martes, 28 de septiembre de 2010

Huelga


A pesar de los malos augurios y el pesimismo reinante, hay que hacer algo más que resignarse.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Vamos



Almudena Grandes incluye en su columna de hoy del diario El País un buen puñado de motivos para secundar la convocatoria de huelga general del próximo miércoles. Aunque el lema elegido para la convocatoria es calcado del de Rock in Río, hay razones de sobra para parar. La próxima vez quizás sea demasiado tarde.

YO VOY
ALMUDENA GRANDES

Porque no quiero que mis hijos vivan peor de lo que he vivido yo. Porque no es justo que los trabajadores paguen la cuenta de una crisis que ha enriquecido a sus responsables. Porque este Gobierno no ha reinstaurado el impuesto sobre el patrimonio, no ha gravado a las grandes fortunas, no ha incrementado el tipo impositivo de las Sicav, donde los más ricos invierten el dinero que les sobra para contribuir a los gastos del Estado con un mísero 1%, y a cambio, ha castigado a los más débiles con una reforma laboral inadmisible. Porque no se puede admitir que un empresario despida a sus empleados con cuatro días de antelación, solo porque "prevé" pérdidas para el próximo ejercicio, ahorrándose de paso más del 50% de la indemnización. Pero, además, porque la crisis está sirviendo para enmascarar un cambio de ciclo destinado a liquidar el Estado de bienestar. Porque si no hemos sido capaces de exportar nuestro progreso a los trabajadores de las grandes potencias emergentes, como China y la India, lo que nos espera es la importación de sus espantosas condiciones de trabajo. Porque Occidente ya ha recordado que esclavizando a la gente se gana mucho más dinero. Porque detrás de los recortes de derechos laborales, vendrán los de derechos civiles. Porque siempre habrá una agencia calificadora, o un premio Nobel, que proclame que los retrocesos son imprescindibles para avanzar.

Y, sobre todo, porque digan lo que digan Zapatero, Salgado o el sursuncorda, los trabajadores somos el motor de la economía. Porque ni los bancos, ni las multinacionales, ni las grandes cadenas pueden subsistir sin nosotros. Porque si nosotros paramos, se para todo. Porque hemos heredado, junto con nuestros apellidos, la experiencia de que no existe otra manera de proteger nuestros derechos. Por todo eso, yo voy a la huelga general del 29 de septiembre.

Argumentos a favor y en contra de la huelga:


Artículo de opinión en defensa del papel de los sindicatos en la sociedad española:

domingo, 26 de septiembre de 2010

Hipócritas



Hace unos días el Parlament de Cataluña acordó blindar los correbous, otra de esas bárbaras costumbres que se consideran "tradiciones" dignas de ser preservadas. Con esa decisión la mayoría parlamentaria perdió todo el crédito ganado hace unos meses, cuando decidieron proscribir las corridas de toros en territorio catalán. En este asunto no caben medias tintas ni cálculos electoralistas. Los animales sufren por culpa de los animales que encuentran divertido torturarlos. Jesús Mosterín, uno de los expertos que convocó el Parlament hace unos meses, pone de manifiesto la hipocresía de la mayoría de los parlamentarios y señala que el progreso no se compra con inversiones, sino con la evolución de las mentes.


SALVAJADAS DE PUEBLO
JESÚS MOSTERÍN

Peores, si cabe, que las corridas de toros son las salvajadas pueblerinas tradicionales en las que una chusma en estado de intoxicación etílica maltrata cobardemente a un pobre toro bajo pretexto de fiestas patronales. Es la misma diferencia que hay entre las quemas de la Inquisición y los linchamientos incontrolados por turbas vengativas. Las corridas son uniformes y crueles. Las salvajadas pueblerinas son distintas y cada una bestial a su manera. Sólo sirven para dar salida a la mezcla explosiva de mala leche, alcohol y testosterona de los mozos más cerriles del pueblo.

Los toros de fuego, con la cornamenta ardiendo; toros ensogados, toros a la mar, bous al carrer, toros maltratados, estresados, heridos o muertos se suceden en Tordesillas, Extremadura, el bajo Aragón o Valencia (3.000 festejos brutales al año). Su suplicio no es menor porque no se los mate. La tortura es peor que la muerte. Estas bestialidades tienen lugar en la región más atrasada de Cataluña y que lo seguirá siendo, vista la ayuda al subdesarrollo que ha recibido del Parlament. Es lamentable que tras su grandeza al abolir las corridas, en un proceso ejemplarmente democrático, haya caído en la contradicción en los correbous. Esta vez no ha habido comparecencias. La votación ha sido un trámite. La decisión de blindar los festejos bestiales por miedo a perder un par de votos estaba tomada, con desprecio de la lógica y la ética por los partidos (salvo ICV). Es penoso ver una ley fijando los tiempos asignados a las formas de tortura (15 minutos al fuego en los cuernos). Prefiriendo la marrullería a la pedagogía, los políticos han prestado un flaco servicio a los habitantes del Ebro, condenándolos a seguir enfangados en la cultura de la crueldad, que lastra sus opciones de desarrollo. Si hay un alcohólico en la familia, no hay que animarlo a seguir bebiendo. El progreso empieza en las cabezas, no en las infraestructuras. Los festejos basados en el maltrato son una patología de la mente y su único destino es la abolición.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Adiós, abuelo



José Antonio Labordeta descansa desde hace unas horas tras una vida caracterizada por la coherencia y el compromiso. Ha sido profesor, poeta, escritor, cantautor, representante político y andarín incansable. En los años noventa recorrió el país con su mochila, descubriendo parajes y gentes y sus andanzas hicieron mucho más por la vertebración del país que otros que se llenan la boca a diario con la "patria". Después llegó al Congreso de los Diputados, donde se convirtió en portavoz de quienes están hartos de las malas formas, los chanchullos y la desfachatez de los que nunca se apearon del poder. Finalmente regresó a morir a su tierra. Deja una huella imborrable. El cariño popular en su despedida demuestra que uno recoge lo que sembró. Adiós, abuelo.

Dos de las canciones más emblemáticas de José Antonio Labordeta: Somos alienta a no rendirse y seguir en la lucha, mientras que Banderas rotas es una constatación de la derrota y la desesperanza:

SOMOS

Somos
como esos viejos árboles
batidos por el viento
que azota desde el mar.

Hemos
perdido compañeros
paisajes y esperanzas
en nuestro caminar.

Vamos
hundiendo en las palabras
las huellas de los labios
para poder besar

tiempos
futuros y anhelados,
de manos contra manos
izando la igualdad.

Somos
como la humilde adoba
que cubre contra el tiempo
la sombra del hogar.

Hemos
perdido nuestra historia
canciones y caminos
en duro batallar.

Vamos
a echar nuevas raíces
por campos y veredas,
para poder andar

tiempos
que traigan en su entraña
esa gran utopía
que es la fraternidad.

Somos
igual que nuestra tierra
suaves como la arcilla
duros del roquedal.

Hemos
atravesado el tiempo
dejando en los secanos
nuestra lucha total.

Vamos
a hacer con el futuro
un canto a la esperanza
y poder encontrar

tiempos
cubiertos con las manos
los rostros y los labios
que sueñan libertad.

Somos
como esos viejos árboles.


BANDERAS ROTAS

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.

Rota permanece aquella que levantamos al cielo
pensando que la justicia crecería como un vuelo
de gaviotas en el mar.

Y vimos cómo al final sólo nos quedó el recuerdo
de un mástil desarbolado y unos jirones de tela
rotos por el vendaval.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.


Rota permanece aquella que ponía libertad
y que aupamos convencidos que al terminar la batalla
ésta íbamos a ganar.

Pero todo fue una amarga e inútil desesperanza
cuando vimos que las huellas
de los grilletes dejaban unas marcas sin borrar.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas.

Las que nos rompió la vida, la lluvia y la ventolera
de nuestra dura derrota.

He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas
He puesto sobre mi mesa todas las banderas rotas

Doce momentos en la vida de Labordeta:

jueves, 16 de septiembre de 2010

Apesta



Como comenta Maruja Torres en su columna de hoy en el diario El País, muchas cosas huelen a podrido en nuestro entorno más cercano y también en la "casa común europea". Apestan las actitudes xenófobo- populistas de personajes como Silvio Berlusconi y Nicolas Sarkozy, que, disfrazados de personas civilizadas, agitan el miedo y la marginación con repugtnantes propósitos políticos. Apesta la actitud condescendiente de la mayoría de jefes de Estado y de gobierno de la "solidaria" Unión Europea. Y el hedor insoportable no lo desprenden aquellos a los que se señala con el dedo como responsables de todos los males, sino quienes perfumados con fragancias exclusivas se dedican a sembrar la cizaña en las mentes de los predispuestos a buscar culpables en casa ajena.

APESTA
MARUJA TORRES

De tan obvio resulta exasperante. Los gitanos son delincuentes. Los sindicalistas liberados -y por qué no todos los sindicalistas- son vagos. Los musulmanes, fanáticos. Los inmigrantes nos quitan los trabajos. Los chinos se quedan con los mejores comercios. Todos los que no son como yo son peores que yo. Y no quiero tenerlos cerca. ¿Exagero? Espera y verás. Lee los comentarios que se realizan en este periódico en versión digital, al pie de informaciones sobre expulsión de extranjeros. Producen pánico. Va a ser que las naciones que componen esta Europa, que milagrosamente deseó estar unida, siguen siendo tan bordes como cuando iniciaron la I Guerra Mundial y mandaron a millones de hombres a perecer en las trincheras del continente por unos cambios de fronteras o la rebañina de un par de imperios. Ya no somos unas bestias analfabetas. ¿Lo eran ellos? ¿Aquella Inglaterra que había coronado su revolución industrial? ¿Aquella Francia repleta de intelectuales? ¿La tierra de Goethe o la del Dante eran países por desasnar? ¿Los gobernantes eran brutos iletrados? ¿La carne de cañón no amaba al prójimo? Unos plantaron la semilla del odio, los otros se la dejaron germinar. La cosa va más o menos de este modo. Introduce un eslogan simple en las mentes resentidas y mediocres, que siempre necesitan echar la culpa a los demás: florecerá. Son mayoría. Puede que las víctimas de la crisis de ahora sepan que los responsables están arriba. Pero ya que no les pueden echar, ¿por qué no un poco de racismo, para entretenerse? Berlusconi abrió la veda -y miramos hacia otro lado-, Sarkozy continúa, desvía la atención de sus escándalos financieros con deportaciones, y sus súbditos le aplauden. Desde su balcón de la Comunidad Autónoma de Madrid, la señora baronesa exige que a los liberados se les quiten los cruasanes. Lleva tiempo, el Gobierno de Madrid, asfixiando a los sindicatos. Esto huele a Chanel y a mierda que tumba.

"Inconvenience of Otherness", interesante artículo de Vincent Hugeux en la edición internacional de The New York Times publicada por el diario italiano La Repubblica:




miércoles, 8 de septiembre de 2010

Intolerancia multiplicada


Derechistas religiosos de Florida queman coranes enfureciendo a lo lejos a los enemigos afganos.

Soldado: "!Menuda ayuda! Ahora podrán vernos aún mejor".

Un oscuro pastor de Florida ha lanzado una convocatoria cargada de intolerancia para conmemorar el aniversario de los atentados del 11 de septiembre en EEUU: la invitación a sus fieles a unírsele en la quema de ejemplares del Corán. Como en otros momentos del pasado, los libros son convertidos en víctimas del fanatismo de iluminados que creen tener línea directa con el más allá. La "iniciativa" del reverendo se ha propagado a toda velocidad a través de los medios de comunicación de todo el mundo y amenaza con provocar una oleada de protestas en el mundo musulmán y añade más argumentos para los fanáticos del otro lado. A esto hace referencia la viñeta de Jeff Danziger.

Más información:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Iglesia/Florida/planea/quemar/copias/Coran/11-S/elpepiint/20100908elpepiint_9/Tes

http://www.elmundo.es/america/2010/09/08/estados_unidos/1283962385.html

Reportaje de Jesús Rodríguez sobre la situación en Afganistán en El País Semanal del pasado domingo:

http://www.elpais.com/articulo/portada/Afganistan/hay/salida/elpepusoceps/20100905elpepspor_9/Tes

martes, 7 de septiembre de 2010

Empezamos bien...


Ésa es la única explicación, la de unos responsables políticos (de todos los colores) analfabetos, si no funcionales, sí mentales.