jueves, 12 de noviembre de 2009

Europa-fortaleza


Así vio Plantu en Le Monde el 20º aniversario de la apertura del Muro de Berlín: la nueva Alemania llevó a la nueva Europa de Maastrich, que se abrió al Este, pero levantó un nuevo muro para separar los países opulentos de quienes aspiran a mejorar su vida. La Europa- fortaleza sigue ahí. Y aunque no haya un muro físico, sí hay muchas barreras en cada aeropuerto y en cada puerto.

2 comentarios:

Vicente Rodrigo dijo...

Curiosa reflexión... la verdad que nosotros como miembros de la UE no llegamos a ser conscientes de ese muro que puede existir; sin embargo no creo que sea algo tan cerrado y de hecho en la UE funciona un sistema de levantamiento de visados para multitud de terceros países, entre ellos los de los Balcanes occidentales, no se reserva sólo para quienes pertenecen al club, algo que no pasa en EEUU o China.

De cualquier modo, un muro nunca es sinómimo de nada bueno...
Saludos!

Paqui Pérez Fons dijo...

La política migratoria de la UE es egoísta, como la de todos los países ricos. Se consiente un cierto grado de inmigración ilegal de mano de obra barata, la necesaria para el mercado laboral, y la migración legal se reserva a los cualificados (universitarios principalmente).

A mí no me gustan ni los muros ni las fronteras. Saludos.