de los supuestos en los que se basa el sistema político y administrativo en España. Su análisis pone en tela de juicio la existencia de una democracia, del Estado de Derecho, de un sistema judicial imparcial e independiente y de una administración pública eficaz.

Alejandro Nieto considera que España no puede ser calificada de democracia, sino más bien como partitocracia, puesto que no es el pueblo, sino que son los partidos políticos quienes detentan el poder y además lo hacen en su propio beneficio. El interés público queda relegado por el afán de los partidos políticos de perpetuarse en el poder y de utilizar sus resortes en defensa de sus intereses particulares. En muchas ocasiones el poder es utilizado para lucrarse, con lo que la partitocracia deriva en cleptocracia y la corrupción se extiende como un hecho cotidiano. La situación recuerda al sistema feudal medieval, donde los poderosos ofrecían una parte del botín y distribuían prebendas a cambio de fidelidad. Las instituciones del Estado se patrimonializan y amplias parcelas se distribuyen entre los más fieles. Hacer política es en muchas ocasiones sinónimo de hacer negocios y la ocuapación del poder facilita este tipo de actividades, cuando no se convierte en su principal finalidad. La corrupción es la principal manifestación de la confusión entre lo que es público y lo que es privado y se encuentra mucho más extendida de lo que parece. Nieto señala que sólo se conocen los casos más escandalosos de corrupción y también incide en el hecho de la tolerancia social hacia los corruptos, muestra una sociedad sin valores, en la que los que condenan la corrupción son una minoría hastiada y desencantada.

Existen otros mitos que tratan de hacernos creer, como la vigencia de la Constitución, más un texto de ciencia ficción que el reflejo de la realidad cotidiana. O el Estado de Derecho, que se subvierte cada vez que se utilizan las mayorías parlamentarias para cambiar las leyes a antojo del partido gobernante. O el interés por una administración pública eficaz, cuando apenas se ha hecho nada durante décadas para mejorarla. O la panacea del sistema autonómico, que, en lugar de transferir funcionarios a los entes regionales y locales, ha multiplicado la burocracia y ha creado una maraña de competencias difícil de desentrañar. O la idea de una justicia imparcial e independiente, cuando infinidad de ejemplos demuestran que se juzga con parcialidad, que los juecesque los políticos utilizan la justicia en su propio beneficio, tratando de controlar los órganos de gobierno de la judicatura y conseguir fallos favorables a sus pretensiones.

Todas estas circunstancias llevan al profesor Nieto a afirmar que vivimos un auténtico desgobierno, cuyas consecuencias sufren unos más que otros, y que la situación se mantiene a costa de tolerar la corrupción generalizada a pequeña escala, lo que no hace sino perpetuar y agravar el problema. Los ciudadanos son en parte responsables de la situación, pero la mayor responsabilidad recae en quienes pervierten el sistema desde las atalayas del poder. En estos días en los que muchas de las noticias políticas están relacionadas con tramas de abuso de poder El desgobierno de lo público resulta una lectura tremendamente esclarecedora. El autor aporta múltiples ejemplos para corroborar sus argumentos y cuando no lo hace, es fácil encontrar ejemplos recientes que encajan en comportamientos perpetuados con el paso de los años. Un libro muy recomendable para quienes no soportan las componendas, los cambalaches, el arribismo, el tráfico de influencias, la parcialidad, el engaño, la carencia de principios y la adhesión incondicional y acrítica a las corrientes mayoritarias.

NIETO, Alejandro, El desgobierno de lo público, Editorial Ariel, Barcelona, 2008.

Sinopsis:


Comentarios sobre el libro:


No hay comentarios: