miércoles, 29 de diciembre de 2010

Sintomático




La broma macabra del 28 de diciembre se perpetró justo al acabar el día, con el fin de las emisiones del canal de noticias CNN+ y su sustitución por 24 horas de Gran Hermano. Todo un síntoma de hacia dónde va una sociedad donde las noticias no son rentables y sí lo son la zafiedad, el exhibicionismo, la ostentación de la incultura y del materialismo por encima de todo. Elvira Lindo dedica su columna de hoy a este fenómeno creciente, que arrincona a los que quieren pensar e informarse en espacios cada vez más reducidos. Menos mal que aún quedan el Canal 24 Horas, Radio 5 y La 2. 


LO INVIABLE
ELVIRA LINDO

A raíz del cierre de CNN +, un canal en el que se podía escuchar a seres humanos debatir de asuntos de actualidad sin esa ira que ha convertido la tertulia en espectáculo, mucha gente que conozco ha comentado la orfandad ética y estética en la que nos va dejando un presente en el que solo tiene derecho a existir aquello capaz de competir con lo masivo. Hace años, los teóricos de la comunicación auguraban un futuro en el que tendrían cabida canales especializados que satisfarían las necesidades culturales concretas. El tiempo les ha dado la razón solo en parte: muchos medios pequeños subsisten siempre y cuando colmen los apetitos de los grupos de presión a los que se dirigen; sus espectadores buscan reafirmar su fanatismo más que informarse o ampliar conocimientos sobre sus aficiones. Con esta perspectiva, los amantes del periodismo sin más o de la cultura general, como antes se decía, nos vamos quedando sin referencias, sobre todo en lo que a televisión se refiere. Los cierres se justifican por la inviabilidad de las empresas. Y eso me hace pensar en que muchas de las cosas que me gustan se están haciendo inviables. Tal vez esta fatalidad comenzó el día en que las empresas culturales comenzaron a exigirle a sus productos un rendimiento económico que solo alcanzan ciertas obras. Cuántas revistas, libros o programas que hoy consideramos de referencia habrían dejado de editarse si solo se hubiera tenido en cuenta el número de consumidores potenciales. En la orgía de lo más vendido, lo más visto y lo más leído participan todos los medios; potencian que se le preste aún más atención al que más tiene y convierten en minoritario a un público que no tiene vocación de serlo. Huir de esa corriente salvaje de vulgaridad que engulle sin tregua los espacios de sosiego no está movido por un afán elitista sino de resistencia.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Doblepensar

Aguas residuales

Si algo han puesto de manifiesto las filtraciones de Wikileaks sobre España es toda una sarta de ejemplos del doblepensar (doublethink) orwelliano. En 1984 doblepensar era la capacidad de defender dos opiniones contradictorias a la vez. Orwell lo expresaba de este modo: "Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega... todo esto es indispensable". Así se revela a diario que una cosa es el lenguaje oficial, para tener calmados a los ciudadanos, y otra muy distinta el lenguaje de las bambalinas, donde se teje la verdadera política. Una cosa es lo que los distintos gobiernos les dijeron a los familiares de José Couso, a los saharauis o a los ciudadanos contrarios a los transgénicos y otra muy distinta lo que se acordó a espaldas de todos. Nunca un libro de mediados del pasado siglo fue tan actual.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Del dicho al hecho...


Podría ser un chiste si no fuese una realidad tan hiriente.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Wikicloacas

La nueva filtración de Wikileaks ha sacado a la luz las pestilentes cloacas de la "diplomacia" mundial. No hay demasiadas novedades. Casi todo se intuía o ya había sido publicado, con mayor o menor eco en los medios de comunicación. Lo que se confirma es el cinismo generalizado y las mentiras continuas que desde los órganos de poder se vierten a la población. Nada que no hubiesen acabado poniendo al descubierto unos buenos periodistas o unos concienzudos historiadores. La era de Internet y la velocidad a la que transcurren muchos fenómenos cotidianos han colocado bajo los focos una ingente cantidad de información que hasta ahora se manejaba en círculos restringidos. Probablemente para lo único que sirva es para desarrollar un sistema de comunicaciones más sofisticado y para que se incremente aún más el descreimiento ciudadano hacia quienes nos gobiernan. 

He aquí una selección de las algunas viñetas sobre la noticia:

Wikileaks está sobre nosotros.

!


!Hola! ¿Cómo estás? Yo estoy bien. Aquí hace buen tiempo. !Que tengas un buen día! Tu amigo.
Los cables diplomáticos eran más divertidos antes de Wikileaks.
TOM TOLES: !Qué terriblemente diplomático!



La Conferencia de Yalta en la era de Wikileaks
CURCHILL: ¿Cómo te atreves a insinuar que soy un gordo borracho, imbécil insolente?
ROOSEVELT: Tíos, dejad a mi mujer al margen. Ella no es fea.
STALIN: ¿A quién llamas maníaco genocida, pomposo charlatán?


OBAMA: Ésta es la única manera que se me ocurre para detener a Wikileaks...
Hablantes de navajo.


Bueno, embajador, que quede entre nosotros...

Para un seguimiento detallado de las filtraciones: 



martes, 30 de noviembre de 2010

Cinc


De nuevo, el equipo por encima de las individualidades, la discreción por encima de las declaraciones provocadoras y extemporáneas, la fidelidad a un estilo por encima de innovaciones a golpe de talonario. A seguir hablando en el campo y disfrutando. 

jueves, 11 de noviembre de 2010

Vomitivo




Provoca náuseas la continua contemporización del gobierno español y de la inoperante "comunidad internacional" con las constantes violaciones de las leyes y los derechos humanos por parte del gobierno marroquí con los saharahuis. Dan asco la tibieza de casi todos y el miedo a ofender a un tirano, que ha copiado a la perfección los métodos de Israel para reprimir una protesta pacífica. Tanto el gobierno actual  como todos los anteriores tienen una responsabilidad ineludible con el pueblo saharaui, a quien han abandonado y sustituido por repugnantes intereses económicos o geoestratégicos. Da igual. ¿Cuándo se decidirán a actuar? ¿Cuando los saharauis, hartos de tanto olvido e tanta hipocresía, decidan recurrir a la violencia para que se escuche su voz?

En su columna de hoy en el diario El País, Maruja Torres transforma en palabras las nauseabundas arcadas que produce tanta "diplomacia". Las viñetas son de Padylla.

VÓMITO
MARUJA TORRES

Trinidad Jiménez ha heredado de sus antecesores en el cargo una tarea infecta: templar gaitas mientras el rey de Marruecos hace con los saharauis lo que le sale de la galabeya. Los españoles, súbditos del Rey que, siendo joven, firmó la entrega del Sáhara Occidental al entonces reinante Hassan II, con Franco todavía entubado, pechamos con el oprobio de aquel pecado original para cuya perpetración no se contó con nosotros, bastante liados estaban todos organizando la Transición.


Luego, la historia se ha ido escribiendo con renglones cada vez más retorcidos, con traiciones y tibiezas y, sobre todo, con palabras mayores, tales como pesca, fosfatos y petróleo, tres bienes de los que los saharauis fueron desposeídos, junto con su tierra. Otras reverencias le habríamos rendido a este pueblo de no haberse producido aquel primer juego de manos que convirtió al monarca alauí -de ayer, de hoy y de siempre- en distribuidor de materias primas.


La tarea infecta a la que la señora ministra se somete al parecer disciplinadamente, como lo hicieron sus predecesores, esa templadura de gaitas, ha consistido en saltar por encima del asalto mismo a las jaimas saharauis -lo que es mucho saltar- para darnos jabón precisamente a los periodistas. Ay, cómo se ha lamentado doña Trinidad de que no nos dejen ejercer nuestros derechos como informadores. Es que fíjense, el mero hecho de que no podamos entrar los reporteros a contar lo que pasa hace que España, al fin y al cabo país solo acompañante en las negociaciones entre el Polisario y Marruecos, pues, mira tú, no se haya podido enterar con exactitud de lo sucedido. Con lo cual es que pasa lo que pasa, ¿no?, que no puedes juzgar. Ay, pero que se moderen todos, porfa.

El hecho de que sea hereditaria no convierte la tarea de nuestra ministra en menos infecta. Como periodista, como española, como ser humano: me pongo a vomitar.

viernes, 29 de octubre de 2010

Hasta siempre, compañero



"No nos domaron, no nos doblaron y no nos van a domesticar". Ésta fue una de últimas frases pronunciadas en un acto público por Marcelino Camacho. Tras una vida de intensa lucha y de fidelidad a unos ideales de reforma social, anoche se apagó la luz en casa de Marcelino, ese mismo piso sin ascensor en el que ha vivido toda una vida con su compañera de siempre. La despedida es sólo física. Las ideas y el ejemplo de vida permanecen. Salud, compañero.

Homenaje a Marcelino Camacho en la página web de CCOO:

miércoles, 27 de octubre de 2010

Crímenes de guerra


El Roto vuelve a dar en la diana. Las tácticas de las guerras recientes reveladas de nuevo por el portal Wikileaks demuestran que no hay guerras honorables y que la sangre salpica a todos, incluidos quienes se consideran a sí mismos como defensores de la libertad: masacres, torturas, indiferencia ante el sufrimiento de la población civil, numerosos "errores" y un número interminable de víctimas. 

Últimas filtraciones de Wikileaks sobre la guerra en Irak:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Wikileaks/divulga/nuevos/videos/abusos/EE/UU/Irak/elpepuint/20101027elpepuint_2/Tes

domingo, 17 de octubre de 2010

La lucha es ahora


No es dentro de 40 años cuando nos incumbirá. Es ahora cuando hay que luchar.

Parece que en Francia sí se toman en serio el recorte de conquistas sociales que requirieron tanto esfuerzo para nuestros antepasados.

Más información sobre la huelga general en Francia:


Gráfico comparativo de los sistemas de pensiones en Europa y las reformas propuestas por los distintos gobiernos:

sábado, 9 de octubre de 2010

Alternativa: exilio



Leer el periódico resulta cada día más frustrante. Aparte de la alarmante pérdida de calidad de los artículos, el contenido resulta desalentador. El exilio, aunque de momento sólo pueda ser mental, se convierte en la mejor alternativa.

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/corrupcion/pasa/factura/PP/elpepuespval/20101009elpval_2/Tes

sábado, 2 de octubre de 2010

Asfixiados y consumidos



Las dos últimas viñetas de El Roto en el diario El País ponen de manifiesto la situación a la que hemos llegado: el fomento del individualismo y la ilusión del consumo han socavado la idea de colectivo solidario dispuesto a pelear por la consecución de mejores condiciones de vida y trabajo. Hoy en día casi todo el mundo se considera de clase media, en parte porque así se nos repite machaconamente por todas partes, y lo que marca las diferencias sociales es el poder adquisitivo. La proliferación de productos low cost ha creado una ilusión de estatus entre los trabajadores con sueldos low cost, que poco a poco se han ido convirtiendo en dóciles empleados más temerosos de perder sus escasos réditos que dispuestos a arriesgarlos por un futuro mejor. Nos aprietan y no nos quejamos. Para mantener o incrementar sus niveles de consumo, seguirán apretando. ¿Hasta cuándo seguiremos sin quejarnos?

martes, 28 de septiembre de 2010

Huelga


A pesar de los malos augurios y el pesimismo reinante, hay que hacer algo más que resignarse.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Vamos



Almudena Grandes incluye en su columna de hoy del diario El País un buen puñado de motivos para secundar la convocatoria de huelga general del próximo miércoles. Aunque el lema elegido para la convocatoria es calcado del de Rock in Río, hay razones de sobra para parar. La próxima vez quizás sea demasiado tarde.

YO VOY
ALMUDENA GRANDES

Porque no quiero que mis hijos vivan peor de lo que he vivido yo. Porque no es justo que los trabajadores paguen la cuenta de una crisis que ha enriquecido a sus responsables. Porque este Gobierno no ha reinstaurado el impuesto sobre el patrimonio, no ha gravado a las grandes fortunas, no ha incrementado el tipo impositivo de las Sicav, donde los más ricos invierten el dinero que les sobra para contribuir a los gastos del Estado con un mísero 1%, y a cambio, ha castigado a los más débiles con una reforma laboral inadmisible. Porque no se puede admitir que un empresario despida a sus empleados con cuatro días de antelación, solo porque "prevé" pérdidas para el próximo ejercicio, ahorrándose de paso más del 50% de la indemnización. Pero, además, porque la crisis está sirviendo para enmascarar un cambio de ciclo destinado a liquidar el Estado de bienestar. Porque si no hemos sido capaces de exportar nuestro progreso a los trabajadores de las grandes potencias emergentes, como China y la India, lo que nos espera es la importación de sus espantosas condiciones de trabajo. Porque Occidente ya ha recordado que esclavizando a la gente se gana mucho más dinero. Porque detrás de los recortes de derechos laborales, vendrán los de derechos civiles. Porque siempre habrá una agencia calificadora, o un premio Nobel, que proclame que los retrocesos son imprescindibles para avanzar.

Y, sobre todo, porque digan lo que digan Zapatero, Salgado o el sursuncorda, los trabajadores somos el motor de la economía. Porque ni los bancos, ni las multinacionales, ni las grandes cadenas pueden subsistir sin nosotros. Porque si nosotros paramos, se para todo. Porque hemos heredado, junto con nuestros apellidos, la experiencia de que no existe otra manera de proteger nuestros derechos. Por todo eso, yo voy a la huelga general del 29 de septiembre.

Argumentos a favor y en contra de la huelga:


Artículo de opinión en defensa del papel de los sindicatos en la sociedad española:

domingo, 26 de septiembre de 2010

Hipócritas



Hace unos días el Parlament de Cataluña acordó blindar los correbous, otra de esas bárbaras costumbres que se consideran "tradiciones" dignas de ser preservadas. Con esa decisión la mayoría parlamentaria perdió todo el crédito ganado hace unos meses, cuando decidieron proscribir las corridas de toros en territorio catalán. En este asunto no caben medias tintas ni cálculos electoralistas. Los animales sufren por culpa de los animales que encuentran divertido torturarlos. Jesús Mosterín, uno de los expertos que convocó el Parlament hace unos meses, pone de manifiesto la hipocresía de la mayoría de los parlamentarios y señala que el progreso no se compra con inversiones, sino con la evolución de las mentes.


SALVAJADAS DE PUEBLO
JESÚS MOSTERÍN

Peores, si cabe, que las corridas de toros son las salvajadas pueblerinas tradicionales en las que una chusma en estado de intoxicación etílica maltrata cobardemente a un pobre toro bajo pretexto de fiestas patronales. Es la misma diferencia que hay entre las quemas de la Inquisición y los linchamientos incontrolados por turbas vengativas. Las corridas son uniformes y crueles. Las salvajadas pueblerinas son distintas y cada una bestial a su manera. Sólo sirven para dar salida a la mezcla explosiva de mala leche, alcohol y testosterona de los mozos más cerriles del pueblo.

Los toros de fuego, con la cornamenta ardiendo; toros ensogados, toros a la mar, bous al carrer, toros maltratados, estresados, heridos o muertos se suceden en Tordesillas, Extremadura, el bajo Aragón o Valencia (3.000 festejos brutales al año). Su suplicio no es menor porque no se los mate. La tortura es peor que la muerte. Estas bestialidades tienen lugar en la región más atrasada de Cataluña y que lo seguirá siendo, vista la ayuda al subdesarrollo que ha recibido del Parlament. Es lamentable que tras su grandeza al abolir las corridas, en un proceso ejemplarmente democrático, haya caído en la contradicción en los correbous. Esta vez no ha habido comparecencias. La votación ha sido un trámite. La decisión de blindar los festejos bestiales por miedo a perder un par de votos estaba tomada, con desprecio de la lógica y la ética por los partidos (salvo ICV). Es penoso ver una ley fijando los tiempos asignados a las formas de tortura (15 minutos al fuego en los cuernos). Prefiriendo la marrullería a la pedagogía, los políticos han prestado un flaco servicio a los habitantes del Ebro, condenándolos a seguir enfangados en la cultura de la crueldad, que lastra sus opciones de desarrollo. Si hay un alcohólico en la familia, no hay que animarlo a seguir bebiendo. El progreso empieza en las cabezas, no en las infraestructuras. Los festejos basados en el maltrato son una patología de la mente y su único destino es la abolición.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Adiós, abuelo



José Antonio Labordeta descansa desde hace unas horas tras una vida caracterizada por la coherencia y el compromiso. Ha sido profesor, poeta, escritor, cantautor, representante político y andarín incansable. En los años noventa recorrió el país con su mochila, descubriendo parajes y gentes y sus andanzas hicieron mucho más por la vertebración del país que otros que se llenan la boca a diario con la "patria". Después llegó al Congreso de los Diputados, donde se convirtió en portavoz de quienes están hartos de las malas formas, los chanchullos y la desfachatez de los que nunca se apearon del poder. Finalmente regresó a morir a su tierra. Deja una huella imborrable. El cariño popular en su despedida demuestra que uno recoge lo que sembró. Adiós, abuelo.

Dos de las canciones más emblemáticas de José Antonio Labordeta: Somos alienta a no rendirse y seguir en la lucha, mientras que Banderas rotas es una constatación de la derrota y la desesperanza:

SOMOS

Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.

Hemos
perdido compañeros
paisajes y esperanzas
en nuestro caminar.

Vamos
hundiendo en las palabras
las huellas de los labios
para poder besar

tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad.

Somos
como la humilde adoba
que cubre contra el tiempo
la sombra del hogar.

Hemos
perdido nuestra historia
canciones y caminos
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

tiempos
que traigan en su entraña
esa gran utopía
que es la fraternidad.

Somos
igual que nuestra tierra
suaves como la arcilla
duros del roquedal.

Hemos
atravesado el tiempo
dejando en los secanos
nuestra lucha total.

Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.

Somos
como esos viejos árboles.


BANDERAS ROTAS

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.

Rota permanece aquella que levantamos al cielo
pensando que la justicia crecería como un vuelo
de gaviotas en el mar.

Y vimos cómo al final sólo nos quedó el recuerdo
de un mástil desarbolado y unos jirones de tela
rotos por el vendaval.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.


Rota permanece aquella que ponía libertad
y que aupamos convencidos que al terminar la batalla
ésta íbamos a ganar.

Pero todo fue una amarga e inútil desesperanza
cuando vimos que las huellas
de los grilletes dejaban unas marcas sin borrar.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas
He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas

Doce momentos en la vida de Labordeta:

jueves, 16 de septiembre de 2010

Apesta



Como comenta Maruja Torres en su columna de hoy en el diario El País, muchas cosas huelen a podrido en nuestro entorno más cercano y también en la "casa común europea". Apestan las actitudes xenófobo- populistas de personajes como Silvio Berlusconi y Nicolas Sarkozy, que, disfrazados de personas civilizadas, agitan el miedo y la marginación con repugtnantes propósitos políticos. Apesta la actitud condescendiente de la mayoría de jefes de Estado y de gobierno de la "solidaria" Unión Europea. Y el hedor insoportable no lo desprenden aquellos a los que se señala con el dedo como responsables de todos los males, sino quienes perfumados con fragancias exclusivas se dedican a sembrar la cizaña en las mentes de los predispuestos a buscar culpables en casa ajena.

APESTA
MARUJA TORRES

De tan obvio resulta exasperante. Los gitanos son delincuentes. Los sindicalistas liberados -y por qué no todos los sindicalistas- son vagos. Los musulmanes, fanáticos. Los inmigrantes nos quitan los trabajos. Los chinos se quedan con los mejores comercios. Todos los que no son como yo son peores que yo. Y no quiero tenerlos cerca. ¿Exagero? Espera y verás. Lee los comentarios que se realizan en este periódico en versión digital, al pie de informaciones sobre expulsión de extranjeros. Producen pánico. Va a ser que las naciones que componen esta Europa, que milagrosamente deseó estar unida, siguen siendo tan bordes como cuando iniciaron la I Guerra Mundial y mandaron a millones de hombres a perecer en las trincheras del continente por unos cambios de fronteras o la rebañina de un par de imperios. Ya no somos unas bestias analfabetas. ¿Lo eran ellos? ¿Aquella Inglaterra que había coronado su revolución industrial? ¿Aquella Francia repleta de intelectuales? ¿La tierra de Goethe o la del Dante eran países por desasnar? ¿Los gobernantes eran brutos iletrados? ¿La carne de cañón no amaba al prójimo? Unos plantaron la semilla del odio, los otros se la dejaron germinar. La cosa va más o menos de este modo. Introduce un eslogan simple en las mentes resentidas y mediocres, que siempre necesitan echar la culpa a los demás: florecerá. Son mayoría. Puede que las víctimas de la crisis de ahora sepan que los responsables están arriba. Pero ya que no les pueden echar, ¿por qué no un poco de racismo, para entretenerse? Berlusconi abrió la veda -y miramos hacia otro lado-, Sarkozy continúa, desvía la atención de sus escándalos financieros con deportaciones, y sus súbditos le aplauden. Desde su balcón de la Comunidad Autónoma de Madrid, la señora baronesa exige que a los liberados se les quiten los cruasanes. Lleva tiempo, el Gobierno de Madrid, asfixiando a los sindicatos. Esto huele a Chanel y a mierda que tumba.

"Inconvenience of Otherness", interesante artículo de Vincent Hugeux en la edición internacional de The New York Times publicada por el diario italiano La Repubblica:




miércoles, 8 de septiembre de 2010

Intolerancia multiplicada


Derechistas religiosos de Florida queman coranes enfureciendo a lo lejos a los enemigos afganos.

Soldado: "!Menuda ayuda! Ahora podrán vernos aún mejor".

Un oscuro pastor de Florida ha lanzado una convocatoria cargada de intolerancia para conmemorar el aniversario de los atentados del 11 de septiembre en EEUU: la invitación a sus fieles a unírsele en la quema de ejemplares del Corán. Como en otros momentos del pasado, los libros son convertidos en víctimas del fanatismo de iluminados que creen tener línea directa con el más allá. La "iniciativa" del reverendo se ha propagado a toda velocidad a través de los medios de comunicación de todo el mundo y amenaza con provocar una oleada de protestas en el mundo musulmán y añade más argumentos para los fanáticos del otro lado. A esto hace referencia la viñeta de Jeff Danziger.

Más información:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Iglesia/Florida/planea/quemar/copias/Coran/11-S/elpepiint/20100908elpepiint_9/Tes

http://www.elmundo.es/america/2010/09/08/estados_unidos/1283962385.html

Reportaje de Jesús Rodríguez sobre la situación en Afganistán en El País Semanal del pasado domingo:

http://www.elpais.com/articulo/portada/Afganistan/hay/salida/elpepusoceps/20100905elpepspor_9/Tes

martes, 7 de septiembre de 2010

Empezamos bien...


Ésa es la única explicación, la de unos responsables políticos (de todos los colores) analfabetos, si no funcionales, sí mentales.

domingo, 18 de julio de 2010

La cueva



La aparente simplicidad de la viñeta de ayer de El Roto encierra una de las más lúcidas reflexiones sobre las naciones y las patrias. De donde todos venimos es de las profundidades de las cuevas prehistóricas. Lo demás son invenciones con fines diversos. La razón debería servir para encontrar soluciones a conflictos inventados por  los seres humanos. Y esto vale tanto para los nacionalistas vocingleros como para los nacionalistas plañideros. 

lunes, 12 de julio de 2010

Un equipo




Nunca se debe olvidar que el fútbol es un deporte colectivo. Por una vez ganó un equipo, que apostó por la victoria sin especulaciones. Ése es el mejor legado deportivo. Lo demás ( la "comunión nacional y la euforia)  es efímero. Felicidades, campeones.

domingo, 11 de julio de 2010

En la cabeza




La viñeta de Padylla es muy esclarecedora sobre el papel del fútbol y su entorno como vía de escape de la realidad cotidiana. En los últimos días se ha añadido también toda una retórica patriótica, adornada por doquier con el calificativo de histórica. Los medios de comunicación han rivalizado en forofismo, llenando páginas y minutos de televisión y de radio con pasiones exaltadas, pulpos y colores de moda. De lo hasta ahora ha sucedido y de lo que está por venir, me quedo con unas cuantas cosas: el fútbol es sólo un juego, la selección española ha jugado bien, fiel a un estilo forjado por otros, pero asimilado con humildad e inteligencia y da gusto tener un seleccionador tan sabio, educado y respetuoso como Del Bosque. Eso es lo que quedará en mi cabeza. Que gane el mejor.

Artículo de Ramón Besa sobre la influencia de Johan Cruyff en el juego de la selección: 


Interesante reflexión de Josep Ramoneda sobre el curioso papel del fútbol la "construcción" de identidades colectivas: 

jueves, 8 de julio de 2010

El crash de la información

Max Otte es un economista alemán  que en 2006 publicó ¡Que viene la crisis!, un libro en el que pronosticaba el estallido de la burbuja financiera que se produjo dos años después. Su análisis  del funcionamiento de la economía mundial es, por tanto, digno de ser tenido en cuenta. En El crash de la información Max Otte revisa los mecanismos de la economía de mercado y sus conclusiones dibujan un panorama bastante similar a una reedición del sistema feudal de la Edad Media. Otte califica el sistema económico actual como hipercapitalismo, capitalismo absoluto o capitalismo de casino y describe cómo el control de la información se ha convertido en el elemento fundamental que separa a los privilegiados del resto de los mortales. Los nuevos señores feudales dominan la información y la utilizan en su propio beneficio: los especuladores, los que controlan las altas finanzas manejan información privilegiada y contribuyen decisivamente a la desinformación del resto con vocabularios abstrusos, letras pequeñas al pie de los contratos y manipulaciones interesadas de cifras. Otte proporciona numerosos ejemplos de los mecanismos de la desinformación, la mayoría extraídos del contexto alemán, pero fácilmente extrapolables a cualquier otro país. Por ejemplo, se analizan el etiquetado de productos alimenticios, la jungla tarifaria de las compañías de telecomunicaciones, la estrategia de ventas de Ikea, los estragos causados por la privatización de los ferrocarriles o los servicios postales… También se explican las causas directas de la crisis de 2008: la política de bajos intereses impulsada por la Reserva Federal de EEUU desde finales de 2001, el papel de la psicología y las aspiraciones sociales de los estadounidenses en la fiebre inmobiliaria que vivió el país, la “fabricación” de complicados productos financieros (titulización de hipotecas, derivados…) y, por encima de todo, la debilidad de los Estados ante los ataques de los especuladores. Otte considera que el hipercapitalismo ha socavado el poder de los Estados como garantes del bien común y aboga por una economía social de mercado como alternativa, en la que los Estados recuperen su papel moderador y redistribuidor de riqueza.

Algunas de las aportaciones más interesantes de El crash de la información se refieren a tendencias que se han convertido en dominantes en los últimos años:

-         La “macdonalización” de la sociedad, es decir, la proliferación de trabajos precarios, eventuales o a tiempo parcial, que requieren muy escasa cualificación, en los que el trabajador debe limitarse a seguir un manual al pie de la letra y evitar cualquier veleidad creativa.

-         El fomento de los conocimientos puramente técnicos y la proliferación de lo tecnológico en detrimento de la formación humanística. Con el relegamiento de las disciplinas humanísticas, como la filosofía, la literatura, el arte o la historia, se priva a la gente del contexto fundamental para comprender el mundo.

-         La excesiva matematización de la ciencia económica y la proliferación de modelos explicativos teóricos en detrimento del análisis histórico. Los economistas que recurren a la historia para tratar de explicar fenómenos aparentemente complejos son una minoría.

-         La “wikización” de los medios de comunicación, es decir, el predominio de una gran cantidad de información que se produce y obtiene de forma gratuita, no profesional y no se somete a controles de calidad porque la inmediatez  ha pasado a ser el objetivo prioritario. El autor señala que la irrupción de internet en el mundo de la información ha transformado la libertad de prensa en una anarquía de prensa.

-         El “politicamiento” o la hibridación entre política y entretenimiento: los políticos renuncian a argumentar, reducen sus mensajes a eslóganes contundentes y multiplican sus apariciones en los medios. Los periodistas renuncian a preguntar y se limitan a ejercer como moderadores en supuestos programas de debate o como copistas en las ruedas de prensa o comparecencias de políticos.

Todas estas tendencias contribuyen, según Otte, al atontamiento general y refuerzan la desinformación de la mayoría en beneficio de una minoría. Otte aboga por un retorno a los valores de la Ilustración: la crítica, el comportamiento ético y responsable, la búsqueda del bien común por encima del egoísmo individual y un Estado fuerte, pero controlado democráticamente y con vocación social.
El epílogo del libro incluye una serie de consejos para tratar de escapar al marasmo de la desinformación y conseguir mayor autonomía informativa: leer libros para entender, seleccionar las fuentes de información, no dejarse arrastrar por las modas, dónde invertir para no perder dinero… En este sentido,  El crash de la información es un  instrumento imprescindible para el conocimiento del mundo actual. 





OTTE, Max, El crash de la información. Los mecanismos de la desinformación cotidiana, Editorial Ariel, Barcelona, 2010.


Sinopsis: 


http://www.planetadelibros.com/el-crash-de-la-informacion-libro-39802.html

viernes, 2 de julio de 2010

El enemigo es otro



La reciente huelga del metro de Madrid ha vuelto a poner de manifiesto una tendencia creciente: la demonización de un grupo de trabajadores por parte de sus iguales. Ya pasó cuando el gobierno decidió bajar el sueldo a los funcionarios. En muchos medios de comunicación y tribunas de opinión se aplaudió la medida y se escribieron miles de líneas denostando a los funcionarios, metiéndolos a todos en el mismo saco y vertiendo toda clase de descalficaciones contra los representantes sindicales por protestar. El sistema económico y la difuminación de las ideologías nos han llevado al punto de considerar enemigos a los que son compañeros de infortunios y a defender las posiciones de quienes nunca se preocuparán de los intereses colectivos, sino exclusivamente de los suyos propios. Sobre ese asunto el filósofo Manuel Cruz escribió ayer una interesante reflexión en el diario El País. 

La viñeta de El Roto fue publicada el 16 de abril de 2007


POR FAVOR, NO SE ME CONFUNDAN DE ENEMIGO
MANUEL CRUZ


Supongo que debe haber sido mi sufrida condición de funcionario la que me ha hecho particularmente sensible a un cierto tipo de comentarios. En todo caso, bienvenido sea el detonante si sirve para pensar en asuntos que a todos conciernen. Uno de ellos, particularmente importante a mi juicio, es la generalización de determinados tópicos en sectores que en principio deberían sentirse muy alejados de ellos. Con otras palabras: tengo la sensación de que sectores populares parecen hacer suyas banderas que no les corresponderían, interiorizando reivindicaciones y críticas propias de otros sectores.

Es el caso, por el que empezaba este artículo, de una extendida actitud hacia los funcionarios, tomados como objeto de todo tipo de diatribas precisamente por aquellos que más los necesitan y más recurren a sus servicios. Como acertadamente recordaba Santos Juliá hace algunas semanas en estas mismas páginas, casi la mitad de los funcionarios de este país desarrollan su actividad en los diferentes niveles del sistema educativo, de infantil a universitario, y en las instituciones sanitarias del Sistema Nacional de Salud, estando otro contingente muy importante formado por militares, policías y guardias civiles, o sea, personal de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los que es preciso añadir el personal adscrito a la Administración de Justicia y a los centros penitenciarios y las policías locales y autonómicas. En definitiva, un personal absolutamente necesario para el funcionamiento de cualquier sociedad y que en ningún caso se identifica con la malintencionada imagen del oficinista ocioso y absentista que, cuando por fin acude a su puesto de trabajo, se sacude de encima la faena a las primeras de cambio echando mano del socorrido "vuelva usted mañana".

Análogo desenfoque parece estar sucediendo con los sindicatos, enemigos de clasetradicionales de la patronal, que ahora tienden a verse denostados desde los mismos sectores populares que, también en esto, hacen suyos los argumentos que no parecen corresponderles. No seré yo quien haga un elogio desatado de las organizaciones sindicales, ni quien obvie que en ellas pueden darse casos -incluso flagrantes, so pretexto de la profesionali-zación- de burocratismo o, lo más grave, de atención preferente a determinados sectores de trabajadores (lo que antaño se llamaba aristocracia obrera) en perjuicio de nuevos sectores damnificados (inmigración, juventud, parados...). Pero algo convendría no olvidar, sobre todo a la vista del cariz, cada vez más duro, que han ido tomando los acontecimientos: con todos sus defectos y errores, han sido las organizaciones sindicalesquienes han asumido, en algún caso en clamorosa soledad, la defensa de los intereses de los trabajadores frente a sectores que están dando sobradas pruebas de una avidez y una codicia sin límites.

Era precisamente un sindicalista, el secretario general de CC OO en Cataluña, Joan Carles Gallego, quien, en un artículo periodístico reciente, proporcionaba el dato: con la rebaja que ha efectuado la Generalitat de Cataluña en el impuesto de sucesiones había dejado de recaudar 540 millones de euros, mientras que con el recorte del sueldo a los funcionarios tan solo se iba a ahorrar 200. A nadie, en cambio, se le ha ocurrido plantear la reconsideración de estas medidas, quizá porque aquellos a quienes les correspondería hacerlo debieron creerse en su momento el solemne dictamen doctrinal del presidente del Gobierno afirmando que bajar impuestos es de izquierdas, dictamen ahora vuelto del revés como un calcetín.

Sin duda, ese cambio de banderas al que me refería al empezar el artículo tiene que ver con el deterioro, cuando no el abandono, de las propias. Del estado de confusión en el que parece sumida la socialdemocracia, reclamando día sí día también la necesidad del retorno de la política, pero sin especificar qué demonios haría con ella en caso de que tal retorno se produjera, para qué hablar. ¿Y qué decir de su izquierda? En momentos como el actual parece revelarse el carácter artificioso, impostado, por no decir oportunista, de muchas presuntas reconversiones ideológicas. Sin duda, para algunos debió resultar muy atractiva la transversalidad que ofrecían, por ejemplo, los discursos ecologistas (sobre todo cuando las tradicionales bases obreras menguaban a gran velocidad), pero en tiempos de crisis, en el que las urgencias más inmediatas pasan por delante, en el que la desesperación se extiende por doquier, uno no puede dejar de pensar que buena parte de aquellos discursos y sus reivindicaciones parecían diseñados para épocas de abundancia, y que seguir manteniéndolos tal cual, con la que está cayendo (y con los que han caído) a muchos les puede sonar a frivolidad insufrible.

Pero ninguno de los argumentos anteriores -o incluso otros mejores en la misma línea que se pudieran ofrecer- hace buena, ni menos aún legitima, la confusión de enemigo. Se diría que, insaciables en todo, quienes han conseguido imponer sus directrices en el terreno de la economía o de la política (obligando a la izquierda a tomar medidas que hasta ayer mismo juraba que jamás tomaría), también aspiran a la hegemonía en materia de ideas y actitudes. Parecen estar obteniéndola. Durante la época de vacas gordas, consiguieron imponer su modelo hipercompetitivo, hicieron creer a los menos favorecidos que el ascensor social estaba perfectamente engrasado y que el mercado no solo se encargaba de ordenarlo todo, sino que terminaría encumbrando a los mejores, sin hacer distingos por su extracción de clase. Ahora estamos viendo los frutos de aquel espejismo: quienes, por su posición en la sociedad, deberían ser decididamente solidarios (¿tan poca memoria deja venir de pobre?) se han convertido en ferozmente rencorosos, asumiendo, en cruel paradoja, los argumentos de quienes precisamente les han conducido a la lamentable situación en la que ahora se encuentran.

En definitiva, quizá, como le hacía decir El Roto al personaje de una de sus impagables viñetas, ya no haya derecha e izquierda, pero de lo que no hay la menor duda es de que continúa habiendo arriba y abajo. De ahí la súplica que daba título al presente artículo: por favor, no se me confundan de enemigo.

miércoles, 30 de junio de 2010

Tiempo para pensar



- El hombre es el único animal que se ruboriza o que debería ruborizarse. Mark Twain.

- Hay que temblar para crecer. René Char.

- Uno es lo que ama, no lo que le aman. Charlie Kaufman.

- Ha de haber algo más en la vida que tenerlo todo. Maurice Sendak.

-El aburrimiento es la explicación principal de por qué la historia está tan llena de atrocidad. Fernando Savater.

- El triunfo no consiste en vencer siempre, sino en no desanimarse nunca. Napoleón Bonaparte.

- ¿Qué es más noble para el alma, sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna, o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin?. William Shakespeare.

- El más cercano a la perfección es quien, con penetrante mirada, se declara limitado. Goethe.

-¿Ha vivido aquel por cuya vida nadie se ha preocupado? Elías Canetti.

- Ser adulto es estar solo. Jean Jacques Rousseau.

- El sexo es el consuelo que a uno le queda cuando no le alcanza el amor. Gabriel García Márquez.

- Es más fácil contruir niños fuertes que reparar adultos rotos. Frederick Douglas.

- Ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo. Friedrich Nietszsche.

- Todas las guerras se pierden. Manu Leguineche.

- Los especialistas son aquellas personas que saben cada vez más sobre menos, hasta que finalmente saben todo sobre nada y nada sobre todo. Henri Poincaré.

- La política consiste en elegir entre lo desastroso y lo desagradable. John K. Galbraith.

- El único problema del capitalismo son los capitalistas. Son condenadamente avariciosos. Herbert Hoover,

- Es más temible un ejército de cien corderos guiado por un león que un ejército de cien leones guiado por un cordero. Charles Maurice.

sábado, 26 de junio de 2010

Manel para gente excepcional


Manel se ha convertido en los últimos años en uno de los grupos más populares en catalán. Sus canciones son aparentemente sencillas, con letras ingenuas y un peculiar sentido del humor. Retratos de gente normal, con gustos y aspiraciones sencillas . A mí me recuerdan a las del gran Jaume Sisa. Dos de las canciones que más me gustan son Captatio Benevolentiae, más conocida como Ens ens sortim, y La gent normal, versión de Common people, del grupo Pulp. El primer vídeo es  un fragmento del concierto del grupo en la Sala Apolo el 22 de mayo de 2009. El segundo vídeo se grabó en el mercado de Sant Antoni de Barcelona. Las dos canciones son para Alberto y Ángel, incansables amigos lectores.

CAPTATIO BENEVOLENTIAE (ENS EN SORTIM)


Provem d’encaixar en escenes boniques,
en ports de diumenge farcits de gavines,
en grans sobretaules on els avis canten,
en nits vora el foc abraçats a una manta.


Es tracta de ser els simpàtics del barri,
els que ballen i ballen fins que els músics parin,
irrompre arrogants lluint les millors gales
amb discos, amb dones, amb feines estables.


I a vegades ens en sortim.
I a vegades ens en sortim.
I a vegades una tonteria de sobte ens indica que ens sortim.
I a vegades una carambola de sobte ens demostra que ens sortim.


Busquem quedar bé en el retaule magnífic
dels que van pel món amb posat monolític
i afronten la vida mirant-la a la cara
i un dia, contents, compren flors a sa mare.


Intentem trempejar per ser persones dignes,
el pare modèlic que volen les filles,
el de la veu greu, el de la mà forta
que paga un vermut i que arregla una porta.


I després tancar els ulls i sentir el món en calma,
hi ha dos ocellets fent piu-piu dalt d’un arbre,
havent enllestit un gran epitafi
que arranqui somriures a tots els que passin.


I a vegades ens en sortim.
I a vegades ens en sortim.
I a vegades una tonteria de sobte ens indica que ens sortim.
I a vegades una carambola de sobte ens demostra que ens sortim.


I a vegades ens en sortim.
I a vegades ens en sortim.
I a vegades una tonteria de sobte ens indica que ens sortim.
I a vegades ens baixa la verge i de sobte ens revela que ens sortim.


I a vegades contra tot pronòstic
una gran bestiesa capgira el que crèiem lògic
tot fent evident que per un moment ens en sortim.

CAPTATIO BENEVOLENTIAE (NOS LAS APAÑAMOS)

Tratamos de encajar en escenas bonitas,

en puertos de domingo repletos de gaviotas,
en grandes sobremesas donde cantan los viejos,
en noches al amor de la lumbre, abrazados a una manta.


Se trata de ser los simpáticos del barrio,
los que bailan y bailan hasta que los músicos paran
e irrumpir, arrogantes, luciendo las mejores galas
en discos con mujeres con trabajos estables.


Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, una tontería de repente nos indica que nos las vamos a apañar.
Y, a veces, una carambola de repente nos demuestra que nos las apañamos

Buscamos quedar bien en el retablo magnífico
de los que van por el mundo con pinta monolítica
y afrontan la vida mirándola a la cara
y un día, contentos, le compran flores a su madre.


Intentamos trampear para ser gente digna,
el padre modélico que quieren las hijas,
el de la voz grave, el de mano firme,
que paga un vermú y que arregla una puerta.


Y luego cerrar los ojos y sentir el mundo en calma
y dos pajaritos que hacen pío, pío encima de un árbol
habiendo dispuesto un gran epitafio
que arranque sonrisas a todos los que pasen.


Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, una tontería de repente nos indica que nos las vamos a apañar.
Y, a veces, una carambola de repente nos demuestra que nos las vamos a apañar.


Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, nos las apañamos.
Y, a veces, una tontería de repente nos indica que nos las apañamos.
Y, a veces, se nos aparece la Virgen y de repente nos revela que nos las vamos a apañar.


Y, a veces, contra todo pronóstico una gran estupidez le da la vuelta
a lo que creíamos lógico,
haciendo evidente que, por un momento,
nos las apañamos.

 

LA GENT NORMAL

S’havia estat cultivant per Grècia,

I havia après que és tant important viatjar.
I jo me l’escoltava i deia: si, si, està clar.
Son pare acumulava grans riqueses, i vaig dir:
caram, en aquest cas, si us plau, anul•li la cervesa
i posi’ns el vi car. Li va semblar genial.
Va fer un glopet, em va mirar i va dir:
vull viure com viuen els altres,
vull fer les coses que fa la gent normal,
dormir amb qui dormen els altres,
ficar-me al llit amb gent normal com tu.
I assumint aquell paper, vaig dir:
bé, veurem què s’hi pot fer.

Vaig passejar-la pel mercat del barri.
Em va semblar un escenari adequat, per començar.
Vaig dir: d’acord, ara fes veure que no tens ni un duro.
I va riure, i va dir: ai quina gràcia,
que boig estàs, ets molt divertit!
Doncs, francament, maca, no em sembla
que ningú estigui rient aquí.
Ja t’ho has pensat bé això de…
Viure com ho fan els altres,
veure les coses que veu la gent normal,
dormir amb qui dormen els altres,
ficar-te al llit amb gent normal com jo.


I ella no entenia res, i m’agafava del bracet!
Comparteix pis amb estranys, busca una feina formal,
puja al metro pels matins, ves al cine alguna nit.
Pero igualment mai entendràs, el que és anar passant els anys,
esperant la solució, que s’emporti tanta por.
No, tu mai viuràs com viuen els altres,
ni patiràs com pateix la gent normal,
mai entendràs el fracàs dels altres,
mai comprendràs com els somnis se’ns van quedant,
en riure i beure i anar tirant,
i si pots, ja saps, follar de tant en tant.


Prova a cantar, si ho fan els altres,
i canta fort, si et sembla interessant,
riu a pulmó, si ho fan els altres,
pero no t’estranyi, si et gires, que es riguin de tu,
que no et sorprengui si estan farts de tu,
jugant a ser com és la gent normal.

Vull dormir amb gent normal com tu…
Vull dormir amb gent normal com tu…
Vull dormir amb gent normal com tu…
Vull dormir amb gent normal com tu…


 
LA GENTE NORMAL
 
Se había estado cultivando por Grecia

Y había aprendido que es tan importante viajar
Y yo la escuchaba y decía: “Sí, sí, claro”
Su padre acumulaba grandes riquezas, y dije:
“Caramba, en este caso, por favor, anule la cerveza
Y pónganos el vino caro”. Le pareció genial.
Dio un trago, me miró y me dijo:
“Quiero vivir como viven los demás,
Quiero hacer las cosas que hace la gente normal
Dormir con quien duermen los demás
Meterme en la cama con gente normal como tú”
Y asumiendo aquel papel, dije
“Bueno, veremos qué se puede hacer”


Le di un paseo por el mercado del barrio
Me pareció un escenario adecuado para empezar
Dije: “De acuerdo, ahora haz como si no tuvieses un duro”
Y se rió y dijo: “!Qué gracia!
¡Qué loco estás, eres muy divertido!”
Pues, francamente, maja, no me parece
que nadie se esté riendo aquí
Te lo has pensado bien, lo de
Vivir como lo hacen los demás
Ver las cosas que ve la gente normal
Dormir con quien duermen los demás
Meterte en la cama con gente normal como yo




Y ella no entendía nada y me cogía del brazo
Comparte piso con extraños, busca un trabajo formal
Sube al metro por las mañanas, ve al cine alguna noche
Pero igualmente nunca entenderás, lo que es ir pasando los años
Esperando la solución, que se lleve tanto miedo
No, tú nunca querrás vivir como viven los demás
Ni sufrirás como sufre la gente normal,
Nunca entenderás el fracaso de los demás
Nunca comprenderás cómo los sueños se nos van quedando
En reír y beber e ir tirando,
Y si puedes, ya sabes, follar de vez en cuando.


Prueba a cantar, si lo hacen los demás
Y canta fuerte, si te parece interesante
Ríe a todo pulmón, si lo hacen los demás,
Pero no te extrañe, si te das la vuelta, que se rían de ti,
Que no te sorprenda si están hartos de ti
Jugando a ser como es la gente normal


Quiero dormir con gente normal como tú
Quiero dormir con gente normal como tú
Quiero dormir con gente normal como tú
Quiero dormir con gente normal como tú