viernes, 28 de enero de 2011

La onda expansiva



Hacía tiempo que la situación en muchos países del mundo musulmán era insostenible, con poblaciones sometidas y un alto porcentaje de jóvenes desempleados y sin expectativas de futuro. Los regímenes de la zona han controlado durante décadas el descontento con mano dura y el silencio cómplice de europeos y norteamericanos, más preocupados por los negocios y el orden público que por las insistentes violaciones de derechos y libertades fundamentales. En los últimos días la chispa prendida en Túnez se ha propagado con rapidez. La gente ha perdido el miedo y no les importa echarse a las calles, desafiar el toque de queda, hacer frente al ejército o la policía, atacar las propiedades de quienes se han enriquecido a su costa o asaltar los edificios que simbolizan la opresión. Ahí está la clave: cuando se pierde el miedo al opresor, se ha andado la mayor parte del camino hacia la liberación. La capacidad de maniobra de los tiranos se reduce considerablemente. Sólo les quedan dos alternativas: o cometer una masacre o largarse a un exilio dorado. Mantener una posición ambigua o intentar contemporizar en lugar de situarse del lado de la población retrata a la perfección la hipocresía y el cinismo de las relaciones internacionales y el error de bulto de las políticas de apoyo a dictadores a cambio de mantener a raya al islamismo radical. 

Información en directo en inglés de la cadena Al Jazeera:

http://english.aljazeera.net/watch_now/

Interesante análisis de José Ignacio Torreblanca en el diario El País:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Susurrando/dictadores/elpepiint/20110128elpepiint_11/Tes

No hay comentarios: