viernes, 21 de mayo de 2010

La Nueve

La periodista Evelyn Mesquida dedicó casi 10 años a documentarse para rescatar del olvido una historia de la 2ª Guerra Mundial, la de la compañía de soldados que liberó París el 24 de agosto de 1944. Contrariamente a la versión oficial, los primeros soldados que entraron en París tras el desembarco de Normandía fueron los miembros de una compañía íntegramente formada por soldados españoles, la Nueve. Esta compañía se formó en el Norte de África en el verano de 1943, dentro de la 2ª División Blindada comandada por el general Leclerc. No fue la única compañía en la que combatieron españoles: más de 200.000 lucharon contra el nazismo durante la guerra. Pero sí fue una compañía especial, tanto por su organización como por la procedencia de sus integrantes.

La autora divide su narración en dos partes. En la primera parte se explica cómo se formó la compañía. El relato comienza con el exilio de muchos españoles en Francia al final de la Guerra Civil. Miles de refugiados atravesaron la frontera francesa en los primeros meses de 1939 y acabaron confinados en campos y tratados como prisioneros y como un peligro para el país de acogida. Con el estallido de la guerra mundial, a muchos se les ofrecidó la posibilidad de formar parte de la Legión Extranjera o de integrarse en compañías de trabajadores extranjeros. Tras la invasión de Francia y la firma del vergonzoso armisticio, los resistentes se pusieron a las órdenes de De Gaulle. Uno de esos generales fue Leclercc, que recibió el encargo de liberar las colonias francesas. Desde Camerún organizó un regimiento que atravesó toda África Central y combatíó a los alemanes en Libia. Tras el desembarco aliado en el Norte de África, se produjo una reorganización de las tropas francesas y muchos españoles desertaron de sus unidades para integrarse en el ejército de Leclerc. De África fueron trasladados a Gran Bretaña y después del desembarco de Normandía, volvieron a pisar suelo francés y se lanzaron a una carrera para liberar París. Leclerc conocía el importante golpe anímico que supondría liberar la ciudad y, contraviniendo los planes de los americanos, envió una avanzadilla con sus mejores hombres, encabezada por el capitán Amado Granell, que entró en París sin resistencia el 24 de agosto de 1944. Mesquida explica el porqué de la confianza depositada por Leclerc en los soldados españoles y se refiere a sus profundas convicciones antifascistas, su experiencia en el combate y su negativa a aceptar órdenes sin haber entendido su propósito. Los soldados de la Nueve tenían distintas ideologías políticas, aunque había una mayoría de anarquistas, pero todos ellos compartían la idea de que era necesario derrotar a los nazis para después regresar a España y acabar con el régimen franquista. De esta manera, siguieron a Leclerc hasta Berschtesgaden, el refugio de Hitler en los Alpes, con la esperanza de que una vez terminada la guerra en Europa los aliados les ayudasen a derrotar a Franco. Sus expectativas se verían frustradas y su lucha por la libertad silenciada durante varias décadas.

En la segunda parte del libro se reproducen las historias personales de algunos de los supervivientes de la Nueve. Cada relato permite hacerse una idea del periplo personal de los que decidieron arriesgar su vida peleando por la libertad de un país que los había maltratado y humillado en 1939. De los 144 soldados de la Nueve, sólo 16 pudieron ver el fin de la guerra. Su sacrificio permaneció inédito hasta hace poco tiempo. El libro de Evelyn Mesquida es un homenaje en su memoria.

MESQUIDA, Evelyn, La Nueve. Los españoles que liberaron París, Editorial Zeta Bolsillo, Barcelona, 2010.

Sinopsis del libro:


Entrevista con Evelyn Mesquida:


No hay comentarios: