lunes, 12 de abril de 2010

Incomprensible


Yo también me pregunto lo mismo, aunque por razones bien distintas.

No hay comentarios: