sábado, 15 de mayo de 2010

Legado de cenizas. La historia de la CIA

Tim Weiner es un periodista de The New York Times especializado en temas de seguridad e inteligencia, galardonado con el premio Pulitzer por sus reportajes sobre estos temas. En 2007 publicó Legado de cenizas, una historia no oficial de la CIA. El título del libro hace referncia a una frase pronunciada por Dwight Eisenhower al finalizar su mandato presidencial. Al evaluar la actuación de la CIA durante sus ocho años de presidencia, Einsenhower consideró que el servicio de inteligencia había cosechado una serie de derrotas continuas y que el balance sólo podía ser calificado como un "legado de cenizas". En su investigación sobre la agencia, Weiner consultó los archivos abiertos al público y se entrevistó con un amplio número de empleados y ex- empleados de la CIA. Con toda esta información, Weiner construye un relato de la historia de la CIA, desde sus comienzos hasta su obligada reestructuración tras el fiasco de la invasión de Irak. El libro pone en evidencia las contradicciones de la agencia desde sus inicios: la opción entre ser un servicio de información y análisis eficaz, que proporcionase a los presidentes los datos que les permitiesen tomar decisiones documentadas, o un organismo destinado a la preparación de operaciones encubiertas, con el fin de transformar la realidad exterior en beneficio de los intereses de EEUU. Este dilema ha sido una constante a lo largo de la existencia de la CIA y los hechos demuestran que en la mayor parte de las ocasiones se privilegió la intervención sobre la información. De hecho, a lo largo del libro se pone de manifiesto que una de las razones de los constantes fracasos de la CIA ha sido precisamente la falta de información, la falta de inteligencia, la carencia de personal cualificado que conociese la realidad, la cultura o el idioma de los países de donde se pretendió conseguir información.

Otro de los aspectos de más interés del libro es la relación de la CIA con los distintos presidentes de EEUU, desde Truman a George W. Bush. Weiner pone de manifiesto que muchos presidentes utilizaron a la CIA para sus propios intereses, vulnerando las leyes: en la administración Kennedy se utilizaron los recursos de la agencia para espiar a ciudadanos de EEUU y durante las presidencias de Johnson y Nixon se manipuló la información que proporcionaba la CIA sobre Vietnam para engañar al pueblo. En otros casos, fue la agencia la que maquilló la realidad para ocultar rotundos fracasos o se plegó sin rechistar a las demandas de la presidencia, como durante el nefasto mandato de George W. Bush.

El libro aporta datos muy interesantes sobre algunas de las operaciones encubiertas llevadas a cabo por la CIA en sus más de 60 años de historia: la compra de las elecciones italianas de 1948 para evitar el triunfo del PCI, los derrocamientos de los presidentes de Irán y Guatemala, los múltiples intentos de asesinar a Fidel Castro, muchos de ellos en peligrosa colaboración con la mafia, los oscuros años de la intervención en Centroamérica, el escándalo Irán- Contra, la implicación de agentes en torturas y secuestros en la llamada "guerra contra el terrorismo"... El autor proporciona muchos detalles sobre numerosos asuntos oscuros de  la historia reciente y también incluye un extenso apartado de notas que permiten ampliar la información aportada. La conclusión fundamental que se extrae del libro es la incapacidad manifiesta hasta la fecha de contar con un servicio de inteligencia que se ajuste a los requerimientos de un régimen verdaderamente democrático.Weiner considera éste un objetivo de muy difícil  cumplimiento y mucho más teniendo en cuenta la deriva de la agencia en los últimos años.

WEINER, Tim, Legado de cenizas. La historia de la CIA, Editorial Debate, Barcelona, 2008.


Sinopsis y reseñas del libro:

http://www.legadodecenizas.com/ellibro.php

http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/24129/Legado_de_cenizas-_la_historia_de_la_CIA/

Entrevista con Tim Weiner:

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/10/11/internacional/1223721234.html

No hay comentarios: