sábado, 1 de mayo de 2010

Tres tazas de té

Éste es el título de una emocionante historia real que tiene como escenario algunos de los lugares más olvidados de la Tierra. Tres tazas de té narra los esfuerzos de Greg Mortenson, un enfermero estadounidense, para construir escuelas en áreas remotas de Pakistán y Afganistán. En 1993 Greg Mortenson fue a Pakistán para escalar el K-2. No consiguió su objetivo y además se perdió en el descenso. Sin embargo, aquel desvío de su rumbo se convirtió en providencial, pues le llevó a la aldea de Korphe, en el Baltistán paquistaní, una región con abundante población chiíta en un país de mayoría sunnita. En Korphe le acogieron con hospitalidad y le ofrecieron todo lo que tenían para que pudiese recuperarse. Mortenson consideró que debía agradecérselo de alguna manera y el jefe del pueblo, Haji Alí, le pidió que les construyese una escuela. A su regreso a EEUU, Mortenson intentó reunir el dinero para cumplir su promesa y regresar a Pakistán cuanto antes. En el libro se relatan las dificultades a las que se enfrentó para conseguir su objetivo y las lecciones que aprendió de gente sin formación, pero profundamente sabia. Poco a poco Mortenson entendió cómo se deben hacer las cosas si se quiere contar con la colaboración de la gente a la que se pretende ayudar. Con el tiempo, su objetivo inicial se transformó en un proyecto más ambicioso: construir escuelas de educación básica, centrando el esfuerzo en la escolarización de las niñas, puesto que las mujeres son un elemento fundamental para la transformación de una comunidad. Para llevar a cabo esta tarea se fundó el Central Asia Institute, una ONG que se financia con donaciones privadas. También fue fundamental el establecimiento de una red de contactos con la población local que facilitase el desarrollo de los proyectos. Uno de los aspectos más llamativos del libro es la forma en la que se logró la colaboración de líderes religiosos musulmanes, que desmiente muchas ideas preconcebidas sobre el Islam y las mujeres. Tres tazas de té termina en 2003, en el periodo posterior a la invasión de Afganistán para derribar el régimen de los talibanes. La historia relatada en el libro contrasta con el uso de la fuerza para combatir el fanatismo y la escasa preocupación de los invasores por las necesidades de la población civil. Greg Mortenson y sus colaboradores fueron conscientes de que su trabajo no había hecho más que empezar y de que la única manera de luchar contra el extremismo es la educación, no las bombas. Todo un ejemplo.

MORTENSON, Greg y RELIN, David Oliver, Tres tazas de té. La lucha de un hombre por promover la paz, escuela a escuela, Editorial Rocabolsillo, Barcelona, 2010.

Reseñas del libro:



No hay comentarios: