martes, 23 de marzo de 2010

Un pequeño paso

Sus excusas por no haberme proporcionado cobertura sanitaria han sido denegadas

Dos viñetas de Stuart Carlson y Mike Luckovich sobre la aprobación de la reforma del sistema sanitario en EEUU. Aunque es una ley con muchas limitaciones, que seguirá sin proporcionar cobertura universal y el sistema sanitario continuará dependiendo de las compañías privadas, su aplicación permitirá corregir algunas de las aberraciones del neoliberalismo estadounidense.

Más información:




Messi y muchos más


Andoni Zubizarreta, que sabe bastante de fútbol, que jugó en aquel equipo de ensueño y que se empapó de la filosofía del colectivo por encima del individuo, ha escrito en el diario El País uno de los comentarios más acertados en mi opinión sobre la brillantez de Messi.

MESSI Y MUCHO MÁS
ANDONI ZUBIZARRETA

Hace aproximadamente un año, mes arriba, mes abajo, recibíamos el rumor que confirmaba la noticia de que Gabi Milito no podría volver a jugar al fútbol. Puede que lo recuerden: la rodilla, la imposibilidad de eliminar los dolores, una recuperación consiguiente allí en Argentina, se decía que discrepancias con el cuadro médico... Un infierno en el que el central se debatía justo cuando su equipo iba escribiendo la página perfecta. Si alguna vez necesitan de un ejemplo práctico para aquello de "podría ser verdad y no haber ocurrido nunca", les propongo que recuerden la historia de Milito. El domingo se retiraba del césped de La Romareda, donde tantas tardes de gloria dio a esa afición, entre aplausos, unos de agradecimiento, otros de homenaje, otros de simple admiración.


Y yo me quería imaginar el hermoso mensaje que Milito estaba enviando a todos aquellos futbolistas, deportistas, que están en estos momentos con una escayola adherida a su cuerpo, con los puntos aún tiernos tras una operación que abre la puerta a una recuperación larga, delicada, con muchos momentos difíciles, pero en los que, al final del túnel, siempre tendrán la imagen de Milito ovacionado, de Milito midiéndose de tú a tú con los delanteros rivales, de Milito contribuyendo con su mejor saber a la maquinaria del Barça.


Ya sé que, si hablamos del partido del domingo en La Romareda, no puedo olvidar la exhibición de otro argentino llamado Leo Messi; ya sé que el fútbol empieza a ser reducido al gol y sólo al gol, ni tan siquiera a todo lo que pasa en torno a ese último remate, a ese último golpeo, ni tan siquiera todo eso que sucede alrededor del mago argentino que le permite encontrar la situación ideal para que Messi haga magia con el balón y con sus tobillos.

Recuerdo que Johan nos decía que la posesión del balón nos servía, entre otras cosas -ya saben que con Johan el balón servía para casi todo o, mejor, para todo-, para acabar dejando a nuestro extremo uno contra uno frente al lateral contrario, que no contaría con el apoyo del central correspondiente ni del interior de su lado. Bueno, esto que con Johan nos funcionaba muy bien podría modificarlo con Messi, ya que podríamos dejar la situación de superioridad en un uno contra dos... o contra tres... o contra todos. Pero no tengan la menor duda de que eso que Messi resuelve con aparente facilidad, primero, es muy difícil de hacer; segundo, depende de otras cosas que no son solamente su capacidad individual. Y me quedo con una para que lo podamos ver: cuando Messi arranca, sus compañeros rara vez acuden a apoyarle en corto, rara vez van hacia él para darle una pared o una solución cercana, ya que saben que el hábitat en el que se encuentra a su gusto es el de medirse con sus rivales con espacio por delante, con sitio para medirse con los defensores. Y esto que es evidente en el espacio largo sucede con mayor sutileza cuanto más cerca está el balón del área, ahí donde un palmo es una opción de tiro, donde un desmarque habilita medio metro que Messi convierte en un latifundio para regatear, mirar de reojo al portero y colocar el balón allí donde no te lo esperas... o sí, pero no llegas.

Cierto que para todo ello hace falta disponer de un jugador como Leo, pero no es menos cierto que para que su excepcional calidad reluzca con la intensidad de los últimos partidos hacen falta compañeros de orquesta que entiendan la misma partitura, al mismo ritmo y a la misma velocidad.

Tipos como Milito, que volvieron de la oscuridad para disfrutar de cerca de la luz de Messi.

sábado, 20 de marzo de 2010

Bailando con lobos (Dances with wolves)


Ésta es una de mis películas favoritas. Tiene ya 20 años, pero cada vez que la emiten por televisión vuelvo a verla y disfrutarla como si fuese la primera vez. Bailando con lobos cuenta la historia de John Dunbar, un teniente del ejército de los EEUU, héroe de la Guerra de Secesión, que pide ser destinado a un territorio fronterizo en Dakota. Allí, en completa soledad, comienza a escribir un diario, donde describe su asombro ante la grandeza de la naturaleza circundante y va anotando los pequeños acontecimientos de su rutinaria existencia. Dunbar, hombre atípico y curioso, consigue ganarse la confianza de un lobo y trabar amistad con sus supuestos enemigos, los indios sioux. Dunbar aprende a respetar el entorno en el que vive y a admirar el modo de vida y los códigos éticos de sus nuevos amigos. Pero al mismo tiempo, es consciente del peligro que supone su presencia en la tierra de los indios y tratará de ayudarles a escapar de la amenaza del ejército y del "progreso". Bailando con lobos describe un mundo que se perdió, el de la armonía con la naturaleza y la sencillez de la existencia. Kevin Costner, protagonista, director y productor de la película, nunca estuvo mejor que en el papel de "el que baila con los lobos".

Sinopsis y críticas:


Información de la película en inglés:


martes, 16 de marzo de 2010

Incuestionable realidad

Dos viñetas de El Roto sobre la realidad africana y el fenómeno de la piratería en el Océano Índico.


viernes, 12 de marzo de 2010

Construcción-destrucción



Es la historia de siempre. Nada ha cambiado en las relaciones entre EEUU e Israel. La reciente visita del vicepresidente de EEUU Joe Biden a Israel se ha saldado con una nueva demostración de fuerza de Israel, con el anuncio de construcción de nuevas viviendas en teritorio palestino y con la consiguiente violación (una vez más) de los compromisos alcanzados en interminables mesas de negociación que no llevan a ningún lado. La reprimenda pública de Biden al gobierno israelí no fue más que un gesto de cara a la galería. Al día siguiente reiteró que Israel es un aliado preferente de EEUU y que esa realación se mantendrá. Pase lo que pase, hagan lo que hagan. Gaza bloqueada, Cisjoradnia cerrada a cal y canto y la llamada "comunidad internacional", con EEUU a la cabeza, ni se inmuta. La viñeta de Tony Auth ironiza sobre los conceptos de construcción y destrucción en la zona.

Más información:





domingo, 7 de marzo de 2010

La guerra eterna

Dexter Filkins es un periodista estadounidense que trabajó como reportero de guerra, primero para el diario Los Angeles Times y posteriormente para The New York Times. En estos años, mientras cubría las guerras de Afganistán e Irak, escribió 561 cuadernos de apuntes sobre las experiencias vividas en zonas de guerra. El libro La guerra eterna. Partes desde la guerra contra el terrorismo, constituye un valioso documento para comprender la locura de la guerra, el alcance del fanatismo y las mentiras de la llamada "guerra contra el terrorismo". El relato tiene un carácter fragmentario, con historias que se van sucediendo sin conexión aparente, pero que permiten al lector construirse una imagen sobre la realidad de la guerra y el sempiterno sufrimiento de los inocentes. El título del libro hace referencia a la situación de guerra permanente en Afganistán, que no ha conocido la paz desde hace décadas, donde los combates entre distintas facciones forman parte desgraciadamente de un escenario cotidiano. Sin embargo, la mayor parte del libro transcurre en Irak. Filkins acompañó a los marines en la invasión del país y después pasó varios años atrincherado en la oficina de su diario en Bagdad. El desconocimiento del idioma y del país le obligaron, como al ejército invasor, a recurrir a locales que hablasen inglés, lo que le hacía depender de la información que le proporcionasen sus contactos. Este hecho, y también la situación de violencia e inseguridad, condicionó inexorablemente la calidad y la fiabilidad de la información. También marcó el devenir de la guerra en Irak, mal planteada desde el principio, como se pone de manifiesto en numerosas ocasiones en el libro: se emplearon tácticas equivocadas, los diseñadores de la guerra no tenían una idea clara del país, sino una visión estereotipada de los "árabes", se permitió una amplia zona gris,  donde se produjeron las torturas de Abu Ghraib y otros desmanes, se dilapidaron miles de millones de dólares y todo el despliegue militar fue incapaz de garantizar seguridad a la población. La guerra se empezó a perder con cada una de las decisiones equivocadas que se tomaron, hizo que apareciesen numerosos grupos insurgentes y permitió que Al Qaeda anidase en Irak.

La guerra eterna también incluye historias más personales, de los soldados en combate y después, cuando se ven las consecuencias de la violencia autorizada. Un elemento llamativo del libro es el hecho de que Filkins saliese a correr casi todos los días, desafiando al peligro. El autor confiesa que correr era una de las pocas cosas que aún podía sentir. La guerra se convirtió en una rutina, el ruido de las explosiones lejanas ya ni le inmutaba y las limitaciones para hacer su trabajo le llevaron a volver a casa, al menos físicamente. Filkins recurre a una frase de Platón para definir la sensación que asalta a quienes han vivido de cerca una guerra: "Sólo los muertos han visto el final de la guerra". Para muchos seres humanos en Irak y Afganistán, la guerra sigue siendo una terrible realidad en la actualidad. Conviene leer el libro de Dexter Filkins para no olvidar y tratar de entender lo incomprensible.

FILKINS, Dexter, La guerra eterna. Partes desde la guerra contra el terrorismo, Editorial Crítica, Barcelona, 2009

Sinopsis y primer capítulo:




An education

La directora danesa Lone Scherfig se dio a conocer con la película Italiano para principiantes, rodada según las reglas del movimiento Dogma, y más tarde con Wilbur se quiere suicidar. En An education ha dado el salto al cine más comercial, sin que esto haya implicado un descenso de calidad en su filmografía, sino más bien lo contrario. El guión de la película es del escritor Nick Hornby y está basado en un relato autobiográfico de la periodista británica Lynn Barber. An Education se desarrolla a principios de los años 60, justo antes de la explosión de la cultura pop. Todo es gris en el conservador Reino Unido. La protagonista, Jenny, se aburre en su último año de instituto en una escuela femenina. Dedica todo su tiempo a estudiar para conseguir ser admitida en la universidad de Oxford y sueña con ir a París, que para ella es sinónimo de libertad y modernidad. Un día de lluvia conoce a un hombre mayor que ella, que la seduce ofreciéndole la posibilidad de vivir experiencias con las que siempre soñó. Jenny deberá elegir entre una vida fácil o el camino del esfuerzo. Los padres y  las profesoras de la protagonista tienen una importancia deteminante en la historia y su diferente concepto sobre la finalidad de la educación pone en primer plano el tema central de la película:  el papel de las mujeres en la sociedad. Entre los actores sobresale la debutante Carey Mulligan, nominada al Óscar en la categoría de mejor actriz. También cabe destacar a Alfred Molina, como padre de la protagonista, y Emma Thompson, en un pequeño papel como directora de la escuela a la que asiste la joven .

Sinopsis y críticas:

http://www.filmaffinity.com/es/film568827.html
 
 
 
 
 
Relato de Lynn Barber que dio origen a la película: 



sábado, 6 de marzo de 2010

Precious

Ésta es una de las películas revelación del último año, uno de los descubrimientos del Festival de Cine Independiente de Sundance en 2009. Basada en la novela autobiográfica  Push, de la escritora afroamericana Sapphire, dirigida por Lee Daniels y promocionada por la influyente Oprah Winfrey, Precious narra la historia de Claireece, una chica obesa de 16 años que vive en Nueva York y sufre en silencio una vida miserable: violada múltiples veces por su padre, maltrada física y psicológicamente por su madre, casi analfabeta, afronta su segundo embarazo y es expulsada de la escuela a la que asiste. Los servicios sociales le ofrecen como alternativa acudir a una escuela no convencional del programa Each one teach one (Cada uno enseña a uno). Allí encontrará el estímulo y el apoyo necesario para tomar las riendas de su vida y salir del ambiente opresivo que la convirtió en una persona sin autoestima. Como muchas otras mujeres que han sufrido abusos, la protagonista recurre a su imagición para escapar de la sordidez de su existencia y debe pelear primero contra sí misma, poder perdonarse y aceptarse antes de poder emprender su reconstrucción personal. La película es un canto al poder de la educación como suministradora de las armas necesarias para hacer frente a la injusticia y un homenaje a todas las mujeres de las que abusaron cuando no podían defenderse, a las que rompieron por dentro aquellos que en teoría debían haber cuidado de ellas. Es una película dura y bella al mismo tiempo. La actriz protagonista es la debutante Gabourey Sidibe. Junto a ella actúan algunos secundarios de lujo, como Mo´Nique, Paula Patton, Mariah Carey y Lenny Kravitz. La película consiguió anoche los galardones más importantes en los premios Independent Spirit, que se conceden anualmente a los trabajos más destacados del cine independiente:

Sinopsis y críticas:




Artículo de Elvira Lindo sobre Precious en el diario El País:


¿Bienes de interés cultural?




Tres viñetas de estos días para ilustrar la postura contraria al maltrato animal y a la defensa de la tortura y la muerte como "bien de interés cultural". En el Parlament de Cataluña se están desarrollando unas sesiones informativas para aportar a los diputados todos los datos necesarios para tomar una decisión sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. Como viene siendo habitual, el asunto se ha politizado y en los últimos días varias comunidades autónomas gobernadas por el PP se han apresurado a declarar todas las manifestaciones de ataque a los toros como bienes de interés cultural. Resulta especialmente curioso, porque las corridas de toros fueron prohibidas en Canarias en 1991 y no se produjo ninguna polémica al respecto.

Más información: