lunes, 16 de noviembre de 2009

500 días juntos (500 days of Summer)


Como se dice en los primeros minutos de esta película, 500 días juntos no es una historia de amor, sino algo muy distinto o, por lo menos, algo más común. Ésta fue una de las películas más aclamadas en la pasada edición del festival de cine independiente de Sundance, lo que suele ser sinónimo de historias rodadas con bajo presupuesto y actores no demasiado conocidos, pero guiones originales. En esta ocasión se cuenta la historia de dos personajes: un chico que cree en la idea de las almas gemelas y del amor verdadero y una chica escéptica y descreída, que no cree que la felicidad pueda durar y contempla las relaciones como pasajeras. Ahí radica uno de los elementos más originales de la película, porque normalmente quienes idealizan el amor suelen ser las mujeres. Tom, el protagonista, cae rendido ante Summer, su compañera de trabajo, y experimenta el proceso completo de enamoramiento, obnubilación, incapacidad de ver las señales que indican que las cosas no son como cree, negación de la realidad, despertar brutal, hundimiento y desesperación, cuando todo deja de importar y finalmente, el renacimiento y la recuperación de sí mismo como persona. Todo está contado en tono de comedia, pero seguro que quienes alguna vez han sufrido de desamor encontrarán muchas coincidencias con sus propias historias. En mi opinión el final desentona con el resto del relato, pero la película proporciona un buen rato y la música que la acompaña está muy bien elegida.

Página web de la película:


Críticas:



No hay comentarios: