viernes, 9 de octubre de 2009

Un premio nada serio


La concesión del Premio Nobel de la Paz a Barack Obama dice mucho acerca de la seriedad del comité de concesión de este galardón. No es la primera vez que se premia a personajes muy discutibles, como Henry Kissinger o Al Gore. Más bien parece que lo que se valora es el alcance mediático de la personalidad de los premiados, muy por encima de su trabajo en favor de la paz en el mundo. El presidente de un país que mantiene dos guerras en Irak y Afganistán, que no duda en amenazar a Irán o Corea del Norte con represalias si no se avienen a seguir sus consignas y que respalda sin problemas los crímenes que comete a diario el Estado israelí contra los palestinos no parece ser alguien al que se pueda premiar por sus esfuerzos en favor de la paz. Al menos no han premiado a Berlusconi, que también había sido propuesto: http://www.que.es/ultimas-noticias/internacionales/200909241458-web-propone-berlusconi-como-candidato.html. Personalmente considero mucho más serios los premios IGNobel. Quienes los reciben, al menos los merecen de verdad.


Premios IGNobel 2009:


2 comentarios:

Pan dijo...

Por lo menos ha tenido la decencia de admitir que no se lo merecía pero la verdad es que he leído personas que lo han recibido que tampoco habían hecho muchos méritos. Parece que cuenta más el 'boom' de las personas que sus méritos.

Paqui Pérez Fons dijo...

Estaría bueno que hubiese dicho que se lo merecía. Queda mejor ir de humilde. Ahora lo tiene más difícil, porque además de hacer discursos deberá ponerse manos a la obra y hacer algo más. De todos modos, el premio está bastante desprestiagiado ya con algunos de sus predecesores. Saludos.