viernes, 29 de octubre de 2010

Hasta siempre, compañero



"No nos domaron, no nos doblaron y no nos van a domesticar". Ésta fue una de últimas frases pronunciadas en un acto público por Marcelino Camacho. Tras una vida de intensa lucha y de fidelidad a unos ideales de reforma social, anoche se apagó la luz en casa de Marcelino, ese mismo piso sin ascensor en el que ha vivido toda una vida con su compañera de siempre. La despedida es sólo física. Las ideas y el ejemplo de vida permanecen. Salud, compañero.

Homenaje a Marcelino Camacho en la página web de CCOO:

2 comentarios:

Maldito Cappa dijo...

uff... pensé que era un homenaje a Nestor Kirchner. Buen homenaje.

Paqui Pérez Fons dijo...

Ni se me pasó por la cabeza hacer un homenaje a Kirchner. Su despedida me pareció exagerada, pero en la línea de otras despedidas pasadas a políticos argentinos.

En cambio, creo que Marcelino Camacho sí se merecía una entrada porque sin pretender ser un ejemplo para nadie, su vida sí fue un ejemplo de coherencia, austeridad, fidelidad a unos ideales, lucha constante y sacrificio. Además, cuando se retiró de la primera fila, no se dedicó a molestar a sus sucesores, sino que se convirtió en uno más. No hacía falta que estuviese constantemente en las portadas para que su trayectoria vital fuese digna de admiración. En este caso, creo que lo multitudinario de su despedida y la emoción del adiós se correspondieron con lo que sembró a lo largo de su vida, que fue mucho y en beneficio de muchos.

Gracias por participar. Saludos.